La onerosa resurrección de ICA

lunes, 28 de septiembre de 2020 · 18:36
ICA, que fue la empresa constructora referencial durante varios sexenios, fue desplazada en el gobierno de Enrique Peña Nieto y casi orillada a la extinción por su mala administración interna. Pero ahora, sin capacidad técnica ni financiera, obtiene contratos millonarios del gobierno de López Obrador, con lo que ve un milagroso renacimiento. CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- El gigante mexicano de la construcción Ingenieros Civiles Asociados (ICA), que vivió su peor crisis el sexenio pasado, está resurgiendo de la mano de la Cuarta Transformación con la adjudicación de contratos de las obras emblemáticas del presidente Andrés Manuel López Obrador: el Tren Maya, la refinería de Dos Bocas y el Parque Ecológico Lago de Texcoco. Pero para sobrevivir, ICA ha hundido a otros, pues arrastra adeudos millonarios con pequeñas y medianas empresas que están al borde de la quiebra. El pasado 1 de junio, en plena pandemia de covid-19, López Obrador dio el banderazo de salida a las obras del Tren Maya en el municipio de Lázaro Cárdenas, Quintana Roo. Como invitada tuvo a Guadalupe Phillips, directora de Empresa ICA, que obtuvo el contrato del tramo 4, de Izamal a Cancún (unos 257 kilómetros), por 27 mil millones de pesos. Se trató de una adjudicación directa, con el argumento de que ICA detenta el derecho de vía de la carretera. Ese día Phillips dio un discurso en el que aseguró que la compañía mexicana tiene “una tradición de apoyar a las pequeñas y medianas empresas de la región”.  A mil 476 kilómetros de ahí, en Oaxaca, la pyme SM & CO, SA de CV, de Andrea Martínez Carmona, espera desde hace casi tres años que ICA liquide la deuda del suministro de materiales y refacciones por 1 millón 239 mil 841 pesos para la construcción de la autopista Oaxaca-Puerto Escondido, que estuvo a cargo de aquella empresa. El pago ya fue ordenado por un juez, según la sentencia definitiva del 15 de agosto de 2018 del expediente 814/2017.  “De un momento a otro se fueron de las oficinas. Entonces estuvimos buscando la forma de contactar a la oficina matriz en la Ciudad de México y se reconocieron las facturas, pero dijeron que estaban en una etapa de reestructura”, dice Karla Sánchez, representante legal de SM & CO. En 2012 ICA se hizo de la concesión del tramo carretero de unos 104 kilómetros al adquirir las acciones de la empresa Omega Oaxaca, pero suspendió las obras en 2016, con un avance de sólo 53%, por el aumento de costos en medio de la reestructura financiera y administrativa de la empresa. Ese año cedió los derechos al Fondo Nacional de Infraestructura para terminar el proyecto. La carretera que comenzó a construirse hace más de 10 años no será concluida hasta marzo 2022, según López Obrador.  Este texto es un adelanto del reportaje publicado en el número 2291 de la edición impresa de Proceso, en circulación desde el 27 de septiembre de 2020.