La NBA y 33 millones de pesos

sábado, 29 de agosto de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).– Independientemente de si la Federación Internacional de Basquetbol (Fiba) impone o no una sanción mayor a la Asociación Deportiva Mexicana de Basquetbol (Ademeba), ésta deberá transparentar el uso del dinero público que ha recibido de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) de 2017 a la fecha. 

En una solicitud de acceso a la información, la Conade informó que entre 2017 y 2018 entregó a la Ademeba 51.6 millones de pesos, de los cuales 33 salieron de la Subdirección del Deporte para operar la Academia de Basquetbol que impulsó el entonces director Alfredo Castillo. 

Estos recursos fueron en parte comprobados con facturas de la empresa Moveo Lab, responsable de medir el desempeño físico de los jugadores mediante una tecnología que registra en tiempo real la información en un servidor para crear bases de datos.

Moveo Lab, cuyos dueños son Gabriel Ramos y Arnaud Drijard, también fue la empresa consentida de Alfredo Castillo, al grado de que operó la Olimpiada Nacional y todo el proyecto denominado Academias. En la Ademeba estos personajes hicieron alianza con el entonces presidente Gilberto Hernández Oseguera, quien estuvo en ese cargo entre diciembre de 2016 y septiembre de 2018. 

En entrevista con Proceso, Sergio Salazar, quien fue director técnico de la Ademeba cuatro años (2015-2019), revela que Moveo Lab, SA de CV, ayudó en múltiples ocasiones a comprobar recursos federales que la Conade asignó a esta federación mientras Hernández Oseguera era presidente y José Reyes Ronfini fungía como su gerente general y tenía poderes notariales para administrar las cuentas bancarias.

Entre sus múltiples obligaciones, Salazar tenía que presentar en el área de comprobaciones de la Conade los documentos para justificar cómo se gastó el dinero. Recuerda que, en una ocasión, después de haber hecho las comprobaciones correspondientes, aún sobraban 1.4 millones de pesos. Le informó a Reyes Ronfini que tenía que reintegrarlos a la Conade, pero la respuesta de éste fue un no y le anunció que le pediría una factura a Moveo Lab para justificar esos recursos. 

“‘Mételo como asesoramiento técnico. Que Gabriel Ramos dé una factura’. Así me dijo el señor Ronfini”, cuenta Salazar, también presidente de la Ademeba en Veracruz. 

Proceso tiene en su poder copias de otras dos facturas de dicha empresa, bajo el concepto de “asesoría técnica especializada en baloncesto”, ambas del 10 de octubre de 2017; una es por 1.9 millones de pesos y la otra por 1.6 millones. 

Dice Salazar que en otra ocasión, cuando la Conade no tenía dinero para que la selección nacional viajara a una competencia en Córdoba, Argentina, Ramos le entregó a la Ademeba 1 millón de pesos. 

Moveo Lab también es responsable de operar actos sociales para la NBA en México. De hecho, la actual responsable de Operaciones de Basquetbol de la oficina de la NBA México, Alejandra Torres, es una exempleada de Drijard y Ramos. 

Salazar también explica que para el proyecto de la Academia Conade él presupuestó 12 millones de pesos, por lo que le sorprendió saber que habían sido asignados 33 millones que no se justificaban. Por eso, empleados de Moveo Lab ayudaron a comprobar esos 33 millones con facturas de diversas empresas que no prestaron ningún servicio. 

El convenio con la NBA 

A la par de la Academia de Alfredo Castillo, operó la NBA Academia Latinoamérica –mediante un convenio de dos años (de diciembre de 2017 a diciembre de 2019)–, proyecto en el cual un grupo de 12 basquetbolistas de distintos países entrenaría en las instalaciones del Centro Nacional de Desarrollo de Talentos y Alto Rendimiento (Cnar), bajo el mando de un director técnico y un entrenador de desarrollo de jugadores que cobrarían cada uno 150 mil dólares anuales.

Según el acuerdo, del cual Proceso tiene una copia, esos 600 mil dólares de salarios en dos años (12 millones de pesos) correrían a cargo de la NBA Properties, Inc., que se los depositaría como reembolso a la Ademeba.

Asimismo la Conade participaría poniendo las instalaciones públicas del Cnar para que los 12 jugadores tuvieran un lugar dónde entrenar, comer, dormir e, incluso, asistir a la escuela. 

Justo este es el convenio que la Fiba le está pidiendo a la Ademeba que entregue. Está firmado con fecha de 1 de diciembre de 2017 por Brooks Meek de NBA Properties, así como por Hernández Oseguera y Alfredo Castillo.

Un día antes, el 30 de noviembre, estas tres personas enviaron una carta al representante de la NBA México, Raúl Zárraga, para informarle que habían llegado a ese acuerdo con dos objetivos: detectar y desarrollar talento en beneficio del basquetbol mexicano y, por otro lado, entrenar a los jugadores de distintos países seleccionados para la NBA Academy Latam. 

De acuerdo con ese documento, la Ademeba operará, manejará y supervisará la Academia y también se hará cargo del entrenamiento y desarrollo de los 12 jugadores elegidos. La Conade prestará las instalaciones del Cnar y la NBA aportará el equipamiento deportivo con el cual se realizarían tryouts.

En los estados financieros que la Fiba le ha estado exigiendo a la Ademeba, en teoría, están los detalles sobre cómo fueron usados los 33 millones de pesos, así como la cantidad de dinero que la NBA le entregó a esa federación. 

Existen tres cuentas bancarias a nombre de la Ademeba: Santander (65506408203), Banorte (1007594929) y BBVA Bancomer (0111502379). En la primera cuenta, en febrero de 2019, la Conade depositó 5 millones de pesos. 

Reportaje publicado el 23 de agosto en la edición 2286 de la revista Proceso.