Privatización en la Magdalena Mixhuca: Mancera y De la Vega, bajo investigación

domingo, 1 de marzo de 2020
Las autoridades de la alcaldía de Iztacalco y de la administración de la Ciudad Deportiva Magdalena Mixhuca revisan los contratos y permisos que Miguel Ángel Mancera, entonces jefe de Gobierno de la Ciudad de México, y Horacio de la Vega, exdirector general del Instituto del Deporte local, impulsaron en favor de la empresa Ocesa y de la organización de los Diablos Rojos del México, pero sin beneficios para la demarcación.  CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- El senador del PRD Miguel Ángel Mancera y el presidente de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), Horacio de la Vega, están en la mira de las autoridades de la alcaldía Iztacalco y de la administración de la Ciudad Deportiva Magdalena Mixhuca por el manejo discrecional de recursos públicos, obras inconclusas y la aprobación de convenios que permitieron la privatización de al menos 70% del complejo deportivo. De acuerdo con el administrador general de la Ciudad Deportiva, Maximiliano León, las áreas jurídicas del recinto y de la demarcación revisan la actuación de ambos exfuncionarios. “Estamos contemplando la posibilidad de demandarlos. Estamos en la intención de que, si existen elementos, procederemos a demandar”. En el análisis preliminar de las autoridades locales fueron halladas diversas anomalías que van desde contratos de cesión de espacios en la Ciudad Deportiva, autorizados por De la Vega cuando dirigió el Instituto del Deporte de la Ciudad de México (Indeporte), hasta el quebranto al erario causado por la construcción de un lago artificial para la práctica del esquí acuático, buceo y nado abierto, pasando por una pista BMX –de ciclismo– que está inconclusa por un pleito legal entre dos empresas que la estaban construyendo. Las autoridades de esta demarcación política escudriñan los contratos de concesiones y de Permiso Administrativo Temporal Revocable (PATR) porque advierten daños al dinero público por la construcción del estadio de beisbol “Alfredo Harp Helú” sin el pago de contraprestaciones y por la expansión de la promotora de espectáculos y competencias deportivas Ocesa.  El 8 de agosto último, en el acta de entrega de la Deportiva Magdalena Mixhuca, que el Indeporte hizo a la administración de Iztacalco, el alcalde Armando Quintero Martínez declaró personas “non gratas” a Mancera y a De la Vega. Incluso les exigió públicamente abstenerse de visitar la Ciudad Deportiva Magdalena Mixhuca por permitir la privatización del principal complejo deportivo del oriente de la Ciudad de México. El 9 de agosto de 2019, cuando el suplemento deportivo Cancha cuestionó a Armando Quintero si consideraba comenzar acciones legales contra el exjefe de Gobierno y el extitular del Indeporte, respondió: “Ganas sí tengo, voluntad también. Nomás tengo que juntar los elementos”. https://www.proceso.com.mx/480433/pedazo-a-pedazo-privatizan-la-magdalena-mixhuca
Discrecionalidad
De acuerdo con las autoridades locales, hay evidencias que apuntan a que Horacio de la Vega actuó de manera opaca cuando estuvo al frente del Indeporte, dependencia que administraba la Ciudad Deportiva de la Magdalena Mixhuca. En la administración de De la Vega el empresario Alfredo Harp Helú construyó el estadio de beisbol que lleva su nombre en la Ciudad Deportiva, sede del equipo de beisbol Diablos Rojos del México. El inmueble fue construido sobre una superficie de poco más de 15 mil metros cuadrados. Al respecto, León detalla que el predio fue entregado sin ninguna contraprestación que beneficie a la demarcación. Lo mismo ocurre con el lago artificial, la obra cumbre del extitular del Indeporte por la que el gobierno capitalino gastó 15 millones de pesos como parte del inconcluso proyecto denominado “Plan de Rehabilitación de la Ciudad Deportiva Magdalena Mixhuca”.  Con De la Vega, el Indeporte mandó a llenar el estanque con agua potable procedente de una toma clandestina (Proceso 2181) en una alcaldía que por años ha padecido el suministro del servicio. En total se destinaron 90 mil metros cúbicos de agua potable, principalmente, y pluvial.  Para construir el lago fue necesario destruir cinco canchas de futbol y otras cuatro de baloncesto. Ahora, ante la escasa actividad en la pileta artificial, la falta de recursos y la imposibilidad de destinarle 260 mil pesos mensuales para mantenimiento, la nueva administración cedió dicho espacio, desde el pasado 28 de enero, a la empresa AsDeporte; uno de sus propietarios es el presidente de la Federación Mexicana de Triatlón, Jaime Cadaval. El convenio en cuestión es elaborado por las autoridades de la Ciudad Deportiva Magdalena Mixhuca. Como única contraprestación, el nuevo beneficiado del lago se comprometió a realizar una serie de actividades durante el año, dice en entrevista el administrador del complejo deportivo.
Pista a medias
Otra de las obras inconclusas que llama la atención a las autoridades locales es la pista BMX que se supone era parte del Programa de Desarrollo del Distrito Federal 2013-2018 y que tenía el objetivo de fortalecer el deporte de alto rendimiento. A cargo de Horacio de la Vega, el Indeporte concretó el contrato administrativo C/424/IIDF/2017 con la empresa Constructora Milos, el 22 de diciembre de 2017, para la conformación y equipamiento de la rampa de salida de la llamada Pista BMX.  No obstante, la constructora no pudo con el compromiso y terminó por subcontratar a otra. El 22 de agosto de 2018 el Indeporte y Creda SA de CV firmaron el contrato administrativo C/339/IDDF/2018, para el “mantenimiento menor y estabilización de la Pista BMX existente”. En el rubro “Antecedentes” de una las fichas informativas de la Ciudad Deportiva se expone que se realizaron las tareas de mantenimiento y colocación de la cubierta conglomerada en taludes de obstáculos,­ curvas, rampas de acceso y de salida.  Sin embargo, “el avance de los trabajos se vio frenado por la ocupación arbitraria de maquinaria, vehículos de carga y personal no identificado a partir del 9 de octubre de 2018”. El reporte indica que fue instalada maquinaria de excavación y de carga sobre las plataformas de la pista, taludes y obstáculos ya conformados, ocasionando daños a su diseño. Pero el asunto de la pista de ciclismo empeora, afirma León, porque el predio está en litigio entre las dos empresas que participaron en sus obras, impidiendo a la administración de la Ciudad Deportiva la conclusión de los trabajos. “Estamos revisando el asunto porque no quisiéramos lastimar a una empresa que sí cumplió”, dice el administrador. En opinión del encargado de la Ciudad Deportiva, cada día que pasa se pone en riesgo la estabilidad y conformación de la pista, situación peligrosa porque algunos ciclistas furtivos acostumbran a rodar sobre los desniveles del predio. “Estamos en el proceso de definir el retiro de las maquinarias. El pleito entre particulares no tiene por qué afectarnos”, asegura. El contrato original fue acordado en 5 millones de pesos, pero la cifra ya se duplicó, agrega Maximiliano León.
Abuso
El área jurídica de la Ciudad Deportiva y de la alcaldía Iztacalco también revisan minuciosamente los PATR, entre ellos los otorgados a la empresa de espectáculos Ocesa.  Según el Permiso Administrativo Temporal Revocable que ya tenía esta empresa, renovable cada 10 años, el entonces director del Indeporte le otorgó en 2015 un PATR adicional que le permitió ganar más espacio para organizar sus espectáculos deportivos y artísticos en un complejo cuya vocación inicial pretendía beneficiar a los habitantes de la zona que practican deportes. Ocesa, que ya tenía la autorización para administrar el Palacio de los Deportes, el Foro Sol y el Autódromo Hermanos Rodríguez, que juntos abarcan 50 hectáreas de las 90 que conforman la Ciudad Deportiva, recibió el segundo PATR en 2015 por el caso de las áreas aledañas a propósito del Gran Premio de México de la Fórmula 1, consistente en ocho hectáreas.  Es decir, Ocesa ocupa más de 60% del predio total de la Magdalena Mixhuca. Sin embargo, en un recorrido realizado por este semanario el sábado 15 se constató que maquinaria pesada, autobuses de turismo, camionetas y vehículos relacionados con la carrera de automovilismo Fórmula E invadieron más espacios, como canchas de futbol.  Sobre los sitios que la empresa Ocesa utiliza sin permiso, León aclara que si bien la nueva administración pretende una “convivencia sana” con la empresa, ésta deberá respetar los lineamientos.  Maximiliano León asegura que la empresa ahora ya pide permiso para abarcar más de lo oficialmente avalado por la autoridad.  Como parte del primer PATR, Ocesa entrega una contraprestación aproximada de 30 millones de pesos anuales al Gobierno de la Ciudad de México.  Maximiliano León explica que recién realizó un cálculo con Ocesa sobre los recursos generados en la Ciudad Deportiva entre el periodo de agosto y diciembre últimos.  La contabilidad arrojó una cifra cercana a 5 millones de pesos por la renta de espectáculos como el Corona Capital, Fórmula 1 y Coca Cola Flow Fest 2019, de los cuales la empresa aportó 3.2 millones de pesos y se comprometió con el mantenimiento de algunas instalaciones de la Ciudad Deportiva.  “Pues le arrancamos algo de lana. Ocesa aportaba algunas cantidades menores, pero no pagaba un solo peso por concepto de la Fórmula 1”, agrega.
Saqueo
Durante la gestión de Horacio de la Vega al frente del Indeporte se firmó un acuerdo­ que le permitió al empresario Alfredo Harp operar el estadio de beisbol, pero sin contraprestación para el complejo deportivo.  “Cuando llegamos a la Ciudad Deportiva nos encontramos que existía algo similar, aunque en una dimensión pequeña con el Parque Aéreo, predio en el que estuvo el estadio infantil de beisbol El Palillito: lo quitaron y le pusieron atractivos, como paseos sobre puentes colgantes y rapel. Pero la contraprestación también era de cero pesos.  “Cuando accedimos a esta responsabilidad, por instrucciones del alcalde le dijimos –a los encargados del espacio– que si querían continuar con este beneficio, tendrían que pagar una contraprestación de 10 mil pesos mensuales, retroactiva al primer día del año. No estuvieron de acuerdo y los retiramos de inmediato.  “Vamos a retomar el lugar con un juego de espacio aéreo, con salto de bungee, rapel y escalada como atractivo para nuestros vecinos”, adelanta Maximiliano León. Quien ya se hizo cargo del complejo deportivo entre 2013 y 2016, habla de las malas condiciones de la Sala de Armas, la alberca, la fosa de clavados que está en el abandono total. León aseguro que todo está tal y como lo recibió en 2012. En el caso de la Sala de Armas, el deterioro y la afectación por falta de mantenimiento son evidentes: las goteras que poco a poco se han ido cubriendo ya causaron una afectación directa: la duela del gimnasio se levanta como ampolla, a causa del calor; las otras duelas lucen viejas, agrietadas y fuera de lugar. Las paredes tienen algunas fisuras y también reflejan los estragos de la humedad. El aplanado se desprende y el espacio se inunda. El daño es irreversible. Todos esos desperfectos le han ocasionado a la nueva administración gastos que ascienden a 10 millones de pesos. De acuerdo con las revisiones de ambas autoridades, ni siquiera las herramientas de trabajo dejó la administración de De la Vega. “Esto no puede ser. Todo debe tener una contraprestación, y más en el sentido de que queremos un espacio digno para los vecinos” En octubre de 2015 Horacio de la Vega aseguró que en los próximos dos años la iniciativa privada invertiría cerca de 3 mil millones de pesos en la remodelación y construcción de espacios. Hasta esto está en revisión por el área jurídica de la demarcación.­   Este reportaje se publicó el 23 de febrero de 2020 en la edición 2260 de la revista Proceso