Metro CDMX

El Metro de la CDMX, "una bomba de tiempo"

Trabajadores del Metro consultados por este semanario advierten que el Sistema de Transporte Colectivo es “una bomba de tiempo” y la tragedia del lunes 3 en la Línea 12 podría repetirse en cualquier momento en alguna otra de sus líneas.
sábado, 8 de mayo de 2021

A las irregularidades detectadas desde la construcción de la Línea 12 se ha ido sumando con los años la deficiente labor de mantenimiento, en parte por la austeridad –no se le destina dinero a esa tarea básica– y en parte por negligencia. Trabajadores del Metro consultados por este semanario advierten que el Sistema de Transporte Colectivo es “una bomba de tiempo” y la tragedia del lunes 3 podría repetirse en cualquier momento en alguna otra de sus líneas.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).– Una tragedia como la que enlutó al pueblo de Tláhuac y a la Ciudad de México la noche del lunes 3 en la Línea 12 (L12) –cuando colapsó una trabe metálica del tramo elevado por donde pasaba un tren que se dirigía a la estación Olivos y dejó 26 personas fallecidas y casi 80 heridas–, “pudo pasar en cualquiera de las líneas del Metro. ¡Esto es una bomba de tiempo!”, coinciden trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo Metro (STC).

Las fallas detectadas desde el diseño y construcción de la llamada Línea Dorada, en la administración de Marcelo Ebrard en el gobierno capitalino, y los trabajos correctivos, aunque presuntamente insuficientes, realizados bajo la administración de Miguel Ángel Mancera, cobraron factura mortal en la gestión de Claudia Sheinbaum que, de por sí, ya traía un historial de reducción del presupuesto para el llamado “gusano naranja” y enfocó su prioridad de inversión y modernización en la Línea 1, la de más antigüedad del sistema, con 4 mil 500 millones de pesos.

Aunque lo ocurrido en la L12 es lo más grave acontecido en los últimos 45 años en el Metro de la CDMX –que se acerca a su 52 aniversario–, es el tercer hecho que provoca la muerte de personas en lo que va de la administración de la morenista y bajo la dirección general de Florencia Serranía Soto, quien conoce bien el organismo, pues lo dirigió en 2004, cuando el ahora presidente Andrés Manuel López Obrador era jefe de gobierno del Distrito Federal.

El choque de trenes en la estación Tacubaya de la Línea 1, el 10 de marzo de 2020, y el incendio del Puesto Central de Control (PCC1) el 9 de enero de 2021 –con saldo de un muerto, cada uno– han sido las más recientes advertencias de los riesgos que amenazan a todo el STC por las pésimas condiciones de sus instalaciones fijas y rodantes, escasez de refacciones, direcciones acéfalas o concentradas en una sola persona, recortes de prestaciones laborales y falta de equipos de seguridad para sus poco más de 15 mil trabajadores; entre otros elementos que alertan empleados sindicalizados, principalmente en las líneas A, B, 4 y 9, a las que llaman “bombas de tiempo”.

Por cierto, cuando ocurrió el incendio en el PCC1, Serranía Soto se ostentaba como directora general y como subdirectora de Mantenimiento a la vez. Recientemente Nahum Leal fue nombrado en el puesto.

Fragmento del reportaje publicado en la edición 2323 de la revista Proceso, cuya edición digital puede adquirir en este enlace.

Comentarios