Elecciones 2021

Hank Rhon: candidato odiado ... y querido

Es un personaje controvertido; temido, pero también querido, sobre todo por la gente de a pie. Lo envuelve un halo criminal que lo sacude cada cierto tiempo. Así es Jorge Hank Rhon, cuya candidatura va más allá del PES, que lo arropa.
miércoles, 3 de febrero de 2021

Negro es su historial, como desmedida su ­ambición: Jorge Hank Rohn busca por segunda ocasión la gubernatura de Baja California, arropado por el ­Partido Encuentro Social. Y aun cuando muchos ciudadanos de esa entidad conocen sus tropelías, parecen estar de acuerdo con él porque, dice un ­político local, él representa su sueño ­bajacaliforniano. 

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Es un personaje controvertido; temido, pero también querido, sobre todo por la gente de a pie. Lo envuelve un halo criminal que lo sacude cada cierto tiempo. Así es Jorge Hank Rhon, quien buscará de nuevo la gubernatura de Baja California en junio próximo, ahora bajo las siglas del Partido Encuentro Solidario (PES).

“Muchos son iguales o desearían ser como él. Para eso migraron a ese lugar. Es su sueño bajacaliforniano… Y los delincuentes saben que se entenderán (con él)”, respondió un experimentado político priista cuando se le preguntó lo inverosímil de la candidatura.

La candidatura de Jorge Hank Rhon va más allá del PES, que lo arropa. Detrás de él está la agrupación de empresarios poderosos impulsada a nivel nacional por Claudio X. González y el tijuanense Gustavo de Hoyos.

El martes 26, día en que el PES anunció la candidatura, “Sí X México” le dio su aval; Manuel Alejandro Flores Pérez, figura visible de la agrupación en la entidad, se encargó de entregar los documentos personales –el más importante, su carta de no antecedentes penales, su acta de nacimiento y comprobante de residencia, entre otros– que permiten a Hank Rhon registrarse.

Flores Pérez destacó su cercanía con Mario Madrigal, líder sindical de los trabajadores de las casas de apuestas y dirigente estatal PRI en 2007, cuando Hank contendió por vez primera. Agradeció “al ingeniero Hank”, como lo llama la gente, y dijo que con él se “redignificará la política”.

En su primer y breve discurso, Hank destacó que “la paz yo la traigo todos los días, será porque no me acuerdo de las cosas malas que hice… prefiero no pelear”.

Con ello pretende borrar la cascada de señalamientos que lo persiguen: la autoría intelectual del asesinato del periodista Héctor El Gato Félix Miranda; presuntos nexos con el crimen organizado; haber permitido la existencia del “comando negro” en la policía de Tijuana cuando fue presidente municipal (2004-2007), cuyos integrantes estuvieron implicados en secuestros y ejecuciones.

Hank también tiene abiertas indagaciones en Estados Unidos por presunto lavado de dinero, así como acusaciones de traficar con especies en peligro de extinción y acopio de 88 armas en su casa construida presuntamente en terrenos que arrebató a la federación.

La lista es larga. Nada se le ha comprobado.

Este texto es un adelanto del reportaje publicado en el número 2309 de la edición impresa de Proceso, en circulación desde el 31 de enero de 2021.

Comentarios