Veracruz

Veracruz: Filas, fiesta y acarreos políticos

En Veracruz, la Secretaría de Salud contabiliza ya 6 mil 154 defunciones y 42 mil 93 casos acumulados de contagio.
miércoles, 30 de diciembre de 2020

La población veracruzana no cumple con rigor las medidas preventivas contra el coronavirus que determinan las autoridades sanitarias. Pero el gobierno y la clase política son los primeros en romper los protocolos a fin de continuar con sus prácticas clientelares, como el acarreo masivo de gente. Por otra parte, el sector turístico se dice obligado a reabrir. El resultado: la entidad regresó del semáforo verde al naranja en sólo 15 días.

XALAPA, Ver.- El tan publicitado semáforo verde para Veracruz, que anunció en una de sus conferencias diarias el subsecretario de Salud Hugo López-Gatell fue apenas un espejismo que sirvió durante 15 días para reactivar un poco la economía, en especial el maltrecho turismo, que durante la Semana Santa y el verano alcanzó un máximo de ocupación de 30%.

Al cierre de esta edición el territorio veracruzano había regresado a semáforo naranja, con una curva ascendente de casos de coronavirus.

En Veracruz la Secretaría de Salud contabiliza ya 6 mil 154 defunciones y 42 mil 93 casos acumulados de contagio. En nueve meses de pandemia, dos inmuebles de los Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014 (el Velódromo de Xalapa y el Centro de Raqueta en Boca del Río), así como un hospital psiquiátrico abandonado, tuvieron que ser habilitados como hospitales covid o Centros de Atención Médica Expandida.

Sólo los municipios de Veracruz, Xalapa, Coatzacoalcos y Poza Rica acumulan ya 2 mil 452 defunciones y contando; pese a ello, mercados, zócalos y centros comerciales lucen abarrotados para las compras navideñas y las ofertas de fin de año. La gente hace enormes filas sin respetar la sana distancia.

El gobernador Cuitláhuac García descartó que se fueran a cerrar los centros históricos o a “bajar la cortina” de los comercios. Prefirió exhortar a la ciudadanía para que no haga fiestas, posadas ni bailes, pero al parecer no funcionó.

Sólo en el Puerto de Veracruz se inauguró una discoteca (Lions Club) la semana pasada; en Coatepec se siguen realizando bailes en bares y terrazas campestres. En Xalapa, comerciantes y fayuqueros invadieron varias calles del centro.

La oposición a las medidas de seguridad no es pasiva. El martes 22 las policías Municipal y Estatal decomisaron más de 200 kilos de pirotecnia y se desató una batalla campal entre medio centenar de personas que dejó cuatro lesionados, entre ellos un policía.

Fragmento del reportaje publicado en el número 2304 de la edición impresa de Proceso, en circulación desde el 27 de diciembre de 2020.

Comentarios