Kiril Todorov

A pesar de ser imputado, cheque en blanco a Todorov

Pese a las anomalías y aunque llegue a estar en prisión esperando sentencia, Kiril Todorov seguirá en funciones como presidente de la Federación Mexicana de Natación (FMN).
sábado, 24 de abril de 2021

Luego de 45 reuniones con autoridades deportivas en México en torno al caso de Kiril Todorov –quien modificó los estatutos de la Federación Mexicana de Natación en su afán de permanecer un cuarto periodo al frente de la institución y quien además enfrenta un proceso judicial que podría llevarlo a la cárcel–, el paraguayo Juan Carlos Orihuela, miembro de la Federación Internacional de Natación, sostiene que las partes involucradas llegaron a un “final feliz”: pese a las anomalías y aunque esté en prisión esperando sentencia, Todorov seguirá en funciones.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).– El viernes 9, en un juzgado del Reclusorio Norte se suspendió la audiencia de impu­tación programada para que la Fiscalía General de la República consignara ante un juez el expediente que contiene las acusaciones contra el presidente de la Federación Mexicana de Natación (FMN), Kiril Todorov.

Información proporcionada a Proceso por el Consejo de la Judicatura Federal indica que la audiencia en la que el juez revisaría el caso para determinar si el indiciado queda vinculado a proceso fue suspendida porque Todorov reclamó la presencia de un intérprete de búlgaro, a pesar de que habla y entiende perfectamente el español.

Si bien ha pasado más de la mitad de su vida en México, por tratarse de un ciudadano procedente del extranjero (nació en Sofía, Bulgaria, el 10 de diciembre de 1980) Todorov tiene derecho a asistencia consular y a tener un intérprete que hable su lengua materna.

Sin embargo, utilizó esos beneficios como una argucia legal para esquivar la primera audiencia donde, dependiendo de los delitos de que se le acusen, puede quedar vinculado a proceso y, si es el caso, sujeto a prisión preventiva.

Dado que por la relevancia del caso en este mismo mes el centro de justicia penal agendará una nueva fecha para la audiencia de imputación, en breve Todorov comenzará una batalla legal.

Miembro de la Federación Internacional de Natación (Fina) y presidente de la Confederación Sudamericana de Natación, el paraguayo Juan Carlos Orihuela es claro en su postura: en tanto no exista una sentencia firme que señale a Todorov como culpable de cualquier ilícito, dice, se respetará su presunción de inocencia.

–¿Qué pasaría si como parte del proceso judicial al presidente de la FMN se le dicta prisión preventiva? ¿Podría continuar en funciones? –se le pregunta a Orihuela.

–Vamos a estudiarlo en su debido momento. Quien ya esté juzgado definitivamente no podrá ejercer ningún cargo; eso es en México y en cualquier país. Mientras no tenga una sentencia definitiva se sigue presumiendo la inocencia de la persona.

“Vamos a respetar las leyes de la Fina, del Comité Olímpico Internacional y lo que estará figurando en el propio estatuto de la Federación Mexicana de Natación quedó estipulado por las partes en un acuerdo al que llegamos.”

Pero ese acuerdo es confidencial. Orihuela así lo señaló y no quiso dar un solo detalle del mismo. La reportera insistió al pedirle que se manifestara sobre lo que ocurriría en caso de que Todorov llevara su proceso en prisión preventiva.

Orihuela insistió en la presunción de inocencia.

La cláusula protectora

Proceso obtuvo una copia del mencionado acuerdo. Llama la atención que el inciso “e” del acuerdo ocupa el párrafo más largo del documento y se refiere justamente a este tema.

Queda clara cuál es la posición de los involucrados: aunque esté en la cárcel esperando sentencia, la Fina, la Conade y el Comité Olímpico Mexicano (COM) permitirán que Todorov siga en funciones.

“Incluir en el estatuto una cláusula que indique que toda persona sujeta a una sentencia definitiva –y toda vez que la vinculación a proceso significa seguir investigando a una persona bajo la autorización judicial y que implica la imposición o no de una prisión preventiva entendida como medida cautelar garantizadora de los fines del proceso– es imprescindible determinar que sólo ante sentencia que cause estado en el ámbito nacional e internacional procederá la destitución del cargo que la asamblea confiere al presidente de la Federación Mexicana de Natación o, en su caso, será causa de inelegibilidad para algún candidato para ocupar un puesto en el Consejo Directivo (sic).”

Esta cláusula es un cheque en blanco para el federativo y pone al desnudo cómo Todorov está siendo protegido por los órganos rectores del deporte nacional e internacional.

Orihuela acaba de pasar seis días en la Ciudad de México. Por disposición de la Fina, el funcionario viajó al país para investigar por qué en la mencionada asamblea del 25 de febrero Todorov modificó un sinnúmero de artículos del estatuto de la FMN para su conveniencia y no en pos de favorecer un proceso electoral transparente, limpio y con piso parejo para los aspirantes al puesto de presidente.

En ese periodo Orihuela se reunió con presidentes de las asociaciones de la FMN; deportistas de las disciplinas acuáticas; padres de familia; con el presidente del COM, Carlos Padilla Becerra; con la directora de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), Ana Guevara, y con el propio Todorov.

Escuchó las voces de quienes se quejaron de la indiferencia y abusos del presidente de la FMN, quien, según consideran, ha dañado el deporte; también las de sus incondicionales, quienes están dispuestos a ayudarlo para que se perpetúe en el cargo al que llegó desde 2009 y en el que se reeligió en 2013 y 2017.

El resultado de esas reuniones es ese acuerdo al que llegó Orihuela como representante de la Fina con Ana Guevara; Mario García, secretario general del COM, y el propio Todorov. Ese documento contiene los cambios al estatuto de la FMN que serán presentados ante la Fina para que el organismo internacional los avale y con base en ellos se puedan regir los deportes acuáticos en México.

El estatuto de la Fina contempla que ningún funcionario de ese organismo puede estar más de tres periodos de cuatro años en un cargo, como planea hacerlo Todorov. Es absurdo que entonces se le pretenda dar manga ancha para contender por un cuarto periodo.

Para garantizar su continuidad, en la mencionada asamblea del 25 de febrero –que apenas duró 40 minutos– de forma exprés y con una votación de 20-3 en la que ni siquiera hubo oportunidad de discutir los cambios, Todorov hizo un cambio fundamental: eliminó la disposición que le exigía tener las dos terceras partes de los votos. En lugar de eso puso por escrito que con la mayoría simple es suficiente.

De esta manera, Orihuela fue enviado a México por la Fina para llevar a cabo una investigación sobre las condiciones que privan en la FMN de cara a un proceso electoral que estaba programado para el 30 de marzo último pero que, por órdenes del organismo internacional, fue suspendido.

Un final feliz

Entre los puntos a tratar, Orihuela tenía en su agenda cinco que supuestamente no estaban sujetos a negociación con Todorov: si el actual presidente pretende reelegirse por tercera ocasión deberá contar con las dos terceras partes de los votos, los sufragios no pueden ser por planilla sino puesto por puesto, la votación tiene que ser nominal y secreta, que tengan derecho a voto el mayor número de asociaciones estatales posibles, para lo cual deberán estar regularizadas.

Asimismo, la revisión de los documentos que le permitirá a las asociaciones regularizarse la hará un cuerpo colegiado integrado por el COM, la Conade y la Fina.

Lo anterior permitiría que puedan votar al menos otras siete asociaciones –el IMSS, la Laguna, Campeche, Tabasco, Tlaxcala, Querétaro y Sonora– que hoy día no tienen ese derecho, porque como han manifestado su desprecio por la continuidad de Todorov, el federativo las tiene inhabilitadas y no les recibe la documentación que les permita estar en orden.

Pero lo innegociable se convirtió en una moneda de cambio. Todorov puso de rodillas a la Fina. Al final, Orihuela sólo consiguió cambiar que, en lugar de mayoría simple, el federativo necesite 60% de los votos, que las votaciones serán secretas sólo para las elecciones, que sí se votará por planillas, pero “sólo” los cargos de presidente, vicepresidente, secretario general y tesorero; por lo que atañe a los consejeros, se elegirán puesto por puesto.

Con estas modificaciones, según Orihuela, se garantiza el piso parejo para los candidatos que aspiran a contender por el puesto de presidente de la Federación Mexicana de Natación.

El siguiente paso es que la FMN envíe a la Fina un borrador con la propuesta de nuevo estatuto, si el máximo órgano rector de los deportes acuáticos lo aprueba, entonces se deberá convocar a una asamblea extraordinaria para que los presidentes de las asociaciones estatales ratifiquen con su voto esos cambios.

Luego el estatuto regresará nuevamente a la Fina. A partir de entonces ya se puede definir una fecha para realizar la asamblea ordinaria donde tendrá lugar el proceso electoral que determinará quién será el presidente de la FMN.

Hasta ahora, además de Todorov tres personas han levantado la mano para sucederlo en el cargo: el exnadador Felipe El Tibio Muñoz, campeón olímpico en México 68; el exclavadista Fernando Platas, ganador de medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, y Miguel Valtierra, presidente de la asociación estatal de Nuevo León.

“Me enviaron para averiguar la verdadera situación de la Federación Mexicana de Natación, me reuní con candidatos, presidentes de asociaciones, deportistas y exdeportistas, con entrenadores y con dirigentes vinculados al mundo acuático para tener la mayor información de la situación actual para hablar después con el COM, la Conade y la propia federación. Fui muy abierto con todos, incluso con los padres de familia. Tuve más de 45 reuniones desde que pisé la Ciudad de México”, comenta Orihuela.

–¿Puede concluir que hay abusos por parte del presidente de la FMN por cómo modificó el estatuto? –se le pregunta.

–Yo no soy un juez, no soy quién para opinar sobre la situación en México. Vine a escuchar y a ayudar para gestionar reuniones en pos de algo que traiga tranquilidad a los deportes acuáticos en México y he tenido las suficientes puertas abiertas de todas las partes. Me voy contento con el resultado final y llevo un informe a la Fina de las conversaciones que he tenido. Mi misión fue muy clara y he cumplido. Estoy llevando una solución; lo más conveniente posible para la federación. Nosotros no pensamos en las personas, la federación es lo más importante.

–Pero encontró las cosas mal. ¿Eso concluye?

–No. Puedo decir que todas las partes hemos llegado a un final feliz.

Reportaje publicado el 18 de abril en la edición 2320 de la revista Proceso, cuya versión digital puede adquirir en este enlace.

Más de

Comentarios