Revista Proceso

Marco Antonio Cruz: Estética de una vida en dos volúmenes

El material fotográfico y documental de aquella muestra constituyó la base del número 36 de la revista Luna Córnea, publicada en 2018.
domingo, 4 de abril de 2021

Recién aparecidos, ambos documentan la huella del fotógrafo en diversos momentos de su ya larga carrera: El primero, Poéticas sobre la ceguera, es un trabajo del investigador Arturo Ávila Cano sobre la historia de tres músicos ciegos captados por Cruz en la calle y que obtuvo el Premio Nacional de Ensayo sobre Fotografía 2018; el segundo, La construcción de una mirada, en el cual el historiador Alberto del Castillo Troncoso recoge su producción de la década 1976-1986 y que será presentado este 15 de abril.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Desde antes de viajar en 2014 a Sudamérica para una visita académica, el historiador Alberto del Castillo Troncoso se interesó en la vida y trayectoria del foto-reportero Marco Antonio Cruz, quien dirige el departamento de fotografía de Proceso.

Imponente, aparece el magno volumen Marco Antonio Cruz: la construcción de una mirada (1976-1986), una coedición del Instituto Mora y Conacyt con 633 páginas y 140 imágenes en blanco y negro, que abre con el primero de los tres gruesos capítulos, “Inicio de viaje”, diciendo: “Marco Antonio Cruz nació el 3 de noviembre de 1957 en la Casa de la Maternidad Haro y Tamariz, en la ciudad de Puebla”, y en palabras del fotógrafo:

Desde niño tenía inclinaciones por el arte, dibujaba y hacía piezas en plastilina, sobre todo en la escuela primaria. Como dibujaba mejor que el maestro, éste siempre me pasaba al pizarrón para dibujar principalmente escenas históricas. Mi mamá nunca entendió esta inclinación, aparte de que vivíamos en la precariedad. Mi papá se fue de la casa cuando yo tenía como siete años y mi madre trabajó todo el tiempo en fábricas textiles para mantenernos, así que en cierta forma crecí solo (…).

Del Castillo Troncoso, doctor por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y El Colegio de México, explica en la introducción que el libro es resultado de una labor realizada de 2013 a 2019:

“En los últimos años, la investigación en curso se entrelazó con la feliz coincidencia de la curaduría de la exposición Marco Antonio Cruz. Relatos y posicionamientos, 1977-2017, que realicé con los investigadores Laura González y Alfonso Morales en el Centro de la Imagen (julio-septiembre de 2017), y en la que pude repensar, matizar y ampliar algunos de los planteamientos desarrollados en este ensayo (…).”

El material fotográfico y documental de aquella muestra constituyó la base del número 36 de la revista Luna Córnea, publicada en 2018.

“(…) no se trata de un seguimiento exhaustivo en torno a la obra de Cruz, ni nuestra labor se agota en un esquema cronológico o de corte cuantitativo, lo que ha implicado dejar en el camino algunos reportajes y notas informativas en las que intervino el autor. (…) a lo largo de estas páginas hemos seguido una línea de trabajo de orden cualitativo, que pretende recuperar algunos de los momentos más relevantes de la trayectoria del fotógrafo, al tiempo que señalar algunos de los puentes y vasos comunicantes entre el ejercicio del fotoperiodista cotidiano de medios tan demandantes como Oposición, Así es y La Jornada (…).”

Alguien me avisó de la convocatoria para ingresar a la Escuela Popular de Arte de la UAP. Me presenté; como 50 chicos dibujaban. El artista gráfico Jorge Pérez Vega me pidió que dibujara un tema. Hice un trabajo a lápiz de cientos de cubos flotando en un espacio. Finalmente con ese dibujo fui seleccionado para formar parte de la primera generación de estudiantes de arte.

“Por su parte, Cruz señala que, entre otras experiencias inéditas en su paso por la EPA, también aprendió a pintar con las manos cubiertas de chapopote con el maestro Miguel Ángel España (…). La nueva formación académica incluyó también su participación en sus primeras clases de dibujo con modelos desnudas –toda una experiencia estética-erótica-política que nunca olvidará– y con todo ello fue encontrando gradualmente su vocación en las artes visuales.”

 

Fragmento del reportaje publicado en la edición 2318 de la revista Proceso, cuya edición digital puede adquirir en este enlace.

Comentarios