Guanajuato: mentiras oficiales, fosas clandestinas y muchos muertos

martes, 6 de octubre de 2020
El hallazgo de fosas clandestinas en el Cerro del Conejo, Guanajuato, entre el 24 y el 26 de septiembre pasados, derrumbó la versión del gobierno de Sinhué Rodríguez sobre sus buenos resultados en el combate al crimen organizado. Se trata de restos de al menos 17 cuerpos, inhumados a 10 minutos de Arandas, donde en julio fueron asesinados 27 internos de un anexo contra las adicciones. Ahora los colectivos de familiares de víctimas, que en sus búsquedas corren el riesgo de toparse con grupos criminales, también se enfrentan a la hostilidad de la fiscalía estatal. Irapuato, Gto. (proceso).- Basta caminar unos cuantos pasos desde el asfalto en la carretera federal 20D del Libramiento Irapuato-León y adentrarse en la cuesta del cerro del Conejo, para toparse con la extensa zona de inhumaciones clandestinas, semioculta entre la tupida vegetación de huizaches y cazahuates. Hay un solo camino, acceso y salida. Desde lo alto se puede ver cualquier movimiento o intrusión. Es una fosa en uso, con excavaciones listas para depositar otros cuerpos, otras víctimas. Abajo están la presa del Conejo y, muy cerca, el cruce con otra carretera, la estatal hacia Romita y Abasolo.
Te recomendamos: Guanajuato: reportan 2,178 desaparecidos y al menos 109 fosas clandestinas
Las fosas clandestinas del Cerro del Conejo están a no más de 10 minutos del poblado de Arandas, donde el pasado 1 de julio 27 hombres, en su mayoría jóvenes, fueron fusilados supuestamente por sicarios del Cártel de Santa Rosa de Lima. Quedaron tirados boca abajo en el piso de la planta alta del anexo “Buscando el camino hacia mi recuperación”. Para llegar al sitio se entra a la calle principal de la comunidad de Arandas, que en esos primeros días de julio se convirtió en el trayecto de decenas de cortejos fúnebres para las víctimas de la peor masacre del crimen organizado en Guanajuato. Esa zona de la falda del cerro del Conejo fue señalada por familiares de personas desaparecidas de la región que pertenecen al colectivo “A tu encuentro”, quienes pidieron a la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas que realizara un recorrido inicial de prospección. Para los integrantes del colectivo resulta increíble que prácticamente a pie de carretera y en las inmediaciones de la zona de la presa, un sitio de paseo familiar de fin de semana para los irapuatenses, se hayan encontrado en ese primer recorrido (entre el 24 y el 26 de septiembre) restos que podrían corresponder a 17 personas. Y todavía no se agota la exploración ni la labor pericial a cargo de la Fiscalía General del Estado (FGE). “Sorprende más que las autoridades sean las únicas que no se enteran, o las últimas”, comentan los buscadores. Fragmento del reportaje publicado en la edición 2292 del semanario Proceso cuya versión digital puedes adquirir aquí.