mujeres

Covid-19: Una crisis con rostro de mujer

Aun si su tasa de mortandad debido a esa nueva enfermedad es inferior a la de los hombres, son las mujeres las que pagan el precio más alto de esa crisis y lo seguirán pagando después de que se venza al virus.
viernes, 25 de junio de 2021

Pese a que han muerto menos mujeres que hombres en el mundo por el covid-19, son ellas las que han padecido de manera brutal los “impactos colaterales” de la pandemia: ocupan la mayoría de los puestos en los sectores más afectados y sobrellevan una triple carga de trabajo (empleo a distancia, educación de los hijos y labores domésticas), pero también las que mayormente son víctimas de la violencia, se quedan sin empleo e ingresos y se hunden en la pobreza extrema. “Se corre el riesgo de perder en un año de pandemia décadas de avance hacia la igualdad entre hombres y mujeres”, advierte un informe de la ONU.

CIUDAD DE MÉXICO (proceso).- “La de covid-19 es una crisis con rostro de mujer”, declaró, indignado, António Guterres, secretario general de la ONU, al inaugurar el 65 periodo de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, el pasado 15 de marzo.

No se pueden definir de manera más contundente los impactos colaterales de la crisis generada por la pandemia de covid-19 sobre la situación de las mujeres en el mundo entero.

Aun si su tasa de mortandad debido a esa nueva enfermedad es inferior a la de los hombres, son las mujeres las que pagan el precio más alto de esa crisis y lo seguirán pagando después de que se venza al virus.

“Se corre el riesgo de perder en un año de pandemia décadas de avance hacia la igualdad entre hombres y mujeres”, advierten los autores de Igualdad de género en tiempos de covid, un informe de ONU Mujeres publicado en septiembre pasado.

Antes de la pandemia, los expertos de las Naciones Unidas calculaban que se iba a necesitar un siglo para lograr esa paridad, hoy hablan de 136.5 años. Sin ser profética, esa cifra da la medida de un retroceso alarmante.

Pandemia oculta

Phumzile Mlambo-Ngcuka, directora ejecutiva de ONU Mujeres, denuncia una “pandemia oculta” o una “pandemia fantasma”.

“Las repercusiones del covid-19 ponen de manifiesto lo profundamente arraigada que está la desigualdad de género en todos los sistemas políticos, sociales y económicos del planeta”, siguió acusando Guterres antes de recordar que las mujeres “representan 70% del personal sanitario mundial y ocupan la mayoría de los puestos de trabajo en los sectores más afectados por la pandemia, al tiempo que globalmente tienen 24% más probabilidades de perder su empleo que los hombres y sus ingresos podrían disminuir 50% más”. 

La organización internacional Oxfam subraya que a escala mundial las mujeres perdieron más de 64 millones de empleos en 2020 a causa de la crisis provocada por la pandemia, lo que implica una pérdida de ingresos de un mínimo de 800 mil millones de dólares.

La ONG especifica que estas cifras sólo corresponden al trabajo femenino del sector formal y no toma en cuenta las pérdidas que afectan a las 740 millones de mujeres que ganan su vida en la economía informal. La mayoría de ellas –entre 75% en los países en desarrollo y 92% en los países de muy bajos ingresos– tiene empleos precarios que muchas no pudieron conservar o que conservaron de forma intermitente –en numerosos casos para poder atender a sus hijos privados de escuela–, hundiéndose aún más en la miseria.

Fragmento del reportaje publicado en la edición 2329 del semanario Proceso, cuya versión digital puedes adquirir aquí.

Comentarios