Energía

En la mira, el coloso energético de Iberdrola y González Guajardo

En la lucha jurídica por la Ley de la Industria Eléctrica que sostienen el gobierno federal y los productores privados están en juego los negocios de la trasnacional Iberdrola y de la familia de Claudio X. González que a través del emporio Kimberly Clark acumula ocho permisos en el rubro energético.
lunes, 12 de abril de 2021

La lucha jurídica por la Ley de la Industria Eléctrica que sostienen el gobierno federal y los productores privados de energía tendrá consecuencias de gran alcance. Sobre todo están en juego los negocios que la trasnacional Iberdrola y la familia del empresario Claudio X. González montaron al amparo de las modificaciones legales del sexenio salinista, y por parte del gobierno, la posibilidad de liberar a la Comisión Federal de Electricidad de una obligación onerosa.

CIUDAD DE MÉXICO (proceso).- En caso de prevalecer la Ley de la Industria Eléctrica promovida por el presidente Andrés Manuel López Obrador, que diversas firmas pretenden tumbar mediante un sinfín de amparos, resultarán severamente afectados sobre todo dos emporios: el gigante español Iberdrola y la familia del magnate Claudio X. González.

Hace poco más de un año, el 6 de febrero de 2020, la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) fortaleció a esos dos “agentes económicos” al permitir que realizaran una “concentración”, es decir, se unieran para generar energía.

Iberdrola tiene en su haber decenas de permisos para generar energía, transportar gas y proveer de hidrocarburos a la población; mientras que la mencionada familia, a través del emporio Kimberly Clark y en especial de Guillermo de Jesús González Guajardo –hermano de Claudio X.–, acumula ocho permisos en el mismo rubro.

Pero ninguno es tan provechoso como el que obtuvieron en 2020, cuando la Cofece avaló la unión entre Iberdrola y las empresas de Guillermo González Guajardo para manejar todas las obras que conlleva el gasoducto Tamazunchale, en San Luis Potosí.

Un integrante del clan González Guajardo tiene los permisos de generación de energía; otro, de transporte de gas; otro posee los terrenos, y así desde el año pasado esa familia es la gran ganadora de la reforma energética de Enrique Peña Nieto, que obliga a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) a comprarle energía por 25 años. Éstos son parte de los 33 permisos de energía que la CFE empezó a revisar desde 2019.

Claudio X. González ha criticado y cuestionado duramente las decisiones presidenciales. El pasado 19 de marzo, López Obrador deslizó, sin dar detalles, nombres de grandes permisionarios de energía que exprimen a la CFE por el tipo de contratos firmados. Entre ellos mencionó a la familia de Claudio X. González, Bimbo, Walmart e Iberdrola.

Acumulación y abundancia

Kimberly Clark, el emporio de la familia González Laporte y González Guajardo, ha estado cerca de los últimos gobiernos priistas y panistas.

Claudio González Laporte, padre del clan, fue asesor del entonces presidente Carlos Salinas de Gortari, que impulsó las reformas a la Ley del Sistema Eléctrico y abrió la puerta a los llamados “productores independientes”, es decir, generadores de energía privados.

Éstos mantuvieron su esquema hasta la reforma energética de Peña Nieto en 2013. En el camino, la empresa que encabeza González Laporte, Kimberly Clark, logró cinco contratos de parte de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), organismo autónomo encargado de otorgar el aval en materia de energía, gas e hidrocarburos.

Su hijo, Guillermo González Guajardo, fue el encargado de formar el entramado energético más allá de Kimberly Clark.

Fragmento del reportaje publicado en la edición 2319 del semanario Proceso, cuya versión digital puedes adquirir aquí.

Comentarios