Salud

El Fonsabi, otro fondo que se desvanece

Sin un programa o plan que garantice los recursos para la atención de 66 enfermedades de alto costo para las familias mexicanas, como el VIH o diferentes tipos de cáncer, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador está a punto de agotar los recursos del Fondo de Salud para el Bienestar.
viernes, 22 de octubre de 2021

Durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, el Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos, antecedente del Fonsabi, tenía un presupuesto robusto, pero de 2019 al primer semestre de 2021 se redujo 37.2%. Para 2022 el panorama es todavía más crítico: en su artículo decimocuarto transitorio, la Iniciativa Ley de Ingresos de la Federación propone que durante el primer semestre de 2022 el remanente del patrimonio de ese fondo se concentre en la Tesorería de la Federación y se utilice para la adquisición de vacunas y los gastos de operación asociados. Ello dejará en el desamparo a los enfermos de tercer nivel. 

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Sin un programa o plan que garantice los recursos para la atención de 66 enfermedades de alto costo para las familias mexicanas, como el VIH o diferentes tipos de cáncer, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador está a punto de agotar los recursos del Fondo de Salud para el Bienestar (Fonsabi).

La alerta se prendió cuando la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) presentó ante la Cámara de Diputados el Paquete Económico 2022, el cual contiene la Iniciativa Ley de Ingresos de la Federación (ILIF) y el Proyecto de Presupuesto de Egresos (PPEF).

En su artículo decimocuarto transitorio, la ILIF establece que el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) instruirá a la institución fiduciaria del Fonsabi para que durante el primer semestre de 2022 concentre en la Tesorería de la Federación (Tesofe) el remanente del patrimonio de ese fondo, que antes de la llegada de la 4T era el Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos (FPGC).

El FPGC era parte del Sistema de Protección Social en Salud y buscaba otorgar servicios médicos de alta especialidad a los beneficiarios del entonces Seguro Popular.

Con la ILIF 2022, los recursos correspondientes a los aprovechamientos que se obtengan del remanente y que se concentren en la Tesofe se destinarán prioritariamente a la SHCP para la adquisición de vacunas y los gastos de operación asociados; para los requerimientos derivados de la atención a la enfermedad generada por el virus SARS-CoV-2, así como para el fortalecimiento de los programas y acciones en materia de salud.

De acuerdo con el artículo 77 bis de la Ley General de Salud (LGS), cuando el Fonsabi acumule recursos en un monto superior a dos veces la suma aprobada en el PPEF para el ejercicio fiscal del año en turno, como aportaciones al Fideicomiso del Fondo de Salud para el Bienestar, el remanente podrá destinarse a fortalecer acciones en materia de salud a través del reintegro de recursos correspondiente a la Tesofe o mediante el Fondo de Salud para el Bienestar.

Los recursos acumulados en el fondo seguirán garantizando la atención de enfermedades que provocan gastos catastróficos, la atención de necesidades de infraestructura, el abasto y distribución de medicamentos y otros insumos y el acceso a exámenes clínicos.

Este texto es un adelanto del reportaje publicado en el número 2346 de la edición impresa de Proceso, en circulación desde el 17 de octubre de 2021.

Más de

Comentarios