Ricardo Salinas Pliego

Salinas Pliego y su guerra a muerte contra el INE

Ricardo Salinas Pliego dejó plasmada su postura en un artículo el 29 de marzo: “El INE debe morir”. Tal vez esa animadversión tenga que ver con que el INE ha amonestado y aplicado multas millonarias muchas veces, desde 2008, a TV Azteca, por violar normas y vedas electorales.

El empresario Ricardo Salinas Pliego dejó plasmada su postura en un artículo el 29 de marzo: “El INE debe morir”. Tal vez esa animadversión del segundo hombre más rico de México tenga que ver con que el Instituto Nacional Electoral ha amonestado y aplicado multas millonarias muchas veces, desde 2008, a TV Azteca, por violar normas y vedas electorales. Y en el texto periodístico en el que pide el fin del organismo electoral, el magnate del Ajusco desglosa las razones de su requerimiento, que coinciden con las expuestas por el presidente López Obrador.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).– La posición del empresario Ricardo Salinas Pliego en materia electoral fue expuesta el pasado 26 de marzo y reiterada tres días después en nueve puntos desglosados en un artículo, con una consideración concreta: “El INE debe morir”.

En sintonía con el discurso presidencial y con el del dirigente de Morena, Mario Delgado –quien el 29 de marzo expresó que el INE debía ser exterminado–, las expresiones del presidente y fundador de TV Azteca alimentaron el tono rijoso que desde hace meses ha marcado el debate público.

“¡Qué bonito discurso democrático! Pedir que una institución muera!”, exclamó el presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, en referencia a esos dichos y como parte de una serie de observaciones al lenguaje político.

Fue el 15 de abril, en los días que siguieron al plantón de seguidores de Félix Salgado Macedonio frente a la sede del INE –donde inclusive exhibieron un féretro y el fallido aspirante de Morena al gobierno de Guerrero azuzó con buscar el domicilio de Córdova–, cuando el consejero electoral abordó, en entrevista con Proceso, la estridencia de las descalificaciones al árbitro electoral.

Dijo: “Otra discusión es si el INE debería estar fiscalizando a los medios de comunicación. Lo que tal vez debería hacer el Instituto Federal de Telecomunicaciones, pero lo que sé es que no quiere hacerlo... Confrontarse con los medios muchas veces tiene un costo que no todos quieren pagar.

“Dicho eso: no me parece casualidad que uno de los sujetos regulados, a los que se ha multado de manera muy consistente a lo largo del tiempo, que desde el minuto uno ha venido diciendo que este modelo de comunicación –que es el que opera en Europa– haya sido un detractor del modelo y que ahora ande pidiendo la muerte del INE. Entonces… las cosas como son”.

“–En particular ¿cuáles son las decisiones que han perjudicado a Salinas Pliego?

“–Bueno, multas por no cumplir con los tiempos… son añejas, eso parte de origen del modelo de comunicación política que comenzó a instrumentarse desde 2008, y sobre todo de cara a las elecciones de 2009. Hubo muchísimas sanciones.”

El entrevistado continuó recordando la inconformidad de varios concesionarios por la pauta de spots que en la elección de 2009, al interrumpirse la programación especialmente en horarios estelares, registró la colocación de una cortinilla en la que, palabras más o menos, se pedían disculpas a la audiencia acusando al INE (entonces IFE) de ordenar la transmisión.

También remite al uso de revistas cuyas portadas servían para la publicidad encubierta, es decir, la propaganda electoral que violaba reglas de promoción personalizada.

“En fin. Hay muchos casos que implicaron violaciones, con sanciones millonarias y que evidentemente a nadie le gusta que lo sancionen y lo multen”, dijo.

Con lo anterior y las consideraciones de Lorenzo Córdova al respecto, Proceso realizó una búsqueda en el Repositorio Documental del INE para identificar cuántas multas y qué habían representado para TV Azteca, la segunda televisora más grande del país, propiedad del segundo hombre más rico de México que en el último año ha protagonizado polémicas en una suerte de promoción personal, señaladamente en redes sociales.

Fragmento del reportaje publicado en la edición 2322 de la revista Proceso, cuya edición digital puede adquirir en este enlace.

Comentarios