Fernando de la Mora

Con la Filarmónica del Desierto: De la Mora canta a Manzanero

Un concierto-homenaje a los compositores mexicanos de enorme popularidad –aquí y en el mundo– es el que el ensamble de Coahuila y el célebre tenor rendirán en su sede de Saltillo, presencialmente, este día 24.
domingo, 27 de junio de 2021

Un concierto-homenaje a los compositores mexicanos de enorme popularidad –aquí y en el mundo– es el que el ensamble de Coahuila y el célebre tenor rendirán en su sede de Saltillo, presencialmente, este día 24. Desde Moncayo y Márquez hasta María Grever, Agustín Lara y Consuelito Velázquez, entre otros, para dedicarle la segunda parte a Armando Manzanero. Fernando de la Mora accede aquí a comentar, a manera de presentación de lujo para los lectores de Proceso, cada una de las piezas y las canciones.

La Orquesta Filarmónica del Desierto Coahuila de Zaragoza (OFDC), bajo la batuta de Natanael Espinoza, ofrecerá con el tenor Fernando de la Mora un Homenaje a Armando Manzanero y otros grandes compositores mexicanos en el Teatro de la Ciudad “Fernando Soler” de Saltillo, el jueves 24 de junio, a las 20:30 horas.

Esta gala musical será transmitida virtualmente (eticket.mx) desde el recinto coahuilense, que aceptará un aforo presencial de 530 personas, conmemorando al universalmente reconocido cantautor yucateco (Manzanero falleció el 20 de diciembre por covid, a los 85 años), en el quinto concierto de la temporada Allegro 2021 de la OFDC.

El director Natanael Espinoza, nacido el 4 de diciembre de 1979 en Ensenada, Baja California, expresa telefónicamente desde Saltillo:

“Yo he visto a un gobierno estatal coahuilense comprometido con el arte y la cultura. No me refiero a que brinde apoyo a la música, pues es una palabra que me suena a hacernos un favor. Creo que el gobernador Miguel Riquelme Solís está casado con la cultura.”

–¿De qué manera?

–Por haber dado continuidad a este proyecto de la joven OFDC, la cual se formó hace seis años, junto con la secretaria de Cultura de Coahuila, Ana Sofía García Camil, y que ha dado resultados notables al pueblo coahuilense.

“Vivimos tiempos oscuros, con orquestas que están desintegrándose o que por la pandemia se les ha quitado el financiamiento y a algunas les han disminuido las plazas por la carga de la nómina. En cambio, a la OFDC se le ha reforzado totalmente y nos ha hecho alcanzar el nivel al que hemos llegado. No es una orquesta que se ha conformado con lo que tiene. Este compromiso debe aplaudirse, pues habrá gente que diga: ‘Pero si es presupuesto de los coahuilenses…’. Sí, sólo que esos dineros están siendo asignados aquí a la cultura, y no todos los políticos en el país consideran primordial el desarrollo del México en artes, ciencias y humanidades”.

La OFDC goza de libertad y autonomía, agrega:

“La Filarmónica del Desierto tiene muchos aliados dentro de la iniciativa privada, donde también esto constituye un área de oportunidades para explorar horizontes, y sirve para financiar proyectos artísticos, como el de Fernando de la Mora, indiscutiblemente uno de los tenores más prestigiados de la ópera a lo largo de cuatro décadas y quien ha llevado la canción mexicana a los cinco continentes. Es ahí donde se da la redondez de un plan cultural que fructifica en un entorno como el del desierto de Coahuila”.

–¿Qué tal se lleva con Fernando de la Mora, quien el pasado 7 de junio cumplió 63 años de edad?

–Realmente hemos tenido poca interacción, sin embargo ha sido suficiente para darme cuenta de la gran sensibilidad del maestro. Voy a platicarte una anécdota que él no tiene por qué acordarse, pero yo como estudiante de violonchelo participé en una gira de Fernando de la Mora con una orquesta juvenil de Tamaulipas. ¡Yo era el último atril de la sección de violonchelos! Recuerdo gratamente haber disfrutado cada concierto que dio y comprobar cómo lo adora el público. Es un tenor sensacional.

El concierto de Saltillo consta exclusivamente de música mexicana, dividido por un intermedio. Ambas partes comienzan con una obra sinfónica (Huapango, del tapatío José Pablo Moncayo, y Danzón 2, del sonorense Arturo Márquez); en la segunda, Fernando de la Mora interpreta únicamente piezas de Manzanero. A continuación, el programa tentativo del evento, enlistado y comentado por el propio De la Mora vía telefónica desde su casa, al sur de la Ciudad de México, para los lectores de Proceso.

El tenor y el programa

Huapango.- ¡Sí tiene letra! Mira, hay varios pedacitos con sones huastecos, por ejemplo, hay varias melodías populares ahí pero pierden su encanto al ser interpretadas con la voz. La forma en que lo escribió el maestro Moncayo para orquesta fue verdaderamente genial, te aseguro que es una obra mágica que ha levantado de sus asientos a públicos de todo el planeta.

Danzón número 2.- Otro de los dos grandes himnos mexicanos que se han ganado este lugar a pulso, porque también lo tienen en su repertorio las orquestas del mundo entero. Es un orgullo escucharla, a mí me gusta tanto como el Huapango.

“Júrame” (María Grever).- Mi canción favorita, hasta que me topé con otras de su calibre. Son canciones que reflejan el gusto de la gente, especiales para abrir o cerrar un concierto, pues a mí como cantante de ópera y tenor me permiten lucir la voz entrando en un drama instantáneo. Arranca desde la negación del amor y originalmente es un tango, pero como canción luce mucho más [canta]: Todos dicen que es mentira que te quiero…

“Granada” (Agustín Lara).- Otra pieza grandiosa, comparable con “Júrame”, de las que levantan al público de su butaca, emblemáticas en mi repertorio. ¡Con esas canciones he podido construirme una casa! –ríe.

“Cuando vuelva a tu lado”.- Uno de los boleros de María Grever más cantados y más emocionantes. Canción nostálgica; pero alegre, bella, amigable, que ha sido grabada en muchos idiomas, tan internacional como “Granada”. Son canciones embajadoras de México en el extranjero.

“¿Quién será?” (Pablo Beltrán Ruiz y Luis Demetrio).- Simpática, coqueta, pícara, me emociona por su ingenio y ritmo. Tengo un arreglo que me hizo el maestro habanero Gonzalo Romeu, que la ensalza, la crece.

“Mucho corazón” (Ema Elena Valdemar).- Uno de los excelsos boleros de nuestro México lindo y querido comparado con “Cuando vuelva a tu lado”, que hizo ultra-famoso en el mundo latinoamericano el chileno Lucho Gatica.

“Ya no me quieres”.- ¡Ay, sin duda una de las grandes joyas de María Grever! No tan conocida en el extranjero como “Cuando vuelva a tu lado”, “Júrame” y “Muñequita linda”, la triada que cimentó la carrera de María Grever, pero un tesoro gigante de canción.

“Amor eterno” (Juan Gabriel).- Nos ha abrazado a muchas generaciones. Por lo general, la profundidad de su letra hace llorar al público pues, ¿quién no ha perdido a un ser querido?

“Bésame mucho” (Consuelito Velázquez).- La canción mexicana embajadora por excelencia, la más conocida en el extranjero después de “Cielito lindo”. Grabada en todos los idiomas, vaya, hasta Los Beatles la grabaron en 1962 y para la película Let It Be. El maestro Eduardo Magallanes me escribió un arreglo precioso con unas armonías sensacionales, es para mí un privilegio cantar esa canción tan nuestra allá en Saltillo.

Intermezzo y… Manzanero

“Como yo te amé”.- Mi canción favorita de Armando Manzanero desde antes de conocerlo. Y cuando me la oyó cantar me aconsejó: “La cantas hermoso, pero…”. Entonces me dijo que él haría esto así y asado en algunos compases, me la aprendí como a él le gustaba, y sí, mi interpretación creció.

“Mía”.- De las primeras que canté en mi vida y gocé desde niño, una canción que cantábamos en la sala de tu casa mis hermanos, con mi madre acompañándonos a la guitarra. Ya cuando comencé a entender la letra, me identifiqué con ella maravillosamente.

“No”.- ¡Qué canción tan tremenda! Del tamaño de “Júrame”. Fuerte, dramática, dura, de la negación del amor, pero al mismo tiempo ejemplifica los temas que siempre lo inspiraron: el amor y el desamor.

“No sé tú”.- No podemos evitar cantar esta canción entrañable que nos lleva a una modernidad de Armando Manzanero, sin perder el contacto de sus melodías habituales y nos permite comprender la profundidad de una historia de amor, de un ser humano cuando ama a otra persona en tres, cuatro minutos.

“Tú”.- Esta canción tan amorosa la escribió para yo interpretarla. Trata de que cada quien tiene una persona especial a la cual llama “tú” y de lo que siente alguien cuando el ser querido se aleja. La otra que me escribió y voy a cantar en Saltillo es “Sí”, totalmente contraria a “No”. Preciosa.

“Adoro”.- Uno de sus primeros éxitos con “Esta tarde vi llover” y “Mía”. Tiene cierta semejanza con “Somos novios”, que Perry Como le robó poniéndole “It’s Impossible”; pero como me contaba Armando, el haber cedido la lírica al tema americano, le brindó una proyección fenomenal.

“Nunca en el mundo”.- Si “Esta tarde vi llover” es la clásica de clásicas, esa primer canción suya es también muy hermosa, no obstante ser muy poco comercial. Cuando ya empecé a adentrarme en la amistad con Armando, una tarde durante una sesión de fotos en casa de David Ross para la portada de nuestro disco La magia de tu amor [2017], le pregunté cuál había sido su primer composición, se sentó al piano y comenzó muy al estilo del bolero feeling cubano de José Antonio Méndez y César Portillo de la Luz [canta]: Nunca en el mundo tendré otro amor que a mi ser pueda hacer sucumbir…

“Estás aquí”.- ¡Otra de las que me escribió, pienso que es una de sus canciones más encantadoras! En los conciertos que dimos él y yo la gente la recibió con un enorme cariño, le dieron tales ovaciones que tuve que meterlo de vuelta al escenario para que recibiera los aplausos.

De la Mora se despide:

“La que no podrá faltar en Saltillo es ‘Te extraño’, también muy especial. Y, por supuesto, ‘La magia de tu amor’, pieza que me permitió a conocer a un Armando más profundo, muy enamorado del amor. Fue un tipo que se casó muchas veces en su vida por enamorarse hondo de sus parejas; pero realmente su última compañera, Laura [Elena Villa], creo que fue quien lo tuvo absolutamente hipnotizado, por no decir lo más fuerte, logrando inspirarlo a componer bellísimo. A ella le escribió ‘Por debajo de la mesa’, que igual interpretaremos en el programa.

Reportaje publicado el 20 de junio en la edición 2329 de la revista Proceso cuya edición digital puede adquirir en este enlace.

Comentarios