Regresa el cine, primeros pasos

sábado, 15 de agosto de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).– A partir del 20 de agosto, el Festival EstaciónArte 4x4 BJ, que realizará la alcaldía Benito Juárez en la Plaza de la Soberanía de la Ciudad de México, propone una forma segura y atractiva de disfrutar cine, a manera de autocinema, sin salir del coche. Y se extiende a otras artes, como la música, la danza y el teatro.

Es un modelo a seguir, con cautela y responsabilidad, para otras muchas instancias culturales y comerciales, un respiro saludable frente a tanta televisión y omnipresencia del internet.

La selección de películas, algunas aún en vías de aprobación por parte de la Filmoteca de la UNAM, incluye varias de las mejores que se han hecho en México en los últimos años. Me anticipo porque la propuesta da pie a regodearse con títulos de lo mejor de nuestro cine contemporáneo. La lista hace caer en cuenta que éste ha ido acumulando trabajos sólidos de creadores originales, polémicos, casi todos exentos de grandilocuencia y demagogia.

Uno de los más abiertos en su crítica sería Gimme The Power, de Olallo Rubio, documental sobre el grupo Molotov que cuenta el surgimiento de la banda de rock, la liberación de tabúes en el lenguaje, groserías, y temas de protesta política en un momento crítico de elecciones. Música, política e historia del rock en México, un trabajo muy adecuado para disfrutarse en coche, en familia o con amigos.

Los insólitos peces gato, de Claudia Sainte-Luce, un drama­ inteligente y vigoroso sobre la amistad entre dos mujeres, reflexión profunda en torno a la familia, el amor, la muerte, nada exagerado, todo en un tono naturalista cargado de metáforas poéticas. Destacan las actuaciones de Ximena Ayala y Lisa Owen. Algunos la incluyen entre las 100 mejores películas nacionales.

Hidalgo, la historia jamás contada, de Antonio Serrano­ Argüelles, cinta que, de ser aprobada para el festival, se exhibiría­ el día de El Grito; cuenta la vida del cura Miguel Hidalgo. El tema se habría prestado, naturalmente, a todo tipo de despliegue populista, pero Serrano se muestra ecuánime, explora la vida de Hidalgo en tanto que producto auténtico de la Ilustración, experto en cultura francesa y amante del teatro de Molière.

Mucho qué decir y escribir sobre el trabajo de Ernesto Contreras, Sueño en otro idioma, formidable ficción que articula antropología, mito, lenguaje, identidad, deseo y machismo congénito.

Nuestra favorita es Güeros, de Alonso Ruizpalacios, con la que arrancaría el festival, un road picture urbano realizado en un fantasmagórico negro y blanco; cuenta el viaje iniciático de Sombra (estupendo Tenoch Huerta) y Santos (Leonardo Ortizgris), dos estudiantes que deambulan por la CDMX durante la huelga del CGH en busca de un músico. Señalado por la camiseta que dice no mirar atrás, el periplo funciona como un viaje órfico al Hades. Desencanto­ y desolación del joven mexicano.

Reportaje publicado el 8 de agosto en la edición 2284 de la revista Proceso.

Comentarios