Telmex

La concesión a la telefónica, el nuevo ring de AMLO y el IFT

La concesión de Telmex fue dada en 1976, cuando Teléfonos de México era una empresa del Estado, dicha concesión se mantuvo vigente durante el proceso de privatización que realizó el entonces presidente Carlos Salinas, en 1990, y mediante el cual Telmex pasó a manos de Carlos Slim.
domingo, 24 de octubre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).– “Imagínense si yo en 2023 decido: se expropia o no se expropia, no se renueva la concesión; la vamos a manejar nosotros la empresa. Pues no son tamalitos de chipilín”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador el 21 de octubre último sobre la prórroga de la concesión para operar de Teléfonos de México, del empresario Carlos Slim.

El mandatario explicó que no caería en extremismos y aseguró que no había en su gobierno intención de quitarle la concesión a Telmex, en respuesta a un texto del periodista José Martínez M., titulado “Telmex. En manos de la 4T, el destino de una concesión multimillonaria”, publicado el pasado 3 de octubre por este semanario (Proceso 2344) y que dio pie a la frase de la portada: “Anti-neoliberalismo a prueba. Concesión de Telmex en manos de AMLO”.

“Nuestros adversarios, hasta el Proceso, que andan buscando desesperados cómo justifican de que somos lo mismo, de que es igual”, declaró. “De una vez les digo: vamos a hacer lo que más le convenga a la nación, no vamos a caer en extremismos”, añadió.

López Obrador declaró que en su gobierno “no hay interés en retirar concesiones; lo que sí vamos a buscar es que se mantenga un compromiso social (…) Si se garantiza que se va a prestar el servicio, y que es una empresa mexicana, que eso también importa, y hay también algo que puedan aportar, por ejemplo, en el caso de la conectividad para el internet, claro que refrendamos la concesión”.

Recordó que se trata de una empresa “que entregó” el expresidente Carlos Salina Salinas de Gortari y que en aquel momento él estuvo en desacuerdo, porque “no estoy a favor de la política privatizadora”, y subrayó que su gobierno no ha otorgado concesiones. Pero ahora, señaló, “nos va a tocar resolver esto”.

Deslizó que quizá si le hubiese tocado al principio de su gobierno, “a lo mejor sí” hubiera revocado dicha concesión.

Ese mismo jueves 21 las acciones de América Móvil, de la que es subsidiaria Telmex, registraron una pérdida de 2.88% al final de la jornada en la Bolsa de Nueva York y cayeron 2.18% en la Bolsa Mexicana de Valores.

Respuesta al presidente

Unas horas después de las declaraciones del presidente, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) emitió un comunicado en el cual recordó que desde hace cinco años otorgó a Telmex una prórroga de su concesión para operar 30 años más, a partir del 11 de marzo de 2026.

El 7 de marzo de 2016 Telmex presentó una solicitud de prórroga a la concesión cuando se cumplió la fecha que estipula el artículo 113 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión; esto es el año previo al inicio de la quinta parte de la vigencia de la concesión. El 1 de diciembre de 2016 el pleno del Instituto resolvió, conforme a sus atribuciones constitucionales, aprobar la solicitud de la prórroga.

La concesión de Telmex fue dada en 1976, cuando Teléfonos de México era una empresa del Estado, dicha concesión se mantuvo vigente durante el proceso de privatización que realizó el entonces presidente Carlos Salinas, en 1990, y mediante el cual Telmex pasó a manos de Carlos Slim. Dicha concesión tenía una vigencia de 50 años, por lo que el año previo al inicio de la última quinta parte de vigencia inició el 9 de marzo de 2015 y concluyó el 9 de marzo de 2016.

En su comunicado, el organismo autónomo explicó que no hay forma de negarle la concesión, ya autorizada, a Telmex y lo único que falta es entregarle el título de concesión a la telefónica, lo que ocurrirá en 2023.

“En aras de abonar a la certeza jurídica en el sector de las telecomunicaciones, se hace pertinente dejar claro que lo expresado por el C. presidente no corresponde a los hechos ni al marco legal aplicable, toda vez que la solicitud de prórroga ya fue resuelta y no hay posibilidad de negarla, por lo que lo único que está pendiente es la entrega del título de concesión, previo establecimiento de condiciones por el IFT”, informó.

Lo anterior, debido a que cuando en el sexenio pasado se avaló la prórroga de la concesión para “construir, instalar, mantener, operar y explotar una red pública telefónica”, no se tenía certeza de cómo evolucionarían las condiciones del mercado y los efectos que generaría la regulación asimétrica a la que está sujeta Telmex, al ser agente económico preponderante en el sector, para eliminar las barreras a la competencia y libre concurrencia.

“Esta unidad considera ocioso establecer nueva carga regulatoria al solicitante como resultado del trámite de la prórroga, en virtud de que las concesiones con las que opera Telmex perderán su vigencia hasta el año 2026 (…)”, señala el dictamen de la ampliación.

Por ello, el IFT explicó que será hasta el primer trimestre del año 2023 cuando este Instituto entregue a dicha empresa el título de concesión que corresponda, una vez que se determinen las condiciones técnico-regulatorias a las que quedará obligada la concesionaria, dichas condiciones serán resueltas exclusivamente por el Instituto, según el marco legal.

Única autoridad

Además, según el artículo 28 de la Constitución, este organismo es la única autoridad facultada para otorgar o prorrogar una concesión de los servicios de telecomunicaciones y de radiodifusión, y no el presidente.

El artículo 15 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión también señala que entre las atribuciones exclusivas del IFT se encuentra otorgar las concesiones en materia de telecomunicaciones y radiodifusión, y resolver sobre su prórroga, modificación o terminación por revocación.  

Reportaje publicado en la edición 2347 de la revista Proceso cuya edición digital puede adquirir en este enlace.

Comentarios