Zacatecas

Infierno en Valparaíso

Valparaíso se convirtió en las últimas semanas en punto neurálgico de la "guerra" entre los cárteles de Sinaloa y de Jalisco Nueva Generación, lo que ha dejado casi un centenar de muertos y provocado el desplazamiento forzado de muchas familias.

La historia reciente del municipio de Valparaíso muestra el grado que alcanzó la violencia armada en Zacatecas desde el año pasado, cuando un convoy del CJNG arribó a dicho municipio y proclamó el inicio de su ofensiva para someter a otros grupos delictivos. En esta región los civiles armados instalan retenes ilegales, amenazan y asesinan a trabajadores de la salud y provocan que éstos dejen de atender a la población de comunidades y rancherías, así como numerosas familias dejan sus hogares en un intento de escapar de las balaceras. 

Zacatecas, Zac. (Proceso).- Una docena de camionetas, rotuladas con las siglas CJNG y con hombres portando armas de grueso calibre, irrumpieron la noche del 21 de abril de 2020 en la cabecera municipal de Valparaíso y se estacionaron durante horas frente a la Presidencia Municipal.

Los habitantes de este municipio recuerdan que así comenzó la ola de violencia en esta región oriente del estado. “¡Pura gente de papá Mencho!”, gritaban los civiles armados, quienes se videograbaron para enviar un mensaje amenazante a sus rivales. Los videos tomados por ellos y por algunos pobladores circulan en las redes sociales.

Valparaíso se convirtió en las últimas semanas en punto neurálgico de la “guerra” entre los cárteles de Sinaloa y de Jalisco Nueva Generación (CJNG), lo que ha dejado casi un centenar de muertos y provocado el desplazamiento forzado de muchas familias, quienes abandonan sus hogares en las comunidades de la sierra por miedo a ser víctimas de los constantes enfrentamientos.

Con la llegada de los “jaliscos”, como los nombran los pobladores, comenzaron los asesinatos de presuntos integrantes de grupos rivales y el clima de terror en las comunidades de la sierra. “En los caminos empezaron a poner retenes, te preguntaban a dónde te dirigías, te revisaban la camioneta”, relata Juan, comerciante de la cabecera municipal que, como otros que comparten sus testimonios, piden el anonimato. 

Autoridades de seguridad pública del estado confirman que hace seis meses comenzó a agudizarse la inseguridad y con ella la ola de violencia, cuando pistoleros del Cártel de Sinaloa irrumpieron en el municipio e iniciaron una disputa encarnizada con el CJNG por las rutas hacia Nayarit, Jalisco y Durango.

En San Juan Capistrano, comunidad serrana de 399 habitantes, no olvidan la tarde del pasado 23 de junio, cuando “comenzaron a escucharse las ráfagas rumbo a la sierra”. Inició así una cruenta batalla afuera del poblado que se prolongó hasta las primeras horas del día 25. Pistoleros de los dos cárteles mencionados se enfrentaron con granadas y rifles de alto poder.

El gobierno de Zacatecas informó que a las 15:00 horas llegaron al lugar militares, efectivos de la Guardia Nacional, policías estatales, de investigación y peritos de la Fiscalía de Justicia del estado, que levantaron 18 cadáveres y decenas de armas, además de encontrar tres camionetas, una de ellas calcinada.

El secretario de Seguridad Pública, Arturo López Bazán, declaró que se trató de una emboscada. Integrantes del Cártel de Sinaloa hicieron circular en las redes sociales un video en el que presumen haber matado a 43 sicarios del CJNG. Un habitante de San Juan Capistrano dice: “Creo que fueron más muertos, estuvo muy fea la balacera”.

Este texto es un adelanto del reportaje publicado en el número 2333 de la edición impresa de Proceso, en circulación desde el 18 de julio de 2021.

Comentarios