Pacientes de primera y de segunda

jueves, 3 de septiembre de 2020 · 07:10
La pandemia nos ha mostrado la realidad lacerante que vivimos como país en materia de salud, advierte el doctor Andrés Castañeda Prado. Con cifras actualizadas, el especialista muestra que la mayor incidencia de pacientes que mueren por covid se da en los hospitales públicos, en algunos de los cuales incluso hay camas de primera y de segunda para los enfermos. A esos decesos, que afectan sobre todo a las comunidades indígenas y a los sectores más precarios de las ciudades, se suma el prolongado confinamiento, que muchos no pueden guardar por falta de capacidad económica. CIUDAD DE MÉXICO (proceso).- A seis meses de haberse dado el primer contagio de coronavirus en México, el pasado 28 de febrero, la pandemia ha evidenciado la desigualdad social que se vive en el país: una enorme brecha separa a ricos y a pobres en cuanto al acceso a la atención médica. Y en este escenario han sido los segundos los más afectados por el contagio. La estratificación en el sector salud ha mostrado que hay un menor índice de mortandad entre los infectados que pueden pagar hospitales privados o que son derechohabientes de alguna institución gubernamental, en comparación con las clases marginadas sin seguridad social, entre las que quedan en último plano las aisladas comunidades indígenas del país.
Te sugerimos: Cifras letales en medio año de pandemia
El médico Andrés Castañeda Prado, coordinador de las Causas de Salud y Bienestar de la asociación Nosotrxs por la Democracia, asegura: “Siempre hemos sabido que en México hay desigualdad por todos lados. No es ninguna novedad. Pero en este caso la pandemia nos ha dejado muy claro que hay una enorme brecha entre ricos y pobres en el acceso a la salud, y que son estos últimos los más afectados por el covid. “No se atiende por igual a todos los mexicanos contagiados por el coronavirus: algunos reciben atención de primer mundo, pero la gran mayoría recibe una atención médica que deja mucho que desear.” Este contraste se refleja en las estadísticas del propio sector salud: por ejemplo, hasta el domingo 16 los hospitales privados identificaron como positivos y atendieron en sus instalaciones a 15 mil 991 pacientes, de los cuales fallecieron 691 (4.3%); a su vez, los hospitales del IMSS atendieron a 166 mil 538, de los que fallecieron 31 mil 883 (19.1%) de sus pacientes con covid.
Te recomendamos: AMLO da al Ejército la operación de 10 hospitales para atender Covid-19
Así, la cifra de fallecidos es más de cuatro veces mayor en los hospitales del IMSS que en los privados. Señala Castañeda que, en esta estratificación, los atendidos en el IMSS tienen todavía menor grado de mortalidad que quienes acuden a instituciones con menores recursos médicos. Y detalla: “Están falleciendo alrededor de 46% de los pacientes que tienen seguridad social y son internados en hospitales del IMSS o del ISSSTE, entre otros. En cambio, el porcentaje se eleva a 53.4% de fallecidos entre los pacientes que ingresan a instituciones con menos recursos, como el Insabi (Instituto de Salud para el Bienestar) o el IMSS Bienestar”. –¿A menos recursos de las instituciones hospitalarias, mayor número de fallecidos? –pregunta el reportero. –Claro, ya que los recursos impactan en la calidad de los equipos médicos, en los medicamentos, en el número de profesionales de la salud, en las instalaciones hospitalarias. Y en México las instituciones con menos recursos atienden a los más pobres. Esa es la realidad. Fragmento de reportaje publicado en la edición 2287 del semanario Proceso, cuya versión digital puedes adquirir aquí

Otras Noticias