Las truculencias de Sergio Monroy en la Conade

viernes, 15 de mayo de 2020
Una grabación consultada por Proceso documenta la forma en que Sergio Monroy Collado, subdirector general de la Conade y mano derecha de Ana Gabriela Guevara, pide ayuda a una antigua compañera, María de Lourdes Karime Balut, para que acepte ser prestanombre de la empresa Ostergard Rensen Consultores, que en junio de 2019 obtuvo de esa institución un contrato directo por 1.4 millones de pesos. CIUDAD DE MÉXICO (proceso).- El subdirector general de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), Sergio Monroy Collado, es quien creó por medio de prestanombres la empresa Ostergard Rensen Consultores, que en junio de 2019 recibió de esa dependencia, que encabeza Ana Gabriela Guevara, un contrato por 1.4 millones de pesos por adjudicación directa. En marzo de 2019 Monroy Collado le pidió ayuda a María de Lourdes Karime Balut Escartín, quien trabajó con Guevara cuando ésta fue senadora, para crear esa empresa, de la cual es socia junto con otras tres personas, incluido el abogado Jesús Eberth Alonso Ruelas. En febrero último este semanario publicó una investigación de Quinto Elemento Lab que reveló que en 2019 la Conade celebró al menos tres contratos con empresas de reciente creación para prestar servicios de consultoría legal, civil y migratoria (Proceso­ 2261). Este semanario cuenta con una grabación en la cual Balut conversa por teléfono con Raúl Berdejo Bravo –asesor político de Guevara cuando fue senadora y actual empleado de la Conade–, ante quien admite que Monroy la utilizó para cometer un acto de corrupción. “En marzo de 2019 Sergio me dijo: ‘Fíjate que quiero hacer una empresa, pero como estoy trabajando en la Conade no puedo; entonces te quiero pedir de favor que si tú puedes ser parte de mi empresa, firmar como accionista’. Tú sabes que yo con Sergio llevaba una buena relación, siempre me apoyó, y yo bien pendeja dije: ‘Cómo no lo voy a ayudar’. Le dije: ‘Sí, claro’. Fui a la notaría, firmé para formar la empresa. Pero soy bien mensa, no sé de esas cosas. Lo hice de buena voluntad, firmé y ni siquiera me acuerdo cómo se llama la empresa”, se escucha en el audio. Balut y Berdejo hablaron durante casi una hora sobre la conducta abusiva del servidor público, que es abogado y en el Senado fungió como secretario técnico de la Comisión de Asuntos Migratorios, que presidía precisamente Ana Guevara. Ambos le reprochan a Collado Monroy haber utilizado a Balut para ayudarlo a sacar recursos públicos de la Conade mediante la autoasignación de contratos. “Yo nunca he tenido problemas de este tipo, siempre me he manejado por la derecha y tengo broncas económicas. Te juro por mis hijos que no me dio un quinto”, insistió Balut. Más adelante, refirió que ella es secretaria (en la CFE) y vive al día: “Yo no tengo ni carro, me muevo en el metrobús. Sergio jamás me dijo: ‘Mira, vamos a hacer esto y lo otro (proponiéndole ganar dinero)’. No lo volví a ver (después de que le pidió ayuda). Sergio me mandó a este abogado (Jesús Eberth Alonso Ruelas) y con él fui a la notaría (la 116 de Ignacio Morales Lechuga). No le di importancia y lo olvidé”.
“Te vieron la cara”
En la conversación, Balut le explicó a Berdejo que, tras la publicación en Proceso, su jefe, Luis Bravo Navarro, coordinador de comunicación corporativa de la CFE, la llamó para reclamarle porque su nombre está en un reportaje sobre la creación de empresas para asignarles contratos de la Conade. Monroy se reunió con ella y se indignó porque fue acompañada por el padre de sus hijos, un hombre llamado José Luis, quien es abogado. Casi al borde del llanto, se escucha que Balut describe que Monroy estaba muy enojado porque no fue sola. “Me cité con Sergio y le dije: ‘Explícame qué está pasando’. Sergio se enoja conmigo y me dice: ‘No confías en mí. Tú magnificas las cosas. Mientras confíes en mí no te va a pasar nada y lo debes creer’. ‘Sergio, ya pasó algo. Ya mencionaron a don Manuel (Bar­tlett), a la CFE. Dime, ¿qué más puede pasar?’. Está ofendido, pero ahora sí lo siento mucho, querido; caiga quien caiga.” No obstante, lejos de denunciar el acto en el que fue involucrada como prestanombres, Karime Balut, junto con Bravo Navarro, encontraron la manera de evitar que el escándalo alcance al titular de la CFE, Manuel Bartlett. Bravo, quien fue jefe de prensa del Partido del Trabajo en el Senado –al cual pertenecen Guevara y Bartlett–, donde conoció a Balut y la invitó a trabajar con él, le sugirió que le pidiera a Monroy que la sacara de Ostergard Rensen Consultores para zafarla del problema. Balut escribió una carta fechada en mayo de 2019 y la envió a los tres socios de la empresa (además de Alonso Ruelas, David González Freyre y Rubén Martínez Vega) para informarles que por así convenir a sus intereses le cede sus acciones a Alonso Ruelas, administrador y apoderado legal. “José Luis y yo nos reunimos con Eberth­ para que yo firmara un documento que indique que no tengo ninguna responsabilidad. Luis (Bravo) me lo aconsejó. El contrato con la Conade lo firmaron en junio. La carta donde cedo mis acciones la tengo que firmar con no sé qué fecha de mayo. Mañana me van a dar esa carta y ya con eso me deslindo. Luis dijo que todos los socios firmen de recibido.” Balut detalla en la grabación que Bravo Navarro le pidió hacer ese movimiento para que tuviera “armas para defenderte con don Manuel”. Le adelantó que él hablaría con Bartlett para convencerlo de que dejó la empresa en mayo de 2019, lo cual es mentira. “Don Manuel está embarrado en esto y ¿él qué tiene qué ver? Nada. Está en juego mi integridad. Mis hijos, mi familia. Ando en boca de toda la gente. Luis me dijo: ‘Si no supiera de tu calidad humana no estaría abogando por ti; te conozco, te vieron la cara por pendeja y ese hombre (Sergio Monroy) que te vio la cara no tiene madre, es abogado y bien que sabía’…” –Pues fue su amiguito Sergio. Bien que es amigo de Luis –interrumpe Raúl Berdejo en la grabación. –Sí, son amigos. Luis me dijo: “¿Tú crees que Sergio es tu amigo? Ese es un mafioso, sólo ve su beneficio”. José Luis me dijo: “Vamos a esperar que nadie le siga rascando y no denuncien ante la (Secretaría de la) Función Pública, porque si no, vas a estar en graves problemas”. –No van por ti, van por Sergio. Hay muchos asuntos en la Conade… –Mi novio Jesús lo quiere madrear. Le dije: “No lo hagas más grande”. –Es que va a estar raro ese documento… –Mi jefe me dijo: “Lo que hayan hecho ellos es cosa de ellos”. Está megaenojado conmigo por mi estupidez. A pesar de eso me apoya con don Manuel, pero si él le dice: “Sácala”, me tiene que sacar. Tengo la seguridad de que voy a salir bien y a conservar mi trabajo. Luis me dijo: “Tú eres el vehículo para darle en la torre a Ana (Guevara) y a don Manuel”. Me dijo: “No hables de esto con nadie, no lo trates por celular”. Él cree que todo está intervenido.
Dudosas adjudicaciones
De acuerdo con su acta constitutiva, Ostergard Rensen Consultores fue creada el 26 de marzo de 2019 y se protocolizó el 2 de abril, con un capital de 4 mil pesos. La investigación de Quinto Elemento Lab también reveló que otras empresas a las que la Conade les adjudicó un contrato son: Borgelund Consultores México, de Armando Reyes Sánchez (1.8 millones de pesos), y la firma IPM Investigación Estratégica Social, de Porfirio Cruz Vázquez, quien fue director general de Opinión Pública de la Presidencia de la República bajo la gestión de Enrique Peña Nieto (500 mil pesos). “Que me investiguen todo lo que quieran, que se vayan a años atrás”, se escucha enojada a Balut en la grabación. Su interlocutor, Berdejo, la ubica en la realidad: “La empresa es de nueva creación. Parece que fue creada exprofeso para operar cosas en la Conade. Es posible que investiguen. Sergio está protegido por tu firma, él puede decir: “Yo no hice nada”. –Ese es su enojo, que yo le diga que no le creo que me va a cuidar. Debería estar apenado y afligido por lo que estoy pasando. Luis me dice: “Enojarse es su escudo. Cualquier cosa que pudiera suceder tú vas a decir: ‘A mí quien me dijo de esto fue Sergio’”. En el momento en que yo mencione su nombre lo van a empezar a investigar y a lo mejor lo investigan por otras cosas. –Me preocupa que haya un conflicto de interés y aunque tú hayas renunciado a la empresa, firmaste como exempleada de Ana Guevara. –Mi jefe no tiene contactos como para que le digan en la Función Pública: va por este lado o se está haciendo esto. Ahí sí será hasta que salga y si es que sale. Me están cuidando que no me llame alguien para que no declare algo a algún periódico. Ahí sí me dijo mi jefe: “Luego luego me avisas y no digas nada”. Ya ni el apoderado legal tiene tanta culpa como yo porque trabajo en el gobierno. Eso no me cabe en la cabeza, cómo Sergio me… –Te emboletó. Lo ciega el dinero. Las truculencias. Por eso te digo que la investigación se abre a varias posibilidades con otros negocios donde haya hecho lo mismo, lo que se llama prestanombres. –Es que yo fui eso, una prestanombres. Una semana antes de que saliera lo mío, salió algo de Sergio (en la revista Proceso). Y él me dijo: “¿ya ves? Yo también salí y qué pasó”. ¿Tú crees que Ana sepa que Sergio está detrás de todo esto? –La verdad no sé si Sergio use su puesto a escondidas y haga sus truculencias sin que Ana lo sepa.
Los silencios de la Conade
La reportera solicitó al coordinador de Comunicación Social de la Conade, Eduardo Bravo Navarro, una entrevista con Sergio Monroy Collado. La petición fue ignorada. Lo mismo ocurrió con la solicitud hecha a Luis Bravo Navarro, hermano de Eduardo, a quien se le ofreció derecho de réplica y se le pidió una entrevista con Manuel Bartlett Díaz. No contestó. Karime Balut tampoco respondió a una solicitud de entrevista. Sólo Raúl Berdejo aceptó. Admitió que él es la persona que habla con Karime Balut. Se mostró preocupado de que su nombre quede ligado a un caso de corrupción. El empleado de la Conade –contratado mediante la partida llamada Capítulo 3000– explica que es amigo de Balut, aunque no muy cercano, niega haber tenido contacto con ella desde que salieron del Senado, pero dice que al ver su nombre como socia de Ostergard Rensen Consultores se preocupó por ella, pues sabe que es honesta, “una trabajadora que vive al día”, e incapaz de haber creado la empresa para obtener un beneficio. “Me preocupa que se diga que yo sabía algo y no denuncié. Yo respeto a la Secretaría de la Función Pública, que es la que debe dar un posicionamiento e investigar esto para que se aclare y no quede un lazo suelto”, destaca Verdejo. –¿Sergio Monroy es amigo de Karim Balut? –Compañeros de trabajo. No eran cercanos. De hecho no estaban en la misma oficina. Él estaba en la Comisión de Asuntos Migratorios en un edificio aparte, era el asesor jurídico de Ana Guevara. –¿Por qué si todo el equipo de Guevara en el Senado se fue a trabajar a Conade, Karim Balut no? –No sé. Yo tuve un accidente y me lastimé la espalda y entré después a la Conade. Ella es una persona sin ninguna malicia. Tengo la certeza de que fue mareada. Asumo la responsabilidad de decir esto y de que ella habrá firmado un papel que no consideró importante. Ella es honesta, como yo, que somos empleados de bajos recursos. Por eso en la llamada expreso mi indignación. Me quedé enojado, pero igual me preocupa que mi nombre salga en esto porque yo no hice una denuncia. Paradójicamente, Raúl Berdejo es voluntario en el Comité de Ética y Prevención de Conflicto de Interés (CEPCI) de la Conade, una herramienta que existe en todas las dependencias del gobierno federal para vigilar las prácticas de los servidores públicos. –¿La creación de esta empresa por una exempleada de Ana Guevara no es un conflicto de interés? –Los CEPCI sólo aceptan denuncias internas. Lo integran como 20 personas y yo no tengo voto, sólo voz. Hemos discutido qué se hace cuando hay este tipo de señalamientos, y no se hace nada porque no es una denuncia del personal de la Conade. Hay muchas limitaciones en los CEPCI. Dada la corrupción arraigada y normalizada, pocos denuncian por miedo a perder el trabajo o por las presiones que pudieran tener a pesar de que son confidenciales. Este reportaje se publicó el 10 de mayo en el número 2271 del semanario Proceso, en circulación Te recomendamos: “La jefa (Ana Guevara) ya lo sabe”

Comentarios