Presidencia

López Obrador, un generador de polarizaciones

El uruguayo Luis Costa Bonino, asesor electoral de López Obrador en 2012, considera que el presidente es un generador de polarizaciones “que divide el universo político mexicano entre el bien y el mal”, y que coloca en esta segunda opción a todo aquel que no comparte su discurso.
sábado, 27 de noviembre de 2021

Asesor electoral de López Obrador en 2012, el uruguayo Luis Costa Bonino –actualmente colaborador de Emmanuel Macron, presidente de Francia– no ha dejado de seguir con interés la Presidencia del tabasqueño, a quien se refiere como un líder religioso antes que político, enemigo del pensamiento racional y afecto a los comportamientos místicos y maniqueos. Es, dice, un generador de polarizaciones “que divide el universo político mexicano entre el bien y el mal”, y que coloca en esta segunda opción a todo aquel que no comparte su discurso.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).– En un amplio inventario que hace sobre el presidente Andrés Manuel López Obrador –a quien asesoró en su campaña de 2012 y cuya trayectoria ha seguido hasta la fecha–, el consultor político Luis Costa Bonino lo recuerda como “un inmenso, maravilloso candidato”, si bien no lo ve asumirse plenamente como presidente en el ejercicio del poder al cambiar la “República Amorosa” por un discurso que convierte a sus adversarios en enemigos.

“Siempre ha sido y sigue siendo un líder muy popular. Y su popularidad, en su aproximación particular a la política, es una cuestión de fe, no una evaluación de su tarea como presidente”, dice el estratega uruguayo, quien también fue asesor de campaña del expresidente de ese país José Mujica; de Ollanta Humala, de Perú, así como de Francois Mitterrand y el actual, Emmanuel Macron, de Francia.

En entrevista con Proceso desde París, Costa Bonino afirma que López Obrador puede llevar los siguientes tres años de su mandato de tal forma que lo termine en lo más alto y quede como un gran presidente, con un lugar privilegiado en la historia de México.

Eso pasará si incluye a todos los actores políticos relevantes en el debate de los temas trascendentes del país y la construcción colectiva de las grandes estrategias y políticas nacionales.

“Hoy tiene todo el poder para cambiar, tiene todo el poder para lograr un futuro con más justicia y prosperidad para los mexicanos. Pero todo eso puede alcanzarlo si mira al futuro de manera generosa, no si mira al pasado de manera rencorosa y mezquina”.

“El charolazo”

Costa fue consultor de la campaña presidencial del tabasqueño durante cuatro meses de 2012, hasta fines de mayo de ese año, cuando fue separado del equipo (en el que hacía mancuerna con el cineasta Luis Mandoki) después del episodio conocido como “el charolazo” o “pase de charola” presuntamente a un grupo de empresarios durante una cena (Proceso 1858), del que se le responsabilizó.

El doctor en ciencia política del Instituto de Estudios Políticos de la Universidad de París lo ha negado enfáticamente, y lamenta que hasta la fecha no ha podido volver a hablar con López Obrador sobre lo que en sus palabras realmente ocurrió: un boicot de integrantes del equipo de campaña, pertenecientes al círculo más cercano del hoy presidente, entre quienes menciona a César Yáñez y a operadores del canciller Marcelo Ebrard.

Fragmento del reportaje publicado en la edición 2352 de la revista Proceso, cuya edición digital puede adquirir en este enlace.

Comentarios

Otras Noticias