Seguridad

Arrecia la disputa por el "paraíso del huachicol"

El ataque con autos bomba para liberar a José Artemio Maldonado Mejía, El Michoacano, líder del grupo delictivo Pueblos Unidos que estaba preso en el Cereso de Tula, es un eslabón de la cadena de violencia en la que varios cárteles y sus células regionales se disputan el control del huachicoleo.
lunes, 6 de diciembre de 2021

La operación con que fue liberado de la cárcel el líder de la organización delictiva Pueblos Unidos pone en duda la versión oficial de que en el estado de Hidalgo no operan los grandes cárteles. Éstos operan en alianza con los grupos locales y mantienen entre sí una sangrienta lucha por el territorio y, sobre todo, por los ductos de Pemex, que siguen perforando ilegalmente para alimentar el mercado negro de hidrocarburos.

PACHUCA, HGO. (Proceso).- El ataque con autos bomba para liberar a José Artemio Maldonado Mejía, El Michoacano, líder del grupo delictivo Pueblos Unidos que estaba preso en el Cereso de Tula, es un eslabón de la cadena de violencia en la que varios cárteles y sus células regionales se disputan el control del huachicoleo.

Hidalgo es el paraíso de la “ordeña” de ductos de Pemex en el país, con 14 mil 972 tomas clandestinas desde 2018.

El 22 de enero de 2011, en la localidad del Carmen, municipio de Tula, el comandante Víctor Peña Pérez murió tras responder al reporte de un cadáver abandonado en la cajuela de un auto, que explotó. El gobierno lo tomó como una declaración de guerra de Los Zetas, a quienes atribuyó el atentado, lo que desató una vorágine de asesinatos.

De cada 10 ductos que se perforan en el país, cuatro lo son en Hidalgo. La pugna por los hidrocarburos se disparó en 2016, en el gobierno de Omar Fayad, pero se gestó desde la administración de Miguel Ángel Osorio Chong, cuando Los Zetas pasaron de coludirse con trabajadores corruptos de Pemex que robaban el crudo a apoderarse por completo del huachicoleo.

Antes de que Pueblos Unidos o Los Michoacanos rescataran la madrugada del pasado miércoles 1 a su líder, a su lugarteniente y hermano Mariano Maldonado, así como a otros miembros de su estructura delincuencial, la violencia ya había recrudecido en el estado, que según el Índice de Paz en México en 2015 y 2016 era el más seguro del país.

El 24 de noviembre, dos días antes de la detención de El Michoacano en Texcoco, un tiroteo en la carretera Portezuelo-Palmillas dejó dos muertos. En esa misma vía, el 15 de septiembre se halló un cuerpo despedazado en dos cajas y envuelto en bolsas negras, con un mensaje. Y el 2 de noviembre el cuerpo torturado de un expolicía de Tecozautla.

El Valle es la región más extensa de Hidalgo y la más dañada en el país por el robo de crudo. Según el informe de inteligencia al que tuvo acceso este semanario, más de una decena de organizaciones criminales se disputan la zona.

Este texto es un adelanto del reportaje publicado en el número 2349 de la edición impresa de Proceso, en circulación desde el 7 de noviembre de 2021.

Comentarios