Revista Proceso

El voto latino: un botín clave, pero disperso

Debido al contexto de polarización, el voto latino fue decisivo en algunos estados clave en favor de Donald Trump en Florida y por Joe Biden en Arizona: dista de ser homogéneo, es tan diverso como el país y lo atraviesan las mismas líneas que dividen al voto nacional.
lunes, 9 de noviembre de 2020

Debido al contexto de polarización, el voto latino –13% de los sufragios, el más amplio entre las minorías– fue decisivo en algunos estados clave: en favor de Donald Trump en Florida y por Joe Biden en Arizona. Su geografía y comportamiento distan de ser homogéneos; es tan diverso como el país y lo atraviesan las mismas líneas que dividen al voto nacional: género, pertenencia comunitaria, edad, educación, religión…

 

Los latinos no podían estar “Todos con Biden”. Aunque lo intentaran. Con esa frase unificadora se lanzó la plataforma del candidato demócrata en pos del voto latino, pero quienes quisieron acceder a su página web no encontraron promesas ni proyectos: solo una fotografía del exvicepresidente cabizbajo, rematada por el mensaje “Oops, Joe se olvidó de los latinos”.

Y un enlace a “Latinos por Trump”. El equipo del presidente se había adelantado a comprar la URL del sitio todosporbiden.com, y abundó en la burla apropiándose del @todoconbiden en Twitter para denostar a su rival. 

La artimaña quedó olvidada cuando Biden se llevó la vasta mayoría del voto latino en la elección presidencial: poco menos de siete de cada 10. Aunque con porcentajes menores a los de Hillary Clinton en estados clave, cuatro años atrás. 

En 2020 el voto latino fue un botín histórico: el grupo minoritario más amplio del país –13% del voto, más que los afroamericanos– durante la elección con mayor participación en más de un siglo. Fue un voto determinante en varios estados de la contienda. Para ambos lados.

Márgenes decisivos

En Florida, la victoria republicana, por 3.4%, tuvo ritmo de salsa: “Ay, ay, ay, ¡por Dios! Yo voy a votar ¡por Donald Trump! La buena vida, ¡por Trump! La economía, ¡por Trump! Hazlo por tu familia, ¡latinos por Donald Trump!”, reza la canción que se viralizó en redes sociales y se convirtió en el himno del voto latino que decidió el estado.

“¡Esa la escucha todo Miami!”, dice el cubano-estadunidense Chico Martínez, y explica que “los cubanos votamos acá pensando en allá, no somos trumpistas, somos republicanos, porque los demócratas siempre aflojan. Tienen un sentimiento socialista y lo rechazamos porque hemos visto sus secuelas por muchos años”.

En Florida, donde el voto latino alcanza 17%, el apoyo al presidente entre la comunidad pasó de 35% a 47% respecto a 2016, según el diario The New York Times. Fue decisivo en el condado de Miami-Dade, el más poblado, donde los demócratas necesitaban contrarrestar el voto rural de sus contrincantes.

Los latinos representan 58% de electorado del condado. Predominan los de origen cubano, a los que Trump cortejó a lo largo de la elección. Ahí donde Clinton ganó por un margen de 30% del voto, Biden lo hizo por un insuficiente 7.3%.

Este es un adelanto de un reportaje del número 2297 de la edición impresa de Proceso, publicado el 8 de noviembre de 2020 y cuya versión digitalizada puedes adquirir aquí

Comentarios