Deportes

Desdén en la Conade: una improvisada selección de basquetbol

La selección mexicana de basquetbol se enfrenta, otra vez, al desdén de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte, organismo que la dejó a la deriva para enfrentar un torneo internacional al cual México estaba obligado a asistir.
viernes, 26 de febrero de 2021

Acéfala desde finales de octubre pasado, la Asociación Deportiva Mexicana de Basquetbol es una muestra más del desdén hacia esa disciplina de la titular de la Conade, que deja a la deriva al baloncesto nacional, cuya selección ha tenido que recurrir a financiamiento extradeportivo para seguir compitiendo, como lo hizo la semana pasada en los torneos de la ventana Fiba AmeriCup 2021, en Puerto Rico.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- La selección mexicana de basquetbol se enfrenta, otra vez, al desdén de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), organismo que la dejó a la deriva para enfrentar un torneo internacional al cual México estaba obligado a asistir, de lo contrario la Federación Internacional de Baloncesto (Fiba) desafiliaría al país durante cuatro años y le impondría una sanción económica de 227 mil dólares.

Después de que la sonorense Xóchitl Lagarda renunció a la presidencia de la Asociación Deportiva Mexicana de Basquetbol (Ademeba) a finales de octubre pasado, en medio de señalamientos de corrupción a otros integrantes y a la propia Fiba, la titular de la Conade se desentendió del representativo nacional, de tal suerte que para participar en la ventana Fiba –el viernes 19 y el sábado 20 de febrero– el equipo se vio obligado a pedir dinero a dos patrocinadores: el municipio morenista de Cuautlancingo, Puebla, y la marca de balones Spalding.

En el colmo, el vicepresidente de la Ademeba, Modesto Robledo, uno de los señalados por Lagarda, no tuvo empacho en pasar la charola con los presidentes de las asociaciones estatales para recaudar los recursos económicos para pagarle 10 mil pesos a cada jugador por su participación. 

Desde la renuncia de Lagarda, la Ademeba quedó acéfala y los integrantes del Comité Directivo, entre ellos Robledo, supuestamente se han estado haciendo cargo del organismo.

El equipo mexicano de basquetbol varonil estaba obligado a cumplir con los dos juegos de la ventana Fiba AmeriCup 2021 ante Puerto Rico (el viernes 19 de febrero) y Estados Unidos (el sábado 20 de febrero), torneo clasificatorio para el repechaje rumbo a los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 que tendrán lugar este año, así como para el AmeriCup 2022, de donde saldrá el pase para el Campeonato Mundial de 2023. 

El compromiso de Ayón

El desastre que impera en la selección nacional no fue impedimento para que el jugador estrella Gustavo Ayón volviera a vestir la camiseta nacional, a pesar de que, en noviembre pasado, indignado por el desorden, anunció que no acudiría al llamado en caso de que se le convocara. 

De hecho, no participó en los juegos de la ventana Fiba que se celebraron en Indianápolis del 25 de noviembre al 1 de diciembre de 2020.

“Es una situación que no tiene pies ni cabeza. No se puede hacer una representación competitiva a 15 días del compromiso en la burbuja de Fiba. No tienes entrenador, no tienes convocatoria, no se sabe quién va a gestionar todo el tema de la selección. Sinceramente a mí no me interesa un proyecto así”, dijo en una conferencia de prensa.

Este texto es un adelanto del reportaje publicado en el número 2312 de la edición impresa de Proceso, en circulación desde el 21 de febrero de 2021.

Comentarios