Covid 19

Estado de México: El "acelerón" de los contagios se trasladó a los hogares

En el Estado de México la tercera ola del covid-19 irrumpió con un promedio de 2 mil contagios al mes. Predomina la variante Alfa, seguida por la Delta.
domingo, 15 de agosto de 2021

En el Estado de México la tercera ola del covid-19 irrumpió con un promedio de 2 mil contagios al mes. Predomina la variante Alfa, seguida por la Delta. Aunque la letalidad del virus bajó de 18% a 2% respecto de la ola anterior, los hospitales empiezan a saturarse de jóvenes y unos 39 mil infectados convalecen en sus hogares.

TOLUCA, Méx. (Proceso).– Dulce Romero espera solitaria a las afueras del hospital regional 220 del IMSS noticias sobre su hermano menor Sebastián, de 31 años, que por segunda ocasión y casi al ritmo de las olas que vienen y van del covid-19 ha ingresado al nosocomio bajo sospechas de un nuevo contagio.

La primera vez que Sebastián se infectó fue en septiembre del año pasado, cuando el virus repuntaba y los hospitales estaban a tope. Hoy Dulce espera irse con su hermano a casa para que convalezca como los más de 39 mil mexiquenses que este fin de semana estarán postrados en sus hogares resistiendo el embate del virus.

Dulce, quien se ha convertido en una experta en atención de pacientes con covid-19, debido a que tres familiares han sobrevivido al nuevo coronavirus –su hermano, su madre y una tía–, es capaz de advertir casi con la misma precisión que las autoridades de salud las singularidades de esta tercera ola del covid-19 en el Estado de México: la mayoría de los contagios corresponden a jóvenes como Sebastián; ya casi nadie muere, pero la pandemia se trasladó a miles de hogares.

Ante este panorama el Estado de México se alista para otra quincena en semáforo naranja, asegura Francisco Javier Fernández Clamont, secretario de Salud de la entidad, quien en entrevista sostiene que la vacunación ha permitido bajar la letalidad de forma tan acelerada como acelerado fue el incremento de los contagios.

En el Estado de México los contagios mostraron un “acelerón” significativo de junio a julio, con más de 3 mil 100 contagios en sólo un mes.

El funcionario destacó al respecto que para el principio de esta tercera ola, los aumentos promediaron mil casos nuevos catorcenalmente; es decir dos mil al mes y que el tipo de virus que más está circulando en la entidad mexiquense es en primer lugar la “variante Alfa” y en segundo lugar “la Delta”. Ambas con altos niveles de “transmisibilidad”, lo que explicaría el exponencial aumento de nuevos enfermos.

La danza de las cifras

Ante el crecimiento acelerado de contagios por covid-19 en el Estado de México, el gobernador Alfredo del Mazo, en coordinación con el gobierno federal, decidió el pasado 25 de julio “cerrar” la entidad.

Tomando como referencia el día 25 de cada mes, es posible advertir que los puntos neurálgicos de la pandemia en la entidad más poblada del país, con más de 16 millones de habitantes de acuerdo con el Inegi, se ubican justo en el mes de febrero, cuando se pasó de 139 mi 459 contagios y 15 mil 815 decesos que se tenían el 25 de enero, a 150 mil 490 casos confirmados y 18 mil 264 fallecimientos. Es decir, en sólo 30 días se presentaron de golpe más de 11 mil contagios y 2 mil 449 decesos.

La crisis se mantuvo por otras semanas más, pero a finales de marzo comenzó el descenso: para el 25 de ese mes se reportaron 154 mil 292 contagios acumulados con 19 mil 419 decesos. Es decir, menos de la mitad de personas contagiadas que el mes anterior, poco más de 4 mil 200.

Asimismo, para el 25 de abril sumaron 157 mil 498 contagios y para el 25 de mayo 158 mil 825, de acuerdo con cifras oficiales desagregadas por municipios de la Secretaría de Salud del gobierno mexiquense. La pandemia se había estabilizado con mil contagios mensuales en promedio.

Sin embargo, para el 25 de junio comenzó a tomar ritmo nuevamente, al ascender a 160 mil 136 contagios, y 30 días después, para el 25 de julio, ya había más de 163 mil 200 infectados; es decir, 3 mil 100 pacientes nuevos.

Para el pasado 5 de agosto las cifras oficiales ubican a la entidad con 165 mil 316 contagios y 21 mil 526 decesos acumulados; dichas cifras, pese al dinamismo en la propagación de contagios, se han estabilizado. Los informes de la Secretaría de Salud también reportan una enorme cantidad de personas (39 mil hasta el jueves 5) que, como Sebastián, convalecen en sus hogares.

La reducción en la letalidad de la enfermedad también tiene sus razones. Tanto el secretario de salud, Fernández Clamont, como expertos de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), coinciden en la cobertura en los niveles de vacunación que se están alcanzando y que promedian 52%.

Esta cobertura es de 84% en adultos mayores, mientras que los grupos de adultos que le siguen, de 50-59 y 40-49, son de 84 y 72%, respectivamente. Por eso ahora, quienes están internados, son en su mayoría jóvenes y adultos que por alguna razón rechazaron la inmunización.

Lo anterior también se expresa en un descenso dramático en los niveles de letalidad, ubicados al cierre de este jueves 5 en 2%, nada que ver con la letalidad de entre 16% y 18% que se alcanzó en la primera y segunda ola respectivamente.

Actualmente más de 50% de los hospitales covid en todo el territorio están ocupados por adultos de entre 18 y 29 años, la otra mitad es de adultos de 30 a 39 años. Otra singularidad de esta tercera ola.

El hartazgo

A partir del pasado 25 de julio, cuando se declaró nuevamente el semáforo naranja, se cancelaron actividades no prioritarias y los aforos se redujeron a 50%, además se modificaron horarios al comercio y se cancelaron eventos masivos, reuniones y congregaciones de riesgo.

Tras casi 17 meses de paros de actividades totales y parciales, la población exhibe hartazgo, cansancio generalizado e impactos que ya preocupan y alertan a los expertos, pues pese a las restricciones que se publicaron en la gaceta de gobierno del 22 de julio, el escenario que muestra la entidad mexiquense es de alta movilidad social: mercados llenos, centros comerciales con alta afluencia, parques y jardines a tope los fines de semana y transporte público que no respeta ni la sana distancia ni la reducción de asientos.

La población está cansada y ya presenta riesgos significativos debido al encierro, advirtió el investigador de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UAEM, Marco Aurelio Cienfuegos, quien urgió a las autoridades a revisar protocolos y políticas públicas de contención.

Uno de los impactos más importantes es la violencia doméstica, que ya se refleja en las estadísticas oficiales: los reportes de casos aumentaron 80%, de acuerdo con la Red Nacional de Refugios.

Por su parte, el doctor Joaquín Rincón Zuno, investigador de la Facultad de Medicina de la UAEM, alertó sobre un repunte en los suicidios de niños y adolescentes en la entidad como resultado indirecto de los daños psicológicos que está provocando en este sector el aislamiento social.

También advirtió que aun cuando la mayor incidencia de contagios en esta tercera ola se está dando en adultos jóvenes, es casi un hecho que el impacto en niños no es tan significativo, por lo que se pronunció por un pronto regreso a clases, debido a que los saldos negativos en la salud emocional de los infantes pueden ser mayores al propio riesgo de que contraigan la enfermedad.

Este especialista también reportó una reducción de 80% en los niveles de mortalidad por covid en hospitales del Estado de México y confirmó además que la variante Delta está propagando rápidamente la enfermedad.

Por eso el llamado de autoridades y expertos es uno: vacunarse sea como sea; “la mejor vacuna es la que te toca”, aseguran. 

Reportaje publicado el 8 de agosto en la edición 2336 de la revista Proceso cuya edición digital puede adquirir en este enlace.

Comentarios