Elecciones 2021

Campeche camina hacia la alternancia

La disputa entre Eliseo Fernández Montufar, de Movimiento Ciudadano (MC), y Layda Sansores, de la alianza Morena-PT, enfila por primera vez a Campeche en la alternancia para el gobierno estatal.
sábado, 5 de junio de 2021

CAMPECHE, Camp. (Proceso).– La disputa entre el expanista Eliseo Fernández Montufar, de Movimiento Ciudadano (MC), y Layda Sansores, de la alianza Morena-PT, enfila por primera vez a Campeche en la alternancia para el gobierno estatal.

En ese contexto gravita el candidato de la alianza PRI-PAN-PRD, Mishel Castro Bello, sobrino y delfín del gobernador de Campeche con licencia y actual dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas.

De hecho, la asociación PRI-PAN-PRD causó una desbandada de operadores políticos priistas y panistas que se refugiaron en las campañas de Morena y MC.

De acuerdo con diversas encuestas que circulan en la entidad, Fernández Montufar encabeza las preferencias electorales, pese a que desde el arranque del proceso electoral suma denuncias por peculado, operaciones con recursos de procedencia ilícita, defraudación fiscal, asociación delictuosa y facturación falsa. El monto de un presunto desfalco asciende a 32 millones de pesos.

Entre las denuncias contra el candidato de MC destacan las interpuestas por Sansores y Luis García Hernández, también aspirante a la gubernatura por el partido Fuerza por México.

De igual manera están los señalamientos ante el Instituto Electoral del Estado de Campeche, las denuncias por violencia de género e incluso se encuentran las que datan de cuando Fernández despachaba como alcalde de la capital del estado bajo las siglas del PAN. Esas últimas denuncias fueron clasificadas como temas de “seguridad nacional” y quedaron en secrecía por cinco años; todas están relacionadas con 492 contratos locales.

Ironías de la política: Hernández Montufar es el candidato de MC, partido que la propia Sansores fundó con miembros de la desaparecida Corriente Democrática de Resistencia Civil, luego del cuestionado proceso electoral de 1997, donde el priista Antonio González Curi se quedó con la gubernatura.

Sansores, quien arrancó su campaña con ventaja, fue mermando su popularidad al sumar a su equipo al panista Jorge Luis Lavalle Maury –actualmente preso por sus presuntos vínculos con la compra de votos para la Reforma Energética, impulsada en el sexenio de Enrique Peña Nieto– y a los expriistas Raúl Pozos Lanz y Roberto Sarmiento Urbina.

Las incorporaciones también causaron rupturas en Morena por parte de personajes que se sintieron desplazados y se fueron a otros partidos.

Tampoco gustaron en Morena la nominación del excomisionado Nacional de Seguridad Renato Sales Heredia como candidato a la alcaldía de Campeche, ni la de Pablo Gutiérrez Lazarus, quien renunció al PAN para contender por la alcaldía de Carmen.

Es así como el malestar y las deserciones en Morena fueron capitalizadas por el candidato a la gubernatura de MC, quien durante la campaña pregonó una estrecha amistad con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

De águilas y pollos

Mercadólogo, con una maestría en comunicación digital, y empresario, Eliseo Fernández se dedicó en los últimos seis años a promover su imagen, la de un político echado para adelante, populachero y afanoso, primero como diputado local y luego como alcalde.

Sus adversarios aseguran que desde entonces su campaña es financiada por empresarios yucatecos y por los gobiernos panistas de Yucatán y Jalisco.

Perfilado como el candidato natural del PAN a la gubernatura, su entonces partido lo hizo a un lado cuando firmó la alianza con PRI y PRD y, finalmente, ésta aceptó apoyar al sobrino del dirigente nacional priista, ubicado por las encuestas en el tercer lugar de las preferencias.

Eliseo no sólo se apoderó de MC, un partido que perdió fuerza con la salida de Sansores, también lo hizo con Redes Sociales Progresistas (RSP), partido de nueva creación cuya presidencia estatal quedó a cargo de Tania Domínguez Fernández, a quien se le atribuye una presunta relación de parentesco con Fernández Montufar.

La candidata a la gubernatura por RSP, la expriista María Magdalena Cocom Arbez, exaltó a Montufar en pleno debate.

Experto en el manejo de redes sociales, Fernández Montufar empezó sus actos de campaña exhibiendo en su brazo un águila, para lucir sus aparentes dotes hasta para la cetrería. Dejó de utilizarla cuando los caricaturistas de sus adversarios convirtieron al ave en un pollo, para recordarle el escándalo del “pollogate”, uno de sus presuntos actos de corrupción por los que Morena lo denunció, al igual que acusó a Biby Rabelo, candidata de MC a la alcaldía de Campeche.

Para promover su imagen, Rabelo –en funciones de diputada– operó en pleno confinamiento pandémico un mercado itinerante de supuesta ayuda alimentaria, en el cual revendió pollos que el ayuntamiento compró con dinero del erario.

Los animales fueron adquiridos a una empresa yucateca a un costo unitario de 11 pesos; Rabelo los revendió en 35 pesos. Éste es uno de los contratos que el ayuntamiento se niega a transparentar.

Morena también solicitó a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores un informe sobre los depósitos y retiros en las cuentas bancarias de Eliseo y Biby Rabelo; también hizo peticiones ante la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda.

Reportaje publicado el 30 de mayo en la edición 2326 de la revista Proceso, cuya edición digital puede adquirir en este enlace.

Comentarios