Crisis energética

Al desnudo, el servicio eléctrico nacional

Entre los reclamos que ha recibido el gobierno de López Obrador tras el apagón ocasionado por el desabasto de gas natural destacan la falta de capacidad para almacenar gas natural, la opacidad en la información y la carencia de un plan alternativo para resolver esta nueva crisis energética.
lunes, 22 de febrero de 2021

El desabasto de gas natural proveniente de Texas, causado por un frente frío, exhibió las carencias del sistema eléctrico mexicano, dejando en penumbras a casi cinco millones de hogares e impactando sin remedio al sector industrial y el campo, que acusan millones de pesos en pérdidas. Entre los reclamos que ha recibido el gobierno de López Obrador destacan la falta de capacidad para almacenar gas natural, la opacidad en la información y la carencia de un plan alternativo para resolver esta nueva crisis energética.

CIUDAD DE MÉXICO (proceso):- El Estado Operativo de Alerta del sistema eléctrico mexicano, causado –en parte– por la falta de suministro de gas natural desde Estados Unidos, dejó paulatinamente frío y sin luz a gran parte del territorio nacional desde el lunes 15, con severas afectaciones en la población, industria y servicios.

La interrupción del servicio de electricidad tomó por sorpresa principalmente a entidades como Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas.

A media semana, el desabasto de gas natural alcanzó a industrias como las plantas automotrices radicadas en Guanajuato y Puebla, que tuvieron que realizar paros técnicos –algunas, hasta el sábado 20– para cumplir con el ahorro de 80% de energía que les solicitó el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El apagón por el “estado de emergencia” dejó sin luz a cuatro millones 700 mil hogares de los cuatro estados del noreste de México, reportó el director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett Díaz. Las bajas temperaturas en México también siniestraron los cultivos.

Sin luz ni agua

En Chihuahua, unos días antes del sorpresivo gran apagón, el gobierno estatal lanzó una alerta climática que recordaba la emergencia por frío ocurrida en febrero de 2011, cuando la temperatura descendió 17 grados bajo cero en la capital y aún peor en la Sierra Tarahumara, causando escasez de agua y luz varios días.

Sin embargo, este 2020 el clima fue menos drástico: el lunes 15 Ciudad Juárez reportó 14 grados bajo cero. A las ocho de la mañana de ese día, el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) dio a conocer sobre el Estado Operativo de Alerta declarado el sábado 13 y solicitó a la población en general de los estados del norte del país “su apoyo para reducir el uso y consumo de electricidad no prioritaria durante las próximas horas”, para salvaguardar la infraestructura del Sistema Eléctrico Nacional ante los efectos del frente frío 35.

Después Chihuahua amaneció sin luz… y gran parte de su población, sin agua y con temperaturas bajo cero.

Para ese momento, los semáforos viales ya no funcionaban, las personas que realizan trabajo presencial llegaron tarde, los restaurantes y algunos centros comerciales cerraron temprano durante tres días seguidos y las clases se suspendieron ante la imposibilidad de asegurar la conexión de internet.

Fragmento del reportaje publicado en la edición 2312 del semanario Proceso, cuya versión digital puedes adquirir aquí.

Comentarios