Banxico

Reformas a la Ley del Banco de México: llamadas de alarma desde EU

Luego de que la Comisión de Hacienda en San Lázaro introdujo de última hora las reformas a la Ley del Banco de México, hubo llamadas desde el Departamento del Tesoro de EU a la Presidencia de la República, Hacienda y el propio Banxico.
domingo, 20 de diciembre de 2020

Luego de que el lunes 14 de diciembre la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados introdujo de última hora en su orden del día las reformas a la Ley del Banco de México, hubo llamadas telefónicas desde el Departamento del Tesoro de Estados Unidos a la Oficina de la Presidencia de la República, la Secretaría de Hacienda y el propio Banxico, confiaron a Proceso funcionarios de Palacio Nacional y del Banco Central. En dichas llamadas las autoridades financieras estadunidenses externaron su preocupación no sólo por la eventual violación a la autonomía de Banxico, sino también por los “riesgos sistémicos” que las reformas acarrearían para la economía del país.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- La iniciativa de reformas a la Ley del Banco de México para que capte dólares en efectivo generó que entre el Banco de México y el Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos se estableciera una comunicación e intercambio de puntos de vista dirigidos a evaluar el riesgo sistémico que podría generar esta decisión del Poder Legislativo sobre la autonomía del banco central mexicano, pero sobre todo en la economía y en las finanzas públicas del país.

En la Presidencia de la República y en la Secretaría de Hacienda también se vieron obligados a aceptar la comunicación urgente que estableció el Departamento del Tesoro para conocer los alcances de esta iniciativa presentada por el senador de Morena Ricardo Monreal, confirmó un alto funcionario del gobierno federal: “llamó todo mundo para conocer la intención de la reforma”, aseguró la fuente consultada.

Proceso confirmó que tanto en el Banco de México como en la Presidencia de la República se establecieron estas comunicaciones a partir de la noche del lunes 14 pero se intensificaron el martes 15, luego de que la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados introdujo de última hora en su orden del día un proyecto de decreto para reformar los artículos 20 y 34 de la Ley del Banco de México en materia de captación de divisas. Los diputados buscaban discutir y aprobar rápidamente esta reforma, lo que alarmó a autoridades financieras de Estados Unidos.

De acuerdo con banqueros que participan en la ABM, el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, fue uno de los funcionarios que estableció comunicación con autoridades monetarias de Estados Unidos, las cuales manifestaron su profunda preocupación por las implicaciones de esta reforma a la legislación que norma la operación del Banco de México.

El martes 15, bajo este nivel de presión en la Cámara de Diputados, el tipo de cambio cumplía ya cuatro días de debilidad, lo que analistas del mercado cambiario y financiero interpretaron como un incremento en el nivel de riesgo al que se sometió al Banco de México con esta iniciativa.

Pero la principal señal de alerta se presentó cuando la agencia calificadora Moody’s advirtió en una inusual nota sobre el riesgo al que se estaría sometiendo a la deuda del gobierno federal, porque esta reforma propuesta por el partido Morena vulneraría el perfil crediticio de México.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, también se ocupó de la iniciativa de reforma y aseguró que México debía tener mucho cuidado al buscar resolver un problema y generar otro mayor.

Este es un adelanto de un reportaje del número 2303 de la edición impresa de Proceso, publicado el 20 de diciembre de 2020 y cuya versión digitalizada puedes adquirir aquí

Más de

Comentarios