Fuerza por México

Del júbilo momentáneo al desencanto total: La tragedia de los candidatos de Fuerza por México

Los candidatos de Fuerza por México pasaron del júbilo político al desencanto. El 27 de enero su dirigente Pedro Haces les prometió todo para sus campañas, pero los abandonó en el camino. El partido apenas logró sobrevivir y ahora los excandidatos deben comprobar al INE gastos que nunca hicieron.

Inmersos en reuniones que se convirtieron en desencuentros, los candidatos de Fuerza por México pasaron del júbilo político al desencanto. El 27 de enero su dirigente Pedro Haces les prometió todo para sus campañas –incluso destapó al senador morenista Ricardo Monreal para la Presidencia de la República en 2024–, pero los abandonó en el camino. Descalabrado, el partido apenas logró sobrevivir y ahora los excandidatos deben comprobar al INE gastos que nunca hicieron.

CIUDAD DE MÉXICO Apenas les anunciaron que serían abanderados del Partido Fuerza por México a las 15 gubernaturas, los convocaron para recibir instrucciones y promesas de cara a la elección de junio. Esperanzadores los discursos, y, al final, el destape que, al más puro estilo cetemista, hizo Pedro Haces Barba a favor de Ricardo Monreal Ávila, ahí presente.

El encuentro fue el 27 de enero en la residencia marcada con el número 235 de la calle Sierra de Bacatete, VI Sección de Lomas de Chapultepec. Los oradores no tenían que ver con la dirigencia formal, pero los 15 convocados sabían que Haces Barba era el líder moral de un partido “afín al gobierno”, por lo que no era inusual la presencia del líder de la fracción morenista en el Senado, Ricardo Monreal, ni la del expanista Manuel Espino Barrientos, poseedor de una breve estructura que presuntamente subsiste en el movimiento nacional Volver a Empezar.

A Claudia Yáñez Centeno, entonces candidata al gobierno de Colima, el encuentro le pareció un acto de primera importancia para un partido naciente. Desde que fue convocada por Hugo Armando Garduño Arellano –secretario de Acción Juvenil de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM), el corporativo gremial que dirige Pedro Haces–, ella supo la importancia del evento y, como los otros 14 aspirantes, llegó con vestimenta formal.

Monreal –cuenta la excandidata, en entrevista con Proceso– comprometió ahí, entre los tres tiempos de platón de arroz, mar y tierra con postre al final, publicidad eficaz, acceso a medios de comunicación y luego arengó por el triunfo electoral:

“Nos dijo que haríamos una campaña por tierra y nos instruyó a no golpear los programas sociales del gobierno ni al gobierno.”

Entonces pidió la palabra Cristóbal Arias Solís, hoy excandidato a la gubernatura michoacana, para atajar que él no podía obviar el tema de los programas sociales, especialmente si veía que los Servidores de la Nación y varios delegados federales estaban “moviendo las estructuras en Michoacán, llamando tempranamente a encausar todo a favor de Morena”.

Pero Monreal pidió “ponderación, no precipitarse en hacer señalamientos”, recuerda Arias, entrevistado al respecto, para abundar en su respuesta a Monreal.

“Le dije que no me precipitaba, que conocía a quienes se mueven allá (en Michoacán) y los que se dicen Siervos de la Nación ya traían la casaca de Morena, colocándonos en desventaja y que eso, principalmente, era ilegal. Concuerdo en que el partido es afín al gobierno de la Republica, a la 4T, pero no podemos callar cuando vemos cosas como ésta, vengan de donde vengan. Era robar, mentir y traicionar, era ir contra los postulados del presidente López Obrador y él tenía que saberlo. El tiempo me dio la razón, enfrentamos una elección de Estado, tanto por la maquinaria federal como por la estatal.”

Fragmento del reportaje publicado en la edición 2330 del semanario Proceso, cuya versión digital puedes adquirir aquí.

Comentarios