Nuevo León

Nuevo León: los funcionarios de El Bronco reciclados por Samuel García y Colosio Riojas

De manera inexplicable, el gobernado ratificó a Carlos Garza Ibarra como secretario de Finanzas y Tesorero. Llama la atención que el ahora alcalde de Monterrey nombrara contralora municipal a María de Lourdes Williams Couttolenc, quien ocupó ese cargo con Jaime Rodríguez al final de su sexenio.
viernes, 26 de noviembre de 2021

MONTERREY, NL.- El gobernador Samuel García Sepúlveda, de Movimiento Ciudadano, inició su gobierno “destapando cloacas” con denuncias públicas por presuntos actos de corrupción y desvíos de la administración de su antecesor, Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, pero no se ha iniciado una sola investigación; peor aún, de manera inexplicable, ratificó a Carlos Garza Ibarra como secretario de Finanzas y Tesorero.

El dirigente estatal del PAN, Hernán Salinas Wolberg, y el diputado local morenista Waldo Fernández consideran extraño que el mandatario entrante no haya pedido a Garza Ibarra una explicación pública sobre los manejos irregulares que ahora destapa.

Desde antes de asumir la gubernatura, García denunció un fraude por 520 millones de pesos al Instituto de Seguridad Social de los burócratas (Isssteleón), que atribuyó a Manuel y Javier Flores, sobrinos del anterior secretario general de Gobierno, Manuel González Flores. El director general del organismo era Carlos Morales Rizzi y Garza Ibarra es presidente del Consejo.

Ya en funciones, el gobernador dijo que estas dos personas habían defraudado con otros 4 mil 900 millones al erario, al proporcionar un contrato leonino de prestación de servicios.

El 7 de octubre, tres días después de rendir protesta, García Sepúlveda habló de una “mafia” que explotaba para su beneficio el Servicio de Agua y Drenaje de Nuevo León durante la gestión de Gerardo Garza González; habló incluso del robo de unos 400 millones de pesos al año.

Denunció también al yerno del Bronco, Hernán, y al hermanastro de éste, Ramón, quienes, dijo, “pedían sobornos” de 2 millones de pesos mensuales a casinos para dejarlos operar.

Y aunque el mandatario asegura que denunció esos y otros casos ante la Fiscalía General del Estado, el fiscal anticorrupción, Javier Garza y Garza, lo contradice.

“Declaracionitis”

En entrevista con Proceso, Javier Garza sostiene que la contralora estatal, María Teresa Herrera, le comunicó que apenas practicaban las auditorías al gobierno.

“Estamos hablando de puros dichos ante los medios de comunicación –aclaró Garza y Garza–. El mismo fiscal general (Gustavo Guerrero) lo comentó: si existiera hecho ligado con corrupción, lo mandamos (investigar)”.

El panista Salinas Wolberg sostiene que los funcionarios que repiten, necesariamente tuvieron que haber observado y señalado las anomalías que ahora revela el gobernador.

Carlos Garza, dice, “participa en diversos consejos de administración de los organismos que el gobernador ha señalado por corruptos. Es necesario conocer la opinión del tesorero y el rol que desempeñó en esos consejos de administración”.

El morenista Waldo Fernández pide observar con atención la designación del secretario de Finanzas y Tesorería, pues si bien no hay señalamientos de corrupción en su contra, sí sabe lo que ocurre transversalmente en el gobierno de Nuevo León, y debe por lo menos declarar sobre el escándalo de Isssteleón, donde ocupa un asiento relevante en el Consejo, para que diga lo que vio y no vio.

El jueves 18 García Sepúlveda siguió con las denuncias. En la conferencia mañanera de ese día explicó que su gobierno ahorrará para el año entrante 4 mil 208 millones de pesos que El Bronco “se gastó en robos y zonceras”, aunque omitió mencionar la actuación del tesorero Garza.

García Sepúlveda se ha dedicado a exhibir, en sus conferencias mañaneras, irregularidades de la pasada administración; parece que sigue en campaña, tratando únicamente de encantar al público, acusa el director del organismo Redes Quinto Poder, Juan Manuel Ramos.

“Ojalá no estemos viendo en Samuel un López Obrador de Nuevo León, que desde el púlpito de sus mañaneras puede decir quién es culpable y quién es inocente”, dice.

La contralora de Colosio

Con la revelación de los robos al erario durante la pasada administración estatal por parte de Samuel García, llama la atención que su compañero de fórmula ganadora, Luis Donaldo Colosio Riojas, ahora alcalde de Monterrey, nombrara como su contralora municipal a María de Lourdes Williams Couttolenc.

Ella fue contralora con El Bronco al final de su sexenio. También fue directora de Planeación de la Procuraduría estatal, cuando Adrián de la Garza ocupó el puesto en tiempos de Rodrigo Medina, abanderados, según Colosio, de la vieja política.

El día que presentó su gabinete, antes de rendir protesta como alcalde, Colosio Riojas fue cuestionado sobre el pasado de Williams. Se le preguntó por qué ponía a revisar la corrupción del municipio a alguien que hizo el mismo trabajo durante los últimos 10 meses de la cuestionada administración del Bronco con escasos resultados.

“Lourdes Williams acababa de asumir la titularidad de la Contraloría (con El Bronco). Durante seis años vimos una Contraloría estatal ineficiente, inactiva, que no se pronunciaba por cobijagates de broncosuegras, de broncofirmas y broncodrones, y la primera persona que hizo pronunciamientos de eso fue Lourdes Williams.”

Dijo incluso que ahora sí ella contará con el respaldo institucional del que careció en su anterior puesto.

Juan Manuel Ramos considera un error la contratación de Williams. “Nos va a dar mucha más chamba su sola presencia ahí”, asegura.

Texto publicado en el número 2351 de la edición impresa de Proceso, en circulación desde el 21 de noviembre de 2021.

Comentarios

Otras Noticias