Coronavirus

En Ecatepec, a río revuelto... ganancia de Morena

Ecatepec, uno de los municipios más poblados de México, albergó escenas de caos, enojo y bloqueos a causa de la desorganización en los primeros días de vacunación para los adultos mayores de 60 años.
sábado, 6 de marzo de 2021

Ecatepec, uno de los municipios más poblados de México, albergó escenas de caos, enojo y bloqueos a causa de la desorganización en los primeros días de vacunación para los adultos mayores de 60 años. El mando y la estrategia fueron responsabilidad exclusiva del delegado regional de los Servidores de la Nación, Edmundo Luis Valdeña, funcionario adscrito a la Secretaría de Bienestar que tomó el control del personal mexiquense destinado para aplicar las dosis, contrario a lo ocurrido en la Ciudad de México, donde el gobierno local sí asumió el manejo de las vacunas.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).– El arranque de la vacunación en Ecatepec, el municipio más poblado del Estado de México y el quinto del país, exhibió la falta de un protocolo unificado para aplicar el Programa Nacional de Vacunación en territorio nacional y la discrecionalidad con la que pueden operar los delegados regionales de los Servidores de la Nación.

Con 1 millón 645 mil 352 habitantes, según el censo de 2020, este ayuntamiento comenzó su programa de inmunización contra el virus SARS-CoV-2 con una gran carencia de información para los adultos mayores de 60 años y con sólo dos centros de vacunación, por decisión del delegado regional de los llamados Siervos o Servidores de la Nación, Edmundo Luis Valdeña Bastida.

Además, el funcionario adscrito a la Secretaría del Bienestar subordinó a la logística de los Servidores de la Nación a todo el personal sanitario que el Instituto de Salud del Estado de México (ISEM) asignó para las jornada de vacunación y se apoyó de manera casi exclusiva en presuntos “voluntarios”.

Sin embargo, los “voluntarios” en realidad eran empleados del ayuntamiento gobernado por Fernando Vilchis, un alcalde emanado de Morena, que busca la reelección y que enfrenta al menos cinco demandas de amparo por el desabasto de agua que padecen alrededor de 1 millón 200 mil personas que habitan 124 colonias de Ecatepec.

“En todas las sedes el gobierno municipal ha estado ayudando con distintas áreas, de gobierno, ecología, movilidad, varias áreas en distintas sedes. La idea es que también ellos participen”, asegura Luis Valdeña.

A diferencia de lo que ocurre en la Ciudad de México, donde la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, tomó el control de los centros de vacunación –subordinando a los Servidores de la Nación al gobierno local–, en el Estado de México la estructura  del gobernador priista Alfredo del Mazo fue la gran ausente en la estrategia de inmunización contra el covid-19, aplicada en Ecatepec.

El papel de las autoridades estatales se limitó a proporcionar personal de enfermería y médicos del ISEM, adscritos a los programas ordinarios de vacunación, para apoyar la estrategia federal de inmunización, siempre bajo el mando de Valdeña Bastida en su calidad de delegado regional de los Servidores de la Nación.

“Nosotras no podemos hablar, somos personal de los programas de vacunación, nos capacitamos desde hace una semana o dos, pero quienes están a cargo de la operación y de los informes son las jovencitas de los Servidores de la Nación”, confió off the record una jefa de enfermeras del ISEM.

En tres centros de vacunación visitados por Proceso en Ecatepec la respuesta fue similar: el mando y la estrategia eran responsabilidad exclusiva de los Siervos de la Nación, por lo que el personal sanitario, con toda su experiencia en la materia, estaba obligado a guardar silencio y a atender el flujo de miles de ancianos, bajo el orden acordado por los funcionarios federales.

No obstante, el delegado regional de la Secretaría de Bienestar argumenta que sí existe plena colaboración. 

“Es, como sabrás, una coordinación de los tres niveles de gobierno, entonces participa el gobierno federal, el IMSS; participa el ISEM y la jurisdicción sanitaria, que también pertenece al sistema de salud del Estado de México. Es una coordinación entre los tres órdenes de gobierno”, insiste.

“Así estaba planeado”

El arranque de la vacunación masiva en Ecatepec en un solo centro de inmunización no fue una situación improvisada ante la llegada al país de las 200 mil dosis de la vacuna Coronavac. Por el contrario, es una estrategia de los Servidores de la Nación para calibrar la presión que podía aguantar un gran centro de vacunación, asegura Edmundo Luis Valdeña Bastida.

En entrevista con Proceso, el delegado regional de los Siervos de la Nación en Ecatepec defiende la logística aplicada en un municipio que acumula 4 mil 122 defunciones desde el inicio de la pandemia, así como 29 mil 132 contagios. Además, rechaza que se compare la logística implementada en la Ciudad de México con lo ocurrido en Ecatepec.

“(Los dos centros) fueron parte de una estrategia más amplia, pero al final del día decidimos, en conjunto, ver hasta dónde podíamos aguantar con una sede tan grande como la de Las Américas. 

“Y, bueno, funcionó y pudimos abrir ese mismo día ante tanta gente el tercer punto de vacunación, que es la alberca de Las Américas, y eso nos ayudó a descompresionar y nos dimos cuenta que abriendo los demás centros, pues obviamente íbamos a descompresionar todo lo que habíamos concentrado en el punto de Las Américas”, explica.

La noche del 20 de febrero el alcalde de Ecatepec, Fernando Vilchis, anunció el inicio del proceso de inmunización con los biológicos de Sinovac, detonando gran expectativa entre la población. 

Sin embargo, sus dos primeras publicaciones sobre el tema en redes sociales (Twitter y Facebook) fueron borradas y la información dejó de fluir.

Hasta la tarde del 21 de febrero, Vilchis compartió en redes sociales la ubicación de nueve de los 10 módulos de vacunación que se iban a instalar en Ecatepec entre el 22 y 24 de febrero, mostrando las fechas escalonadas en la apertura de cada sede. 

Pero ante la poca información, aunada a la falta de llamadas telefónicas de los Servidores de la Nación, los nietos e hijos de los adultos mayores se fueron a formar una noche antes al Centro Cultural y Deportivo Las Américas.

En el primer día de vacunación los dos primeros centros de vacunación en Las Américas fueron rebasados y se tuvo que abrir un tercero en la zona conocida como Las Albercas.

El 22 de febrero el caos se repitió en el Centro Cívico Melchor Múzquiz, recuerda Ofelia Méndez. Alrededor de las nueve de la noche los jóvenes de su familia se fueron a formar.

El gobierno de Ecatepec intentó ­desalentar la fila anticipada con el uso de patrullas de la Policía Municipal, que cada hora daban vueltas alrededor del centro de vacunación. 

“Nos decían que ahí no iban a vacunar y que no iban a empezar el martes, nos querían mandar a Las Américas, pero es un lugar que está muy lejos y, además, nosotros ya estamos achacosos”, cuenta doña Ofelia.

Nadie se rindió. A las cinco de la mañana del martes las abuelas y papás relevaron a hijos y nietos. A las siete de la mañana la Policía Municipal de Ecatepec volvió a insistir en que no se iban a aplicar las dosis en esa sede, pero nadie se retiró.

Las familias comenzaron a organizarse para bloquear la avenida Central en caso de que fuera necesario, pero, ante la persistencia de los adultos mayores, comenzaron a llegar las enfermeras… y las vacunas. El desvelo de doña Ofelia y su familia rindió frutos hasta la una de la tarde, cuando finalmente fue inmunizada.

En el Centro Cívico de Río de la Luz la gente sí realizó bloqueos. Los Servidores de la Nación ya no tuvieron más opción que corregir la estrategia de centralizar la vacunación y hacerlo de manera escalonada.

Aún así, las aglomeraciones y las filas de hasta cinco horas de espera se repitieron en casi todos los centros de inmunización de Ecatepec durante tres días. 

El 25 de febrero fue cuando finalmente se abrieron las 10 sedes de vacunación que van a operar en Ecatepec hasta la tercera semana de marzo, según los cálculos de Luis Valdeña.

“El lunes arrancamos oficialmente con dos (centros), aunque durante el transcurso del día tuvimos que instalar un tercero. El martes integramos dos centros más, el miércoles cuatro más y hoy (25 de febrero) esta última sede. Ésta es la décima sede en la Universidad Estatal del Valle de Ecatepec (Uneve)”, detalla.

El funcionario federal agrega que cada sede cuenta con alrededor de 2 mil dosis diarias de la vacuna contra el covid-19 para ser inyectadas en los adultos mayores, evitando que se desperdicie el biológico, pero con la posibilidad de descongelar un lote adicional en caso de que la demanda sea mucha en algunos de los centros de vacunación.

“Ya cerramos con 10 sedes que cubren toda la zona geográfica.  Es decir, se zonificó el municipio y a través de esto tendrías una cantidad determinada de población, de distintas colonias que rodean a cada una de las sedes”, plantea.

“Mejor” que en la CDMX

Hombre cano, mayor de 50 años, Luis Valdeña no porta el chaleco café con letras y emblemas guindas que caracteriza a los Siervos de la Nación, pero sí comparte el discurso presidencial contra los privilegios y responsabiliza a la prensa de las críticas que ha recibido la campaña de vacunación iniciada en Ecatepec, el pasado 23 de febrero.  

La cabeza de la brigadas Correcaminos en ese municipio también habla del “sello personal” que cada delegado regional de los Servidores de la Nación puede poner en práctica al momento de planear la vacunación masiva en su demarcación territorial.

Incluso, defiende la determinación que se tomó en Ecatepec de no citar por orden alfabético, utilizando los apellidos, a los 200 mil adultos mayores que viven en ese ayuntamiento.

“Creo que cada equipo (de las brigadas Correcaminos) tiene su estilo de trabajar. Pudiera ser que tomáramos ejemplos, datos, alguna operación que ellos hacen y que nos pueda servir, pero nosotros ya habíamos trazado una ruta y creemos que ha sido una ruta adecuada”, justifica.

En contraste, una de las quejas más recurrentes entre los adultos mayores con quienes Proceso habló mientras hacían fila en el Centro Cultural y Deportivo Las Américas, así como en el Centro Cívico Melchor Múzquiz, fue la falta de horarios específicos para que acudieran a vacunarse.

Además, varios de los consultados señalaron que al no recibir la llamada telefónica que los Servidores de la Nación supuestamente les iban a hacer, para informarles en qué día y en qué horario se tenían que vacunar, decidieron acudir a formarse, aunque eso los expusiera a las aglomeraciones.

“Nunca me llamaron, ¿a quién le apura esto de la vacunación? Por eso me dije, si no me han hablado ni me van a hablar, mejor me voy, sin importar cuanto tiempo me tarde; no vine en la mañana porque no aguanto el frío, mejor me espero, nos apura a nosotros, no a ellos”, explicó Yolanda Monroy.

Pero la falta de información y las contradicciones continuaron hasta el 25 de febrero, cuando los 10 módulos de vacunación ya estaban abiertos. Así, en las filas de Múzquiz negaban la vacuna a quien no tuviera su número de folio tramitado por internet. En contraste, la encargada del módulo, Jéssica Cruz, afirmaba que tenían computadoras para hacer el registro.

En Las Américas les hacían el registro a los adultos mayores y en la Uneve todavía estaban consiguiendo las computadoras para poder hacer dicho proceso, según explicó el propio Luis Valdeña.

Tampoco había mayor información sobre las personas mayores con algún tipo de discapacidad que ya no pueden desplazarse o que no cuentan con familia que les ayude. En esos casos, reviró el delegado regional, “pedimos a la población que los ayude”.

En este contexto, admite que la vacunación a domicilio se sigue planeando. “Tenemos una población adulta mayor que también está postrada. Que no tiene movilidad. Por la misma edad o por accidentes no se pueden mover de la cama. Entonces, sí estamos en una planeación de llevar a cabo la vacunación en sus domicilios, pero tenemos que hacer una planeación adecuada”. 

Ante las críticas, el funcionario federal cuestiona el papel de los medios de comunicación y rechaza la comparación con la Ciudad de México. 

“Se dice fácil, pero ayer el DF atendió a 20 mil y tantas personas, en los puntos que tenía. Ecatepec, con nueve puntos, atendió a 18 mil personas. Y todavía por ahí algunos miembros de la prensa, de los cuales omitiré su nombre porque es su opinión y es su derecho ejercerla, decían que independientemente de que hayamos hecho 18 mil atenciones, había sido mejor el evento del Distrito Federal, con la intención de que se opinara alguna situación. Nosotros seguimos trabajando, nuestro objetivo es atender a 200 mil adultos mayores de Ecatepec y lo vamos a lograr”, concluyó.   

Reportaje publicado el 28 de diciembre en la edición 2314 de la revista Proceso, cuya edición digital puede adquirir en este enlace.

Comentarios