Revista Proceso

Con Estados Unidos "se perdió la confianza" y "ya nada será igual"

Pese a que el Departamento de Justicia se desistió de los cargos por narcotráfico contra Salvador Cienfuegos, el gobierno de López Obrador le perdió la confianza a Washington en materia de cooperación y mantiene su determinación de restringir las operaciones en el país de las agencias estadunidenses
sábado, 21 de noviembre de 2020

Pese a que el Departamento de Justicia se desistió de los cargos por narcotráfico contra el general Salvador Cienfuegos y éste regresó a México, el gobierno de López Obrador le perdió la confianza a Washington en materia de cooperación sobre seguridad y combate al narcotráfico y mantiene su determinación de restringir las operaciones en el país de las agencias estadunidenses de seguridad e inteligencia, afirman tres importantes funcionarios que trabajan en Palacio Nacional. Comentan además que las pruebas contra Cienfuegos enviadas por Estados Unidos no parecen suficientemente sólidas para imputarle delitos al general.

WASHINGTON (Proceso).– Ante la pérdida de confianza con Estados Unidos en la cooperación sobre seguridad y combate al narcotráfico por el caso del general Salvador Cienfuegos, se restringirá el marco de operación en México de la DEA, el FBI, la CIA, el ICE y otras agencias estadunidenses, aseguran funcionarios del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

El hecho de que el Departamento de Justicia estadunidense no compartiera con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador que el exsecretario de la Defensa Nacional (Sedena) era objeto de investigación bajo la Operación Padrino, abrió un tajo en la relación bilateral.

“Tras el arresto del general Cienfuegos en el aeropuerto de Los Ángeles y de que transmitimos nuestra posición, el procurador general de Justicia, William Barr, propuso ir a México para tener una reunión, pero dijimos que no era el momento”, cuenta a Proceso una de las fuentes.

Por tratarse de un “tema delicado”, el funcionario pide no revelar su identidad y bajo ese acuerdo agrega: “Barr no esperaba una negativa a su propuesta de viajar a la Ciudad de México”.

La molestia del gobierno de AMLO por el arresto de Cienfuegos en California el pasado 15 de octubre, acusado por la DEA de narcotráfico y lavado de dinero, se transmitió a Barr al día siguiente de la captura.

“Barr habló de ir a México acompañado del administrador (interino) de la DEA, Timothy Shea, y la contestación del gobierno del presidente López Obrador fue que se esperaran hasta que concluyeran sus elecciones presidenciales (del 3 de noviembre)”, agrega el funcionario.

El triunfo de Joe Biden sobre el presidente Donald Trump enterró la petición Barr sobre viajar para reunirse con el fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, y con el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

Nueva cooperación

El secretismo con que la DEA y el Departamento de Justicia manejaron la Operación Padrino provocó una incisión en la cooperación bilateral en seguridad y combate al narcotráfico. Tras la detención y encausamiento de Cienfuegos, el presidente López Obrador decidió someter a revisión la cooperación con la DEA y otras agencias estadunidenses, tal como lo publicó Proceso en su edición 2295 del pasado 25 de octubre.

“Ya no será nada igual”, sentencia otro alto funcionario del círculo de asesores del presidente López Obrador, quien al igual que su colega fue autorizado para hablar con este semanario con la condición de que no se le citara por nombre ni puesto en el gobierno.

“La renuncia a procesar en Nueva York al general Cienfuegos casi fue inmediata cuando le informamos al Departamento de Justicia que cambiaría la relación con la DEA y con todas las otras agencias de inteligencia y de seguridad que trabajan en México”, subraya la fuente.

Fragmento del reportaje publicado en la edición 2299, ya en circulación.