Revista Proceso

Imputaciones contra Videgaray y Peña Nieto, en vilo por testigos "rebeldes"

La Fiscalía General de la República no ha logrado que declaren los principales exfuncionarios ofrecidos como testigos por Emilio Lozoya Austin para probar sus acusaciones contra el expresidente y quien fuera su secretario de Hacienda.
lunes, 16 de noviembre de 2020

La FGR no ha logrado que declaren los principales exfuncionarios ofrecidos como testigos por Emilio Lozoya Austin para probar sus acusaciones contra el expresidente Peña Nieto y quien fuera su secretario de Hacienda, Luis Videgaray. Varios de ellos solicitaron amparo, como Francisco Olascoaga, quien según su exjefe grabó los videos en los que se evidencia la entrega de dinero en efectivo a enlaces con legisladores panistas y priistas en el sexenio pasado.  

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Tres testigos clave para acreditar que la aprobación de la reforma energética fue producto de una asociación delictuosa en que “todos delinquieron”, se resisten a colaborar con la Fiscalía General de la República (FGR) o no han sido localizados para que rindan su declaración ministerial.

De acuerdo con fuentes judiciales consultadas por Proceso, dos de esos testigos fueron ofrecidos por el exdirector de Pemex, Emilio Ricardo Lozoya Austin, para reforzar o comprobar la teoría del caso que sostiene la FGR en el sentido de que el expresidente Enrique Peña Nieto y su secretario de Hacienda Luis Videgaray dispusieron de 84 millones de pesos para sobornar a legisladores del PRI y el PAN que votaron a favor de la reforma energética y sus leyes secundarias.

Se trata de Francisco Olascoaga y Rodrigo Arteaga, quienes fueron colaboradores de Lozoya y funcionarios de Pemex. Ellos promovieron juicios de amparo contra cualquier mandamiento judicial solicitado por la FGR. Además, no fueron localizados por esta dependencia en los domicilios, teléfonos celulares y correos electrónicos que fueron aportados por Lozoya mediante diversos datos de prueba.

El tercer testigo “rebelde” es Guillermo Gutiérrez Badillo, exsecretario particular del actual gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién, cuya estrategia de defensa se mantiene en el más absoluto sigilo. Su declaración ministerial sigue pendiente, a pesar de que junto a Rafael Caraveo Opengo es uno de los exfuncionarios vinculados al PAN que fueron grabados mientras recibían dos maletas repletas de dinero en efectivo en una oficina alterna de Pemex.

En contraste con los anteriores, cuatro testigos han colaborado con la FGR a cambio de beneficios procesales. Uno es el propio Rafael Caraveo, exsecretario Técnico de la Comisión de Administración del Senado y mano derecha del exsenador del PAN José Luis Lavalle.

Los otros tres fueron funcionarios de Pemex y colaboradores de Lozoya: Froylán García García, como su coordinador ejecutivo en la Dirección General; Norberto Gallardo Vargas, como jefe de escoltas, y Miguel Pérez Esquivel, su chofer.

Este texto es un adelanto del reportaje publicado en el número 2298 de la edición impresa de Proceso, en circulación desde el 15 de noviembre de 2020.