Fabiola Tapia, el chivo expiatorio de Lozoya

sábado, 22 de agosto de 2020
En la trama de corrupción que Emilio Lozoya Austin relató en su “denuncia de hechos” aparece Fabiola Tapia, accionista y administradora de Citapia, compañía que se asoció con Odebrecht para obtener contratos de Pemex. A decir de Lozoya, Fabiola –quien murió en 2014– entregó parte de los sobornos que el gobierno de Peña Nieto acordó con legisladores de oposición para aprobar la Reforma Energética. Su hermano Juan Carlos –actual presidente de Citapia– dice no saber nada de ello, pero la FGR investiga sus bienes y sus cuentas bancarias. CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).– La empresaria Fabiola Tapia Vargas, fallecida en octubre de 2014 por insuficiencia renal, isquemia cardiaca y diabetes mellitus, pasó de ser la coartada del exdirector de Pemex, Emilio Ricardo Lozoya Austin, para tratar de acreditar su inocencia, a chivo expiatorio en la trama de sobornos y financiamiento ilícito que él denunció el martes 11 ante la Fiscalía General de la República (FGR). A pesar de que fue informado por la fiscalía de las imputaciones contra su hermana desde septiembre de 2018, el actual director general y accionista mayoritario de Construcciones Industriales Tapia (Citapia), Juan Carlos Tapia Vargas, jamás denunció la presunta suplantación de identidad de Fabiola Tapia. Por el contrario, el empresario que tejió una alianza comercial con Odebrecht para participar en licitaciones de Pemex para la adjudicación de obra pública, se limitó a decir que desconocía los movimientos de dinero y alianzas comerciales que su hermana Fabiola había realizado con el comerciante alemán Artur Gerhard Henze. “En cuanto a la participación de mi hermana Fabiola Tapia Vargas, desconozco si realizo? algún tipo de inversio?n o que fuera socia de alguna empresa en el extranjero. En nuestra empresa ella fungio? como socia, administradora u?nica y representante legal hasta poco antes de su muerte, en el mes de agosto de 2014, ya que fallecio? de enfermedad en octubre del mismo an?o”, explicó Juan Carlos Tapia en la declaración ministerial que rindió el 14 de septiembre de 2018 ante la FGR. En un acercamiento para el reportaje “El testigo hidalguense que busca ser invisible” (Proceso 2283), el empresario habló de la posibilidad de que la identidad de su hermana haya sido suplantada, por lo que no descartó presentar una denuncia por estos hechos. Sin embargo, la defensa del socio que Lozoya recomendó a la constructora Odebrecht, según las declaraciones del exdirector de la constructora brasileña en México, Luis Alberto de Meneses Weyll, continúa sin actuar, mientras las nuevas declaraciones de Lozoya incriminan aún más a su hermana Fabiola Tapia en la trama de corrupción, sobornos y financiamiento ilícito del caso Odebrecht. De acuerdo con la carpeta de investigación del caso Odebrecht, a la que este semanario tuvo acceso, pese a los intentos de Juan Carlos Tapia para no figurar en este escándalo, la FGR investiga sus cuentas bancarias y las de su empresa, así como sus bienes y hasta los registros judiciales en los que aparece como testigo o imputado.
Fragmento del reportaje publicado en la edición 2286 de la revista Proceso, ya en circulación.

Comentarios