Coronavirus

Ivermectina: de estudio "cuasi experimental" a política pública de salud

Pese a la polémica mundial por el uso del medicamento antiparasitario en el tratamiento para personas con covid-19, el Gobierno de la CDMX realizó un estudio en el que encontró que su suministro redujo entre 52% y 76% la probabilidad de que los pacientes sean hospitalizados con síntomas graves.
jueves, 27 de mayo de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Pese a la polémica mundial por el uso del medicamento antiparasitario ivermectina en el tratamiento para personas con covid-19, el Gobierno de la Ciudad de México realizó un estudio “cuasi-experimental” en el que encontró que su suministro redujo entre 52% y 76% la probabilidad de que los pacientes sean hospitalizados con síntomas graves.

El viernes 14 la secretaria de Salud del gobierno capitalino, Oliva López, y el director de la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP), José Antonio Peña Merino, presentaron los principales resultados del análisis del uso de ese medicamento, al que incluso mencionaron como parte de la política pública de salud y adelantaron que seguirán suministrándolo en pacientes que puedan llevar su tratamiento en casa.

El estudio Ivermectina y las probabilidades de hospitalización por Covid-19: evidencia de un análisis cuasi-experimental basado en una intervención pública en la Ciudad de México, que se puede consultar en el sitio de internet SocArXiv Papers (https://osf.io/preprints/socarxiv/r93g4/), se realizó con el objetivo de “medir el efecto de la intervención a nivel poblacional de la Ciudad de México –un botiquín médico a base de ivermectina– en las hospitalizaciones durante la pandemia de Covid-19”. 

Dicho botiquín o kit contiene cuatro comprimidos de seis miligramos de ivermectina para dos días, 10 comprimidos de paracetamol de 500 miligramos para tomar uno cada ocho horas, si hay síntomas; así como 30 comprimidos de ácido acetilsalicílico de 100 miligramos para tomar uno diario durante 14 días.

Para realizar el estudio se utilizó “un diseño de investigación cuasi-experimental con un método Coarsened Exact Matching utilizando datos administrativos de hospitales y llamadas telefónicas” del sistema Locatel. 

Las fuentes de datos fueron tres: los registros de pruebas positivas a covid-19 en el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Enfermedades Respiratorias del 23 de noviembre de 2020 al 28 de enero de 2021, una base de datos de personas ingresadas en distintos hospitales públicos locales y federales de la Ciudad de México desde el 24 de noviembre de 2020 al 8 de febrero de 2021 y los registros del sistema de seguimiento Locatel para contactar casos positivos. 

El principal resultado fue el hallazgo de “una reducción significativa en las hospitalizaciones entre los pacientes que recibieron el botiquín médico a base de ivermectina; el rango del efecto es 52%-76%, dependiendo de la especificación del modelo”.

Así, “el estudio apoya intervenciones basadas en ivermectina para mitigar los efectos de la pandemia de covid-19 en el sistema de salud”, de acuerdo con los autores, funcionarios del gobierno de la ciudad, Oliva López y José Merino, además de Víctor Hugo Borja, coordinador nacional médico del Instituto de Salud para el Bienestar; Eduardo Clark García, director general de Gobierno Digital de la ADIP; Jorge Alfredo Ochoa, director general de Servicios de Salud Pública de la Secretaría de Salud (Sedesa), y los especialistas en políticas públicas Lila Petersen y Saúl Caballero.

Para llegar a este resultado, explica el documento, se estimaron “modelos de regresión logística con observaciones emparejadas ajustadas por edad, sexo, gravedad de covid y comorbilidades. Para comprobar la solidez, se separó el efecto del kit del control médico telefónico; cambió el periodo de comparación; y se subdividió la muestra por ocupación de hospitalización”.

Este texto es un adelanto del reportaje publicado en el número 2325 de la edición impresa de Proceso, en circulación desde el 23 de mayo de 2021.

Comentarios