Elecciones 2021

Morena en Veracruz, con los vicios del pasado

Partidos de oposición acusan que lo ocurrido el domingo 6 fue una "elección de Estado" por parte de la gubernatura morenista de Cuitláhuac García Jiménez, que incluyó “embarazo de urnas”, actos intimidatorios y una violencia exacerbada en municipios del sur y centro del estado.
jueves, 17 de junio de 2021

Quema de urnas, actos de violencia, intimidación de candidatos y manipulación de recursos públicos, entre otras anomalías, son saldos en Veracruz del recién concluido proceso electoral. Así lo denuncian dirigentes y aspirantes opositores al gobierno del morenista Cuitláhuac García. Si bien el mandatario estatal rechaza los señalamientos y asegura que la violencia provino de grupos criminales y de otros partidos, por los actos violentos el Organismo Público Local Electoral decidió que la paquetería de 17 municipios fuera trasladada a Xalapa, para realizar conteos y determinar ganadores. 

XALAPA, Ver (Proceso).– Morena y sus aliados, Partido Verde y Partido del Trabajo, arrasaron con las curules federales (obtuvieron 17 de 20 en juego) y locales (ganaron 26 de 30), así como con la mitad de las alcaldías de Veracruz, pero con los mismos vicios sistemáticos que tanto criticaron del PRI y del PAN. 

Líderes de la coalición “Va por Veracruz” y de los partidos, de reciente creación, Podemos y Juntos por Veracruz, acusan que lo ocurrido el domingo 6 fue una “elección de Estado” por parte de la gubernatura morenista de Cuitláhuac García Jiménez, que incluyó “embarazo de urnas”, actos intimidatorios y una violencia exacerbada en municipios del sur y centro del estado, donde la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) se mostró estéril para apaciguar los ánimos.

Por los actos violentos, el Organismo Público Local Electoral (OPLE) del estado decidió que la paquetería de 17 municipios fuera trasladada a Xalapa, para realizar conteos y determinar ganadores a las alcaldías.

Quema de paquetería electoral en Álamo (al norte del estado), pedradas y corretizas entre militantes partidistas en los Tuxtlas y decenas de acusaciones por “embarazo de urnas”, intervencionismo estatal e inconsistencias entre las boletas electorales y las actas de los órganos electorales fueron las constantes de la resaca del proceso electoral 2021.

Durante el periodo de campaña las autoridades registraron 10 homicidios de precandidatos y candidatos, asesinatos que, en su mayoría, fueron atribuidos a grupos criminales.

De los atentados destaca el asesinato de René Tovar, candidato de Movimiento Ciudadano a la alcaldía de Cazones de Herrera, cuya agresión ocurrió 36 horas antes de la apertura de las casillas.

Pese a su muerte, Tovar arrasó en los comicios de este pequeño municipio de poco más de 30 mil habitantes, obteniendo 5 mil 468 votos, seguido de Orlando González, con 2 mil 54 votos, y en un tercer lugar el candidato del PAN –partido que hoy gobierna esa demarcación–, Guadalupe Rubí Trinidad, con apenas mil 941 sufragios.

La consultora nacional Etellekt consignó en su informe de mayo último que de 89 políticos asesinados en México, 16 tenían actividad política en territorio veracruzano. Más aún, de los 35 candidatos o aspirantes asesinados en el país, ocho eran veracruzanos, lo que representa 23% del total nacional. Entrevistado al respecto, el gobernador García Jiménez dijo que la violencia política no emanó de su gobierno, sino del crimen organizado y de los partidos políticos “que se quejaron de la violencia” en medios nacionales, en clara alusión al PRI, PAN y PRD.

Este texto es un adelanto del reportaje publicado en el número 2328 de la edición impresa de Proceso, en circulación desde el 13 de junio de 2021.

Comentarios