Futbol

Superar el boquete financiero, el reto de la Liga Mx

Pese a estar inmersa en un agujero financiero y a que gran parte de los futbolistas han sido infectados por el coronavirus, la Liga Mx mantiene su optimismo. Su presidente, Mikel Arriola, descarta recurrir al apoyo gubernamental y explica sus planes para remontar la adversidad.
viernes, 5 de febrero de 2021

Pese a estar inmersa en un agujero financiero y a que gran parte de los futbolistas han sido infectados por el coronavirus, la Liga Mx mantiene su optimismo. Su presidente, Mikel Arriola, quien apenas lleva cuatro semanas en el cargo, comenta que los equipos están ordenados y gozan de estabilidad económica. En entrevista con ­Proceso descarta recurrir al apoyo gubernamental y explica sus planes para remontar la adversidad provocada por la pandemia: “Soy más de la escuela de pensamiento de que no hay que poner límites a la competencia”.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- En medio de la peor crisis financiera experimentada por la Liga Mx –las pérdidas ascienden a mil 400 millones de pesos–, su presidente ejecutivo, Mikel Arriola, rechaza categóricamente que el actual torneo esté en peligro, pese a la cancelación del Clausura 2020 y por los juegos a puertas cerradas. Eso sí, el directivo admite que 40% de los jugadores de los 18 equipos de futbol involucrados se han infectado por covid-19.

En entrevista con Proceso, el nuevo responsable de la Liga Mx apuesta por revertir el daño financiero causado por el coronavirus que, asegura, representa 50% de los ingresos totales de los clubes afiliados.

La Liga Mx asumirá las medidas que permitan incrementar los ingresos de los equipos, sostiene Arriola; dice que la competencia continuará desarrollándose con la cuota de 11 jugadores extranjeros, acorde con el actual reglamento del organismo. 

“Soy más de la escuela de pensamiento de que no hay que poner límites a la competencia. Tenemos una industria que produce jugadores mexicanos de manera sistemática. Y poner límites no sería una medida eficiente para un mercado libre y que distorsionaría el valor de los jugadores, en todo caso”, justifica.

Para Arriola sólo dos escenarios tendrán que presentarse en el transcurso del torneo para dar por suspendido el campeonato: contagios masivos por coronavirus, así como el balance –desfavorable– de los flujos entre los equipos. 

“Y eso no lo veo”, respira aliviado el exdirector del IMSS, quien asumió el cargo en la Liga Mx el lunes 4, en reemplazo de Enrique Bonilla, con la encomienda de impulsar el desarrollo del futbol profesional del país.

Sin embargo acepta: “Nadie podría sobrevivir en la incertidumbre de que todos siguiéramos en un ámbito pandémico. Lo que se viene muy relevante es la aplicación de las vacunas y cómo se vence la curva al mismo ritmo que creció durante casi un año. 

“Ahí es donde podríamos aspirar a volver a la normalidad y tener un futuro de estabilidad. Cuando eso ocurra, el objetivo inmediato será regresar a un 2019; es decir, a la etapa precovid-19”, considera Arriola.

Precisa que el boquete financiero empezó en marzo pasado a raíz de la suspensión del torneo. “Se perdieron siete jornadas que no se jugaron. Por lo anterior, no hubo ingresos por comercialización ni por transmisión televisiva”.

El balance del quebranto financiero se considera hasta diciembre pasado, tras la conclusión del Guard1anes 2020. Puntualiza. “Mientras el torneo no se pueda normalizar, no vas a recuperar un ingreso que representa 50% de las ganancias, por la venta de boletos, el consumo dentro del estadio y la comercialización de los productos al interior del inmueble”.

E insiste: el objetivo es proteger la ­integridad del campeonato para preservar los derechos comerciales y de televisión de los equipos. “Aquí hay dos objetivos centrales: seguir con los otros ingresos; no interrumpir el torneo. Por eso son tan importantes los protocolos y las pruebas de covid-19. Y lo segundo es ver qué ingresos adicionales podemos obtener para que los equipos vayan recuperándose de ese boquete, asumiendo que en términos pandémicos 2021 seguirá siendo un año atípico e impredecible”.

Rigurosa seguridad. Foto: Adrián Macías

 

Abrir nuevas ventanas

 

Aunque el agujero financiero está lejos de cerrarse, el responsable de la Liga Mx aporta detalles que facilitarán la estabilización de las finanzas de los equipos: impulsar nuevos activos como los generados el año pasado por las ligas virtuales y abrir nuevas ventanas a los patrocinadores.

En contraste, Arriola sostiene que “el futbol mexicano empieza a hablar muy bien respecto a otras industrias frente a la pandemia: fuimos de los pocos que conseguimos un patrocinio nuevo: Tecate, por 12 millones de dólares. Eso refleja la gran capacidad que tiene el futbol para seguir siendo atractivo.

“También buscamos medidas que nos permitan incrementar los ingresos a los clubes a partir de comercializar la propia liga centralmente, en vez de que lo haga cada equipo de forma individual, para generar economías de escala y repartirles más recursos a los clubes.”

En el fondo, es una forma de replicar el modelo de las ligas europeas. “Lo hemos platicado con los equipos. Todos estamos en la misma concepción de que hay que hacer cosas que no hacíamos antes, porque nadie se imaginaba este efecto pandémico tan terrible: el 2020 va a decrecer entre ocho y 10 puntos porcentuales en la economía, que jamás había decrecido tanto. Decrece la inversión fija bruta, decrece el empleo, decrece el consumo. Entonces, tenemos que estar muy unidos en la lógica de generar ingresos adicionales”.

Con los clubes, añade, hemos hablado de activos como, por ejemplo, el uniforme, como lo hacen otras ligas. “Se trata que en el análisis económico se acredite que si ganas un peso por tu contrato del uniforme siempre será mejor algo más que un peso. Esa es la lógica económica detrás de esto, y si no se acredita, seguimos adelante con lo que hay. Pero ese es el análisis que tenemos que acreditar”.

La industria del futbol en México, entre marcas, infraestructura y plantillas, tiene un valor de mil 900 millones de dólares, indica Arriola. “Eso es lo que han invertido los equipos. No es nada trivial, porque cuando lo comparas en términos de valor con otras ligas, somos la número 10 en materia de inversiones.

“La industria del futbol nacional en el PIB es de 0.6. ¡Es casi un punto! Las ventas son de 55 mil millones de pesos al año. Más o menos la masa salarial del futbol representa 150 mil millones de pesos al año, y tenemos una industria con casi 100 millones de fans nacionales, una industria que en 2019 generó 268 millones de televidentes con un matiz bien relevante: el mayor consumo de partidos de la Liga Mx se da en Estados Unidos.”

Y se ufana: “Tenemos 30 millones de aficionados en Estados Unidos, fenómeno que no se da en ninguna parte del mundo de que un producto mexicano –el futbol– tenga tanta penetración en aquel país. Hoy, 18% de la población estadunidense se declara aficionada del futbol mexicano; hoy, el consumo per cápita de la Liga Mx en televisión es mayor allá que acá; hoy, el ingreso per cápita de un hispano o un consumidor en Estados es de 70 mil dólares al año, contra 10 mil pesos de nosotros.

“Eso, en una situación de pandemia, es lo que está sosteniendo a nuestra industria, que no sólo vive del día de los partidos, en los que ya se perdieron mil 400 millones de pesos. Hay que ver cómo recuperarlos rápidamente. Es una industria que vende muy bien en el exterior, que tiene una inversión grande, un consumo muy relevante, que además es el número seis en asistencia a los estadios –a nivel mundial–. Es lo que hoy estamos viendo como virtudes de la liga y que nos mantiene en competencia”.

Partidos sin aficionados. Foto: AFP / Héctor Hernández

 

Optimismo

 

–¿La Liga Mx está en riesgo a causa de este boquete financiero y la pandemia de covid-19? –se le pregunta. 

Responde: “La liga no está en riesgo. Obviamente, ha sido afectada como todas las industrias por covid-19, pero en términos comparativos… por ejemplo, el modelo de la MLS, que representa 90% en ingresos en los partidos, es muy endeble a la pandemia. Incluso, ellos apenas empezarán el torneo en abril. 

“Nosotros no sólo recuperamos la temporada pasada, sino que la actual la iniciamos el jueves 7 de enero. Por eso, para no poner en riesgo los demás ingresos, nos centramos en proteger muy bien a nuestra competencia de la pandemia, para seguir generando partidos. 

–¿Qué le han externado las directivas de los clubes sobre este caso en específico: seguir o frenar la liga? 

–Los clubes están muy atentos, han hecho un esfuerzo para seguir adelante y me han pedido que trabaje en ese sentido, que cuidemos la integridad de los jugadores en términos de covid-19, que sigamos buscando más fuentes de ingresos. 

“Ese es el mandato que tengo: que sigamos incrementando el valor de nuestros patrocinios, de nuestras marcas, para una labor de los 18 clubes de la Liga Mx, más los 16 de la Liga de Expansión, para que juntos podamos sostener la industria, llegar pronto a la normalidad con los esfuerzos que está haciendo el gobierno en materia de vacunación y después maximizar el regreso.”

Respecto a la distribución de los recursos que aportan los patrocinadores, el presidente de la Liga Mx detalla: tenemos un patrocinador master, BBVA, y luego una canasta de seis patrocinadores oficiales. Lo que se hace con los recursos de los patrocinios es que se cubren los costos de la liga, y a partir de cubrir los costos se reparten a los equipos, que los utilizan para invertir en fuerzas básicas, desde sub-10, sub-13, sub-15, sub-17, sub-20 y sub-23. 

“Vemos un incremento muy importante en la Expansión Mx, donde en materia de debuts de sub-21 se incrementó casi 200% en un año. Entonces, cuando repartes más recursos a una industria en la que su inversión no es maquinaria de equipo sino talento, refuerzas el ciclo positivo para entregar mejor espectáculo, formar más jugadores, tener más debuts y aspirar a que más jugadores mexicanos debuten en el exterior.”

La liga Mx vale un estimado de mil 900 millones de dólares, de los cuales mil 500 millones aportan como inversión los dueños de los clubes y otros 400 millones provienen del consumo de los aficionados. Las plantillas de los 18 equipos valen alrededor de 800 millones de dólares según el portal europeo Transfermarkt.

Como principal patrocinador de la Liga Mx, BBVA aporta mil 200 millones de pesos por un contrato de cuatro años, a cambio de que el torneo lleve su marca.

Según datos proporcionados por Arriola, los derechos de televisión representan 30% de los ingresos de los equipos. Se trata, dice, de negociaciones individuales que las cuatro cadenas de televisión (Televisa, TV Azteca, Fox Sports y ESPN) formalizan con cada equipo, además de las cadenas de televisión de Estados Unidos para la transmisión de los juegos en aquel país. 

–¿En qué consiste el control económico que pretende implementar? 

–En la Liga Mx hay bastante transparencia, pero en el torneo Expansión estamos trabajando mucho en dos cosas en esta pausa del descenso y ascenso, para que cuando lo tengamos bien amarrado podamos regresar con mucha confianza al sistema de competencia anterior: que los equipos no generen más deudas que ingresos y tengan un orden corporativo donde presenten estados financieros auditados. 

Arriola observa que pese a esta época difícil propiciada por el covid-19, los equipos están ordenados y gozan de estabilidad económica. Además, rechaza la idea de recurrir al apoyo gubernamental.

Con la vista en el futuro. Foto: Pumas

 

Protocolo reforzado

 

Ante el crítico momento que afronta la Liga Mx por el alto porcentaje de jugadores infectados por coronavirus, y que la forzó a tomar acciones inmediatas, como recortar el periodo de 15 a 10 días para la aplicación de las pruebas PCR, que se utilizan para identificar la infección por coronavirus, Arriola expone que al final de 2020 se juntaron dos cosas: la temporada invernal y las vacaciones de diciembre. 

“En diciembre ya andábamos en 11 mil casos diarios –entre la población–; pero en enero pasamos a los 22 mil y casi se triplicó respecto al último trimestre. Eso implicó un incremento en la intensidad de contagios en la Liga Mx. No somos ajenos a lo que pasa en la epidemiología nacional.”

Por lo tanto, “en diciembre decidimos modificar el protocolo para enfrentar con más energía la llegada de las vacaciones. ¿Qué teníamos en el protocolo antes de diciembre?: una prueba PCR cada 15 días a cada jugador y, al mismo tiempo, garantizar que no hubiera partidos con futbolistas infectados. Al protocolo le integramos una prueba adicional que es más flexible y rápida para acortar estos plazos de 15 días a 10, e incluimos la prueba de antígeno, que además genera economía a los clubes. Es una prueba más accesible y más rápida. No estamos eliminando el PCR; estamos haciendo una combinación de las dos para reducir el margen de error.

Otro de los indicadores: “40% de los jugadores ya presentan anticuerpos porque ya tuvieron covid-19. Ahí también se integra la prueba de anticuerpos, y eso es otra medida para ahorrarle recursos a los equipos para que el que presente anticuerpos ya no tenga que hacerse el PCR o el antígeno. Así se reforzó el protocolo”.

El martes 19 el club Monterrey reportó 19 infectados de coronavirus. El brote afecta a jugadores, cuerpo técnico y personal administrativo. Enseguida, el club América acusó de negligencia al equipo regiomontano, al indicar que los Rayados estaban al tanto de los casos de infección desde un día antes de que ambos equipos disputaran su juego de la jornada 2 del torneo Guard1anes 2021, y que no tomaron las medidas necesarias.

“Es indispensable una mayor responsabilidad de todos para disminuir los contagios por coronavirus. Consideramos que el equipo titular de Rayados pudo haber tomado precauciones adicionales al enterarse que algunos de sus jugadores dieron positivo un día antes del juego de la jornada 2”, señaló el América en un comunicado.

Al mismo tiempo, el club confirmó que “se han presentado algunos síntomas relacionados con el virus entre jugadores del equipo”. El portero Guillermo Ochoa, el colombiano Nicolás Benedetti y Richard Sánchez resultaron los contagiados por coronavirus, tras las pruebas realizadas.

“Lo del club Monterrey fe un caso atípico y se tuvo que reprogramar su partido (dos en total). Luego se presentó la situación del América y el domingo 24 confirmamos que sólo hubo tres jugadores infectados, por lo que se reprogramó el juego (el martes 26). Así vamos a seguir con mucha capacidad de pruebas para tener la posibilidad de anticipación y proteger, primero, la salud del jugador; y segundo, la integridad del campeonato”, garantiza Arriola.  

Reportaje publicado en el número 2309 de la edición impresa de Proceso, en circulación desde el 31 de enero de 2021.

Comentarios