¡Fin a Fidecine!

Para la comunidad cinematográfica ha resultado muy desgastante la posibilidad de perder sus apoyos conseguidos con mucho esfuerzo a lo largo de los años. Y aunque María Novaro confía en la promesa del secretario de Hacienda, no se ve cómo el Imcine pueda salir adelante sin los fideicomisos que, incluso para su directora, han sido manejados con transparencia. Así, las voces consultadas refutan con malestar, desde diversos ángulos, una realidad que perciben injusta, absurda, contradictoria y hasta mentirosa. CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- El cine mexicano recibe un gancho al hígado, justo cuando se encuentra en una crisis económica severa por el covid-19. El 29 de septiembre los diputados de Morena presentaron en San Lázaro el dictamen para extinguir 109 fideicomisos, aprobado por la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara baja “con la finalidad de destinar más recursos públicos para la atención de la pandemia y continuar con los programas y proyectos prioritarios del Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024”. Ahí se plantea la anulación de los artículos 33, 34, 35, 36, 37 y 38 de la Ley Federal de Cinematografía, los cuales corresponden al Fondo de Inversión y Estímulos al Cine (Fidecine), creado para “el fomento y promoción permanentes de la industria cinematográfica nacional”. Sin embargo, el documento de su desaparición lo justifica de modo extraño “para coadyuvar en la eliminación de la opacidad y discrecionalidad en el uso de recursos públicos y fomentar la transparencia, rendición de cuentas y responsabilidad”. Los cineastas rechazan tajantemente el párrafo porque el Fidecine –tanto como el Fondo para la Producción Cinematográfica de Calidad (Foprocine)– contenía reglas claras “y se manejó todo muy claro y hubo resultados muy buenos”. Cabe destacar que en el dictamen, iniciativa del coordinador de los legisladores de Morena Mario Delgado, se pasó por alto lo informado por la Secretaría de Cultura (SC) en un comunicado del pasado 17 de abril, sobre que el Foprocine se fusionaba al Fidecine, lo cual resultaba positivo porque permitía el rescate del primer fondo (Proceso 2267). Luego la esperanza creció. El 21 de mayo, en una reunión por Zoom, Delgado acordó –ante cineastas como Guillermo del Toro y Alejandro González Iñárritu, entre otros– que el Fidecine permanecería en la Ley de Cine. En ese momentó señaló: “Les estoy dando mi palabra de que la extinción del Fidecine no va a caminar (…), entiendo que puede haber desconfianza, pero nosotros vamos a cumplir nuestra palabra (…), fortalezcamos la cinematografía, la industria (…). Fidecine no desaparece.” Incluso en su cuenta de Twitter, @mario_delgado, escribió que había sido un “diálogo extraordinario”, y puso: “El #FIDECINE NO desaparecerá”. El dictamen para la desaparición del Fidecine pasó al pleno el jueves 1 de octubre para su aprobación, pero la sesión fue suspendida por falta de quórum, y la votación se transfirió para el martes. El diputado ha declarado a los medios que no se preocupa porque “tenemos garantizados los votos”. Este texto es un adelanto del reportaje publicado en el número 2292 de la edición impresa de Proceso, en circulación desde el 4 de octubre de 2020. https://www.proceso.com.mx/651786/en-acalorada-sesion-aprueban-en-lo-general-la-extincion-de-109-fideicomisos