Ricardo Gallardo Cardona

San Luis Potosí, "moneda de cambio" del Verde

El electorado potosino castigó a la cúpula de Morena –que desde el centro quiso mangonear la elección– y votó por Ricardo Gallardo, que se impuso con ayuda del PVEM, PT y un partido local. Ahora el PVEM parece utilizar a la entidad como "moneda de cambio"...
lunes, 14 de junio de 2021

El electorado potosino castigó a la cúpula de Morena –que desde el centro quiso mangonear la elección– y votó por Ricardo Gallardo Cardona, candidato de negro historial que se impuso con la ayuda del PVEM, el PT y un partido local. Ahora, como parte de negociaciones cupulares tomadas desde la Ciudad de México, el Partido Verde parece utilizar a la entidad como “moneda de cambio”: en canje de afianzar la gubernatura para Gallardo, apoyaría a Morena para que logre la mayoría absoluta en San Lázaro.

SAN LUIS POTOSÍ. SLP (proceso).– La conformación política que se prevé para el estado será un vivo retrato de los acomodos, pactos, negociaciones y decisiones cupulares que los partidos involucrados tomaron desde el centro del país, aun cuando Ricardo Gallardo Cardona, quien se perfila como el futuro gobernador, es acusado de delincuencia organizada.

Son dos los indiscutibles ganadores que sacaron la mayor ventaja de la urgencia presidencial por contar con una mayoría en la Cámara de Diputados federal: el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y el gallardismo, encarnado precisamente por Gallardo Cardona.

Leonel Serrato Sánchez, exdelegado regional de Bienestar y precandidato de Morena a gobernador que terminó por abanderar a la coalición PVEM-PT por la alcaldía de la capital del estado, explica:

Ricardo Gallardo Cardona “es nuestro aliado electoral. Tiene como objeto la búsqueda del poder político, trae sus canicas y nosotros traemos las nuestras. Y, sin mezclarlas –porque unas son guindas y unas son verdes– las echamos a la bolsa. Eso es lo que hicimos, no hicimos un pacto de que ‘me voy a casar con él’”.

En este pacto, admite abiertamente, se involucró y participó la estructura del gobierno federal en el estado, con el delegado del Bienestar, Gabino Morales al frente, tras consultarlo y obtener la anuencia de “sus superiores”, en este caso, del secretario del Bienestar, el tabasqueño Javier May Rodríguez.

Y añade: Queda aquí para muchos la sensación de que San Luis Potosí fue “moneda de cambio” por parte del Partido Verde –apoyar a que Morena lograra la mayoría en la Cámara federal de Diputados a cambio de afianzar la gubernatura para Gallardo– frente al intrincado escenario de Morena, su dirigente Mario Delgado y el senador Ricardo Monreal, quien también se unió en acuerdos, e incluso el gobernador Juan Manuel Carreras, del PRI, quien hizo todo para llegar a la elección de su relevo cobijado por el presidente Andrés Manuel López Obrador; no lo consiguió.

A Carreras se le adjudica ahora contribuir a las rupturas en el morenismo, con la candidatura de su excolaboradora en los Servicios de Salud del estado, Mónica Rangel. También se le atribuye el debilitamiento del priismo, que llegó disminuido a la coalición “Sí por San Luis” –PAN, PRD y Partido Conciencia Popular–, que postuló al panista Octavio Pedroza Gaitán como candidato, quien obtuvo seis puntos porcentuales menos que Gallardo, según el cómputo del Consejo Electoral.

Esa coyuntura le sirvió al gallardismo, construido por Ricardo Gallardo Juárez para impulsar sus candidaturas y triunfos como presidente municipal de Soledad de Graciano Sánchez y de la capital del estado, y reencauzado por su hijo Ricardo “El Pollo” Gallardo Cardona, quien lo transformó de movimiento eminentemente clientelar en proyecto político y encontró en el PVEM un impulso que lo llevó a la gubernatura.

Fragmento del reportaje publicado en la edición 2328 del semanario Proceso cuya versión digital puedes adquirir aquí.

Comentarios