Desaparecidos

El "corredor de la muerte" en Guanajuato

Salvatierra, Cortazar, Acámbaro y Celaya tienen el dudoso honor de haberse convertido en el “corredor de la muerte” en Guanajuato. En sólo medio año, colectivos de búsqueda han encontrado ahí los restos de 230 personas ejecutadas e inhumadas clandestinamente.
sábado, 20 de marzo de 2021

Cuatro municipios –Salvatierra, Cortazar, Acámbaro y Celaya– tienen el dudoso honor de haberse convertido en el “corredor de la muerte” en el estado de Guanajuato. En sólo medio año, colectivos de búsqueda han encontrado en esas cuatro demarcaciones los restos de 230 personas ejecutadas e inhumadas clandestinamente. Las buscadoras debieron detener su labor durante casi un año, por la pandemia; pero ya no pudieron esperar más. Proceso acompañó a esas mujeres en una de sus tenebrosas pesquisas.

CELAYA, Gto. (Proceso).– Enterrados en periodos distintos, sin coincidencia en las formas de inhumación, con disparidades en las edades de las víctimas: así son las fosas clandestinas halladas en cuatro municipios de ésta, la región sur del estado, convertida en un “corredor de la muerte”.

Salvatierra, Acámbaro, Cortazar y Celaya, todos municipios vecinos, son en este caso paradas funestas en el peregrinar de familiares y colectivos que buscan a cientos de víctimas de desaparición en Guanajuato.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB), los restos de unas 230 personas han sido recuperados en cuatro puntos de estos municipios, ubicados por los mismos colectivos en sólo seis meses.

Este periodo abarca el inicio de búsquedas en campo que para los 12 colectivos ya constituidos en el estado apenas están empezando.

En el más reciente descubrimiento, un muy extenso predio en la loma donde termina la comunidad El Sauz de Villaseñor, en Celaya, hay indicios de que se podría superar el número de los encontrados antes en Salvatierra, Acámbaro y Cortazar, dice a Proceso la titular de la CNB, Karla Quintana Osuna.

Del 20 de febrero al pasado martes 16, de este sitio se habían recuperado los esqueletos completos de 20 personas, además de otros restos (cráneos y costillas) sólo de un área aproximada de 50 metros cuadrados, de una extensión total de 15 hectáreas.

Es decir, apenas se han abierto pozos y se han obtenido hallazgos en un área que representa menos de 2% de la extensión del lugar.

“Esto va para largo… hasta el momento no tenemos plazo; creemos que va a ser un hallazgo grande”, dijo la comisionada en una visita efectuada el martes 16, en la que presenció la recuperación de tres esqueletos.

De las 15 hectáreas, casi siete han sido ya limpiadas de maleza y algunos huizaches, por lo que sobresalen claramente las decenas de banderitas amarillas y rojas que marcan los posibles puntos positivos que tendrán que ser excavados.

Fragmento del reportaje publicado en la edición 2316 de la revista Proceso, cuya edición digital puede adquirir en este enlace.

Comentarios