Preseleccionados mexicanos de beisbol: ¡Ponchados!

viernes, 10 de abril de 2020
Con carencia de masa muscular, porcentaje elevado de grasa (similar a la de las personas sedentarias), mal alimentados, bajo rendimiento deportivo, capacidad pulmonar mermada, saltan poco, problemas de caries… Ese es el estado de salud en el que se encuentran integrantes de la preselección mexicana de beisbol, de acuerdo con una evaluacion que los midió en 23 aspectos. “No esperaba buenos resultados, pero no los esperaba tan malos. La pandemia nos da la oportunidad de mejorar”, dice Miguel Valdés, asesor de Édgar González, director de Probeis. CIUDAD DE MÉXICO (proceso).- Un estudio realizado a 35 peloteros de la preselección mexicana de beisbol revela la deplorable condición físico–atlética en la que se encuentran, similar a la de las personas sedentarias, lo que pone en riesgo la obtención de una medalla olímpica y, en algunos casos, su propia salud. La suspensión de los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 podría beneficiar al representativo nacional. Con el anuncio de que las nuevas fechas de la competencia serán del 23 de julio al 8 de agosto de 2021, los jugadores tendrán más de un año para someterse a un estricto régimen alimenticio y un plan de entrenamiento que les permitirá eliminar el exceso de grasa corporal, ganar masa muscular y desarrollar las capacidades de las cuales carecen. Aunque la preselección nacional de beisbol está integrada por 80 peloteros, sólo 43.7% se presentó el 24 y 25 de febrero pasado en las instalaciones del Centro Nacional de Desarrollo de Talentos y Alto Rendimiento (Cnar), para someterse al estudio en el que se midieron 23 variables físicas, antropométricas, de composición corporal y psicológicas. Se trata de un grupo de 17 peloteros mexicanos y 18 mexicoestadunidenses que juegan en la Liga Mexicana de Beisbol (LMB). El resto de los preseleccionados no se presentó a la evaluación porque, cuando se hizo, se encontraba con sus respectivos equipos de Ligas Menores en los entrenamientos de primavera de la Major League Baseball (MLB). [caption id="attachment_625262" align="alignright" width="347"] Foto: Octavio Gómez[/caption] Los resultados de los exámenes fueron devastadores y causaron preocupación en la Oficina de la Presidencia para la Promoción y el Desarrollo del Beisbol (Probeis), que dirige Édgar González, porque a cuatro meses de la fecha original de los Juegos Olímpicos (24 de julio de 2020) estaban contra la pared; el tiempo para poner en forma a los peloteros mexicanos era insuficiente. “No esperaba buenos resultados, pero no los esperaba tan malos. La pandemia causada por el covid-19 nos da la oportunidad de revertir los registros del estudio. Tenemos que aprovechar esta gran oportunidad. Hay tiempo, pero no de sobra. Tenemos el tiempo exacto para lograr los objetivos”, dice Miguel Valdés, asesor de González.
Dieta deficiente
Lo más alarmante del estudio es la composición corporal de los peloteros; 57.1% (20) tiene un porcentaje de grasa elevado, un pobre desarrollo muscular y, por ende, un desbalance negativo entre grasa y músculo “que es característico de las personas sedentarias (endomorfos)”. El 60% de los jugadores (21) posee un porcentaje de grasa corporal elevado que supera por mucho lo que en el beisbol se considera óptimo; 62.8% (22) tiene un desarrollo muscular deficiente. “Estas cifras nos obligan a tomar medidas urgentes para los Juegos Olímpicos, ya que tenemos poco tiempo”, indica el informe del cual Proceso tiene copia. Por ejemplo, los pitchers deben tener menos de 14% de grasa. Los jugadores de las esquinas (primera y tercera base, jardín derecho e izquierdo y los catchers), entre 11 y 12%, y los de en medio (short stop, segunda base y jardín central) lo óptimo es que tengan hasta un 10%. “No me sorprende tanto porque a la vista se nota que hay preseleccionados que están pasados de peso. Me asalta la preocupación de que en el beisbol los porcentajes de grasa son elevados en comparación con otros deportes y que en los mexicanos el promedio está por arriba de 20%. “Hay unos (peloteros) que superan 30%, que equivale a tener unos 15 kilos de más de pura grasa. ¡Cómo pueden jugar con todo ese peso! No hay eficiencia para el alto rendimiento. Los equipos de alto nivel compiten con entre 11% y 14% de grasa colectiva”, explica Valdés, quien durante 35 años fue manager de la selección cubana de beisbol. De hecho, el régimen alimentario fue el resultado más negativo del estudio, ya que 100% de la dieta que llevan los jugadores fue evaluada como “inadecuada”. La mala condición física de los peloteros impacta directamente en su capacidad para desempeñarse dentro del terreno de juego, por ejemplo, en la velocidad de reacción; 68.4% (24) obtuvo una evaluación baja para responder a estímulos visuales, auditivos y sensoriales que es muy importante en el beisbol. “Su tiempo de reacción es como el de personas no entrenadas”, señala el informe. Los resultados de la prueba que mide fuerza explosiva del tren inferior (piernas) en el despegue vertical (la altura que se alcanza en un salto sin impulso) indican “una necesidad urgente de trabajo”, ya que 74.81% (26) no alcanzó valores adecuados para este deporte “Esta condición física es tremendamente importante, pues en la medida que somos explosivos, en cuanto al tren inferior, se transmite mayor aceleración a la rotación de la cadera y, por ende, mayor aceleración del bat y de la mano de lanzar.” Miguel Valdés añade: “Si estamos en un final de juego y sale una rola o una línea alta por la tercera base, si no hay velocidad de reacción o altura suficiente, no se agarra esa bola que se va al jardín y se pierde el juego. Así de importante es”. –Un jugador con menos grasa tiene mejor velocidad de reacción y mayor rango de movimiento, entonces al eliminar el sobrepeso mejorará la movilidad… –Con el porcentaje de grasa adecuada mejorará la movilidad. La fama del pelotero mexicano es que es lento. Da pasos cortos porque los músculos que elevan las rodillas no están fuertes y no tiene fuerza para subir las rodillas en una carrera. “Va rápido, pero en pasos cortos porque la longitud de paso va de acuerdo con la elevación de las rodillas. Debe mejorar eso que es pura educación física y educación alimenticia.” En la prueba de capacidad física de trabajo, que es la que permite ver los niveles de preparación de un deportista, 74.3% (26) obtuvo “un pobre resultado”. Sólo un pelotero de los 35 evaluados logró el parámetro óptimo. “La capacidad de trabajo resulta ser muy importante en el beisbol, pues aun cuando el juego tiene muchas pausas y el atleta se recupera, la característica de este deporte son los esfuerzos esporádicos.” La capacidad pulmonar de los peloteros mexicanos también está mermada. Se trata de la cantidad de oxígeno que los pulmones pueden almacenar y que aumenta en la medida en que una persona es capaz de esforzarse cuando se somete a una preparación física. En ese caso, 47.1% (16) de los jugadores está por debajo de los valores permisibles de la cantidad de oxígeno que pueden almacenar los pulmones. Lo cual está ligado al máximo consumo de oxígeno: 87.8% de los peloteros (31) “posee valores por debajo de los estándares permisibles para deportistas”. En la recuperación al minuto después de la prueba de esfuerzo, 96.9% (34) tuvo parámetros negativos, “lo cual refleja la mala preparación como deportistas”. Todo eso se traduce en un riesgo cardiovascular para 40.6% (14) de los jugadores. “Aunque no están en peligro, lo que sucede es que una planificación (de entrenamiento) que no tenga en cuenta estas evaluaciones pone en riesgo al atleta. Estos resultados no son buenos tan cerca de Juegos Olímpicos, pues estamos entrando en la zona de alta intensidad sin adaptación a cargas de intensidad límite”. –¿Cómo juega un pelotero que está en estas condiciones? –El aficionado no se da cuenta, pero el pelotero sí. El beisbol es un deporte de acciones esporádicas. Concentra toda la energía en un rango de tiempo que puede decidir el juego. Si hay un batazo al fondo del parque, entre el jardín central y el derecho, y el bateador quiere llegar a la tercera base, cuando pasa por la primera la velocidad comienza a mermar. La capacidad no da para mantener un ritmo en el paso y pierde oxígeno. Las rodillas empiezan a bajar, la velocidad disminuye. Viene el tiro a tercera y es out. “Lo mismo ocurre cuando se embasa y quiere correr de primera a segunda base. Necesita recuperarse en el tiempo que el pitcher vuelve a lanzar, porque si al primer lanzamiento sale un hit, y sus pulsaciones no se normalizaron, no va a tener la reserva suficiente de oxígeno ni la capacidad de llegar a home para anotar. “Gané 151 juegos seguidos con la selección de Cuba: Juegos Olímpicos, Panamericanos, Centroamericanos, Mundiales, todo lo que es posible ganar. Le doy el crédito en un gran porcentaje a lo que lográbamos con la capacidad funcional. Son las ciencias aplicadas al deporte, además del talento del equipo. –Si México gana una medalla olímpica, no va a ser por suerte o casualidad, la medalla se puede construir… –Sí, se puede construir. Casuístico no va a ser. Podemos competir al más alto nivel si hacemos bien las cosas. Tenemos que llegar a los Juegos Olímpicos mejor preparados que los demás equipos, con parámetros superiores, y eso no fácil.
Con dientes picados
Miguel Valdés está diseñando un programa de preparación física personalizada con alrededor de 100 ejercicios que, en breve, recibirán los integrantes de la Selección Mexicana de Beisbol, y que deberán realizar durante tres días consecutivos y uno de descanso, luego dos días más por otro de descanso. Cada plan estará enfocado también para corregir las deficiencias en flexibilidad, resistencia, velocidad, o si el jugador tiene más fuerza en una pierna que en otra. A la par, se les entregará un plan alimenticio que deberán seguir al pie de la letra. El programa incluye que duerman como mínimo ocho horas diarias y que no consuman alcohol ni tabaco. [caption id="attachment_625263" align="alignleft" width="579"] Miguel Valdéz. Foto: J. Raul Pérez[/caption] Cada vez se realizarán nuevas evaluaciones para registrar los avances. El objetivo es que haya una mejora de al menos 90% en todos los jugadores. Si los resultados no son satisfactorios, los peloteros serán dados de baja. Se tiene contemplado que comiencen a aplicar este programa a más tardar el 15 de mayo. Todavía falta que los jugadores que forman parte del sistema de Ligas Menores se sometan a las mismas evaluaciones. Según Valdés, por tratarse de deportistas que tienen acceso a programas de preparación física en Estados Unidos, se espera que sus resultados sean mejores. En el estudio realizado, los peloteros que salieron bien evaluados son los mexicoestadunidenses, es decir, los que han vivido y entrenado fuera de México y que recientemente vinieron a jugar al beisbol nacional. “Haremos los controles mensuales tomando análisis de sangre para ver el nivel de recuperación de los atletas. Será mucho trabajo. La ventaja del pelotero mexicano es que es inteligente, talentoso y fuerte por naturaleza para jugar beisbol. Lo que está fallando son los entrenamientos. Con la preparación física les ayudaremos a ponerse al nivel de los poderosos. Hay que demostrar que México sí es una potencia en este deporte.” Valdés recalca que el proyecto no es sólo que México compita al más alto nivel en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, sino que sea un invitado permanente a esta competencia y protagonista en otros torneos internacionales, como mundiales, panamericanos y centroamericanos. Otro aspecto a atender es la salud bucal de los seleccionados nacionales, pues las caries son un problema que atenta contra el rendimiento deportivo; 40% (14) de los seleccionados tiene caries y más de la mitad de ellos tiene varias, por lo que de inmediato deben ser atendidos. “Las caries pueden traer problemas severos, como dolores en el brazo. El dolor neurálgico se irradia a las extremidades superiores. Dicen: ‘Ni he pichado y me duele el brazo’. Claro, porque tienen caries y el dolor te llega a lugares donde ni te imaginas. “Peor si tienes una caries no atendida, y en plenos Juegos Olímpicos crece una infección y hay dolor, ya perdimos a ese jugador. Vamos a erradicar cualquier problema que pueda causar bajo rendimiento deportivo”, agrega. Este reportaje se publicó el 5 de abril de 2020 en la edición 2266 de la revista Proceso, en circulación Te recomendamos: Unificación de ligas de beisbol no sería por decreto presidencial: AMLO

Comentarios