UIF

La tensa relación de Santiago Nieto con la FGR de Gertz Manero

La súbita caída del hoy extitular de la Unidad de Inteligencia Financiera, a raíz de su polémica boda en Guatemala, coloca al fiscal general de la República como el ganador de los continuos desencuentros que ambos tuvieron durante los tres primeros años de gobierno de la 4T.
lunes, 15 de noviembre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- La súbita caída de Santiago Nieto como titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), a raíz de su polémica boda en Guatemala, coloca al fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, como el ganador de los continuos desencuentros que ambos tuvieron durante los tres primeros años de gobierno de la 4T.

La confrontación llegó a tal punto que recientemente la Fiscalía General de la República (FGR) revivió una denuncia que Emilio Lozoya Austin, exdirector de Pemex, interpuso en 2017 contra Nieto, entonces titular de la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales, por violar su derecho a la presunción de inocencia cuando hizo público que estaba siendo investigado por recibir dinero de Odebrecht. Situación que causó que a Nieto lo cesaran de la fiscalía.

Cuatro años después Lozoya está preso por los casos Odebrecht y Agronitrogenados que Nieto documentó en la UIF.

En septiembre pasado trascendió en los medios que la UIF investigaba una solicitud proveniente de la familia de quien fuera pareja sentimental de su hermano Federico Gertz Manero, la cual pide investigar operaciones por cerca de 8 millones de dólares depositados en cuentas de paraísos fiscales, presuntamente vinculados con Alejandro Gertz Manero y sus hijos.

El problema se agrava porque esos señalamientos no son nuevos: en 2017 el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, integrado por 96 medios de diferentes países, dentro de la investigación Panama Papers, reveló que Gertz Manero tenía inversiones en las Islas Caimán; él respondió que Federico Gertz, su fallecido hermano, administraba la fortuna familiar, pero nunca le comentó al respecto. 

Choques

Los desencuentros entre ambos personajes fueron evidentes el 27 de mayo de 2019, cuando se difundió que la UIF envió el oficio a las instituciones del sistema financiero para bloquear las cuentas de Emilio Lozoya; de su hermana Susana Gilda y del dueño de Altos Hornos de México (AHMSA), Alonso Ancira Elizondo.

Se le congelan las cuentas a Lozoya y, como está relacionada AHMSA, también se congelaron las cuentas de la empresa, confirmó Nieto.

Entonces, Lozoya tenía unos cuantos días de haber sido inhabilitado por 10 años como servidor público, acusado de hacer mal uso de recursos públicos de Pemex, pues en 2014 pagó a AHMSA un sobrecosto cercano a los 620 millones de pesos por Fertinal, una planta de producción de fertilizantes con maquinaría chatarra.

El anuncio del congelamiento de las cuentas despertó el encono de Gertz Manero, quien en dos entrevistas con Proceso –publicadas el 2 de julio de 2019 y el 16 de febrero 2020– acusó a la UIF de “alertar” a Lozoya y a Ancira, causando que salieran del país.

El 10 de octubre de 2021 Nieto se quejó de que la UIF entregaba los expedientes a la FGR y ésta no los judicializaba. 

En su cuenta de Twitter expresó su disgusto ante las imágenes que mostraron a Lozoya cenando en el lujoso restaurante Hunan, de Lomas de Chapultepec. “La impunidad es siempre una afrenta”, escribió en clara dedicatoria a la FGR por concederle el criterio de oportunidad, que le permitió estar en libertad alargando el periodo de aportación de pruebas.

Otro conflicto que agravó las desavenencias entre ambos personajes ocurrió en 2020, cuando Nieto se opuso a las reformas de la FGR que Gertz Manero pretendía.

El fiscal se defendió en el programa Aristegui Noticias: “Nos presentan las denuncias sin las pruebas de Hacienda, tenemos que ir a su propia secretaría a que nos den las pruebas; entonces, la secretaría no nos da las pruebas y nos dicen que nosotros (la FGR) no avanzamos porque no tenemos las pruebas que nos debían de haber entregado. ¡Eso no se vale!”.

El 4 de agosto de 2020, ante la FGR, y el 9 de septiembre de ese año, ante la fiscalía anticorrupción, la UIF denunció a Ricardo Gallardo Cardona y a su padre por encabezar y dirigir “un elaborado esquema” mediante el cual se desviaron 724 millones 608 mil 296 pesos de los municipios de Soledad de Graciano Sánchez y de San Luis Potosí cuando ambos gobernaban esos municipios.

Gertz Manero no judicializó y Gallardo pudo competir y ganar la gubernatura potosina, cargo que asumió apenas en septiembre último.

En su denuncia, la UIF señala vínculos de los Gallardo con Los Zetas, organización criminal que habría recibido transferencias de los recursos públicos desviados. El conflicto Nieto-Gertz aumentó hasta la salida del primero de la UIF.

Casos por resolver

Pablo Gómez, al mando de la UIF, deberá atender el caso Lozoya, debido a que la unidad hacendaria es parte del equipo de abogados de la FGR y de Pemex que imputan a su exdirector por cohecho, asociación delictuosa y operaciones con recursos de procedencia ilícita. 

Otro tema de especial atención es el congelamiento de las cuentas del tamaulipeco Francisco Javier García Cabeza de Vaca y de sus principales allegados, contra quienes Nieto inició cinco acusaciones por desvío de recursos. Los señalados han interpuesto 12 amparos contra el bloqueo de cuentas.

La UIF también ha realizado una serie de bloqueos de 2 mil cuentas bancarias ligadas a células criminales o cárteles del narcotráfico, principalmente del Cártel de Jalisco Nueva Generación y el de Sinaloa. 

Antes de su salida, Nieto informó que la UIF iniciaría una revisión sobre los mexicanos que aparecieron en la investigación periodística Pandora Papers.

Acusado de narcotráfico y por haber dado protección al Cártel de Sinaloa, Genaro García Luna es otro caso pendiente para el nuevo titular de la UIF.   

Texto publicado en el número 2350 de la edición impresa de Proceso, en circulación desde el 14 de noviembre de 2021.

Comentarios