Covid 19

La CDMX, una ciudad desbordada

El repunte de covid-19 no cede, pero en gran parte de la CDMX la gente se aglomera en las calles, en el transporte público, así como en restaurantes, antros e iglesias. Sólo algunos respetan las medidas sanitarias; a los demás poco les importan los llamados a la cordura.
domingo, 1 de noviembre de 2020

Tiempo de paradojas: el repunte de contagios no cede, pero en gran parte de la CDMX la gente, cansada del confinamiento, se aglomera en las calles, en el transporte público, así como en restaurantes, antros e iglesias, como lo hicieron la semana pasada los fervorosos seguidores de San Judas Tadeo. Sólo algunos respetan las medidas sanitarias; a los demás poco les importan los llamados a la cordura.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- El sonido de la trompeta compite con el del tambor. El solista, de sombrero norteño, canta Que no puedo vivir sin tiii... Algunas parejas bailan, pegaditas, sin cubrebocas en medio de la noche. La fiesta se efectuó el 28 de octubre en la calle Villa Franqueza, colonia Desarrollo Urbano Quetzalcóatl, en la alcaldía Iztapalapa, una de las 14 demarcaciones que dos días antes el gobierno de Claudia Sheinbaum clasificó como "de atención prioritaria" por el alto número de contagios de covid-19.

Ajenos al peligro, los asistentes se divierten: unos bailan, otros, sobre todo adultos mayores, celebran sentados, cerveza en mano, frente al grupo que toca en honor a San Juditas Tadeo.

Ahí, ese día, ninguno atendió la reiterada advertencia de Sheinbaum de que "aún no es tiempo de hacer fiestas". Por su actuación, parece que nos les preocupaba sumarse a la lista de los más de 159 mil 680 casos acumulados o las 15 mil 047 defunciones confirmadas por el virus SARS-CoV-2 en la CDMX, según el corte del 29 de octubre pasado.

A la lista de los primeros se unió la mandataria morenista el día 27, cuando informó que su examen resultó positivo al virus, por lo que decidió trabajar desde casa en la alcaldía Tlalpan, con síntomas leves.

A ocho meses del inicio de la pandemia y con 18 semanas en semáforo epidemiológico naranja y siete "alertas" por incremento de hospitalizaciones en la CDMX, el relajamiento ciudadano y la decisión de resignarse a la suerte o a "lo que Dios diga" complica el destino sanitario y los contagios se multiplican en la capital mexicana.

Este es un adelanto de un reportaje de la edición 2296 de la versión impresa de Proceso, publicado el 1 de noviembre de 2020 y cuya versión digitalizada puedes adquirir aquí

Más de

Comentarios