Violencia de género

Neil Arias, de Tlachinollan: "En la Montaña de Guerrero las mujeres son nada"

"En la Montaña las mujeres son desaparecidas, violentadas sexualmente y asesinadas… y no pasa nada", lamenta la abogada del Centro de Derechos Humanos Tlachinollan. "Un comando puede entrar a la casa o al trabajo de una mujer, raptarla, asesinarla y no hay castigo", expone.
jueves, 29 de abril de 2021

La violencia feminicida en la región de la Montaña de Guerrero se recrudece año con año sin que ninguna autoridad pueda intervenir, denuncia Neil Arias Vitinio, abogada del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan. En entrevista, la defensora desnuda la situación de las mujeres en el estado, que se agrava por su marginación y la presencia del crimen organizado, que las toma como botín de guerra. “Un comando puede entrar a la casa o al trabajo de una mujer, raptarla, asesinarla y no hay castigo”, expone.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Guerrero se conmocionó el sábado 10 con la divulgación de una alerta en redes sociales para localizar a Alma “M”, una pobladora de Huamuxtitlán, región de la Montaña, que en la víspera fue secuestrada de su domicilio por hombres armados que la subieron a un automóvil negro. 

La joven de 26 años vivía con sus dos hijos (de 10 y cuatro años) y su familia supo del violento rapto por el menor de los niños.

Cuatro días después las redes sociales difundieron las imágenes de un cuerpo desnudo, envuelto en bolsas negras de basura… Era Alma; fue reconocida por su familia por las uñas esmaltadas de color verde que se observaban en las fotografías publicadas.

La noticia sobre el hallazgo del cuerpo en estado de putrefacción, tirado en la carretera Huamuxtitlán-Xochihuehuetlán, conmocionó a la familia. 

La denuncia de Alma “M” fue registrada por las autoridades de la Fiscalía General del Estado de Guerrero, sin que se realizaran diligencias para su localización. Ni siquiera acudieron al lugar de los hechos para registrar cómo se la llevaron ni determinar cómo es que su cuerpo sin vida apareció a 30 minutos de su domicilio.

“En la Montaña las mujeres son desaparecidas, violentadas sexualmente y asesinadas… y no pasa nada. Las autoridades no actúan con debida diligencia; la indolencia que vemos en el caso de Alma no es distinto a lo que ocurre día a día en esta región”, lamenta Neil Arias Vitinio, abogada del Centro de Derechos Humanos de la Montaña, Tlachinollan.

Con más de 20 años en la organización, a Arias le ha tocado registrar la evolución de la violencia feminicida en la Montaña, región que abarca 19 de los 81 municipios que tiene Guerrero, entre ellos los más pobres del país, como Cochoapa el Grande y Metlatónoc.

“Este último caso (Alma) se parece mucho a uno ocurrido en mayo de 2018, a 10 metros de las oficinas de Tlachinollan: una joven que trabajaba en una estética fue sacada del establecimiento por hombres armados, se la llevaron en una camioneta con vidrios polarizados. Al tercer día apareció amarrada, sin ropa y estrangulada.

“Me impactó muchísimo porque es una prueba de que en la Montaña y en Tlapa una como mujer no es nada, nadie tiene garantías de nada. Cerca de Tlachinollan está la Policía Preventiva y nadie pudo hacer nada por esa chica; los criminales pueden operar de manera impune”, reflexiona conmovida la abogada.

Este texto es un adelanto del reportaje publicado en el número 2321 de la edición impresa de Proceso, en circulación desde el 25 de abril de 2021.

Comentarios