Dos Bocas

AMLO está “mal informado” sobre el conflicto en Dos Bocas

El enfrentamiento en Dos Bocas no se debe a un conflicto entre sindicatos por el contrato colectivo, como aseguró López Obrador; es, dicen la diputada Susana Prieto y el líder sindical Juan Carlos Ortiz, un problema generado por Ricardo Hernández Daza, señalado como cabeza de una mafia sindical.
sábado, 23 de octubre de 2021

El reciente enfrentamiento entre trabajadores de la refinería de Dos Bocas no obedece a un conflicto entre sindicatos que se disputan el contrato colectivo, como aseguró López Obrador; es, dicen la diputada Susana Prieto y el líder sindical Juan Carlos Ortiz, un problema generado por Ricardo Hernández Daza –al que señalan como cabeza de una mafia sindical y quien presume estar bajo el cobijo de la CTM–, quien teme perder “varios negocios” que se desprenden de esa obra en construcción. Tanto Prieto como Ortiz afirman que al presidente “lo están mal informando”.

PARAÍSO, TAb. (Proceso).– Al presidente Andrés Manuel López Obrador “lo están engañando, está mal informado, no sabe realmente lo que está pasando dentro de la refinería de Dos Bocas” con las violaciones a los derechos laborales de los trabajadores y con la mafia sindical que ahí opera, afirma Susana Prieto Terrazas.

La diputada federal morenista acudió a entrevistarse con trabajadores de Dos Bocas y a protestar contra quien es identificado como “cacique sindical” en la región y controlador de los contratos en la obra, Ricardo Hernández Daza, quien se ostenta como líder de la Federación de Trabajadores de Tabasco, afiliada a la CTM.

En los mismos términos se expresa Juan Carlos Ortiz Celaya, del sindicato 28 de Enero, afiliado a la Confederación de Trabajadores de México, quien sostiene que Hernández Daza no pertenece realmente a la CTM y que desde hace más de un año fue expulsado de esa central sindical por actuar “de manera indebida”.

El miércoles 13 se desató una trifulca en las instalaciones de la refinería en construcción: unos mil 500 trabajadores que protestaban frente a la puerta dos fueron reprimidos con gases lacrimógenos por policías antimotines estatales, que custodiaban las instalaciones.

El presidente López Obrador atribuyó lo ocurrido a un conflicto entre sindicatos que se disputan el contrato colectivo del trabajo. En Tabasco, Hernández Daza salió a acusar a 100 infiltrados que, afirmó, entraron con uniformes que días atrás supuestamente se extraviaron y acusó de provocar la trifulca a la diputada Prieto Terrazas y a “sindicatos patito”.

Entrevistados por separado, tanto la diputada como Ortiz Celaya exponen que Hernández Daza ha extendido su poder en sindicatos apoyado por sus hermanos, hijos, sobrinos y hasta su esposa, quien recientemente formó un sindicato para mujeres.

“(Hernández Daza) es la antítesis del sindicalismo, ese que dice combatir el gobierno de la Cuarta Transformación”, pues desde 2019 se enquistó y acaparó el control de la obra con otros seis sindicatos satélite que impuso y controla desde dentro de la refinería en construcción, afirman.

Ambos sostienen que Hernández Daza no tiene un contrato colectivo de trabajo, “que por ley debería ser público”; hasta ahora nadie lo ha visto.

Lo que sí tiene, según una lista en poder de Proceso, es un largo historial de denuncias penales, averiguaciones previas y carpetas de investigación por diversos delitos ante la Fiscalía General del Estado de Tabasco; entre éstos: daños, amenazas, sustracción o retención de menores o incapaces, lesiones, bloqueo a vías de comunicación y otros ilícitos de los que es señalado como presunto responsable.

Fragmento del reportaje publicado en la edición 2347 de la revista Proceso, cuya edición digital puede adquirir en este enlace.

Comentarios