Afganistán

"Mea culpa" de Washington

A pocos días de que Estados Unidos retire al último de sus hombres, luego de una intervención de 20 años, el Capitolio recibió un reporte elaborado por la Oficina del Inspector General para la Reconstrucción de Afganistán, en el que se reconocen los errores que Washington cometió.
domingo, 29 de agosto de 2021

A pocos días de que Estados Unidos retire al último de sus hombres, luego de una intervención de 20 años, el Capitolio recibió un reporte elaborado por la Oficina del Inspector General para la Reconstrucción de Afganistán, en el que se reconocen los errores que Washington cometió al intentar reconstruir al país asiático. La aventura estadunidense, que costó 145 mil millones de dólares, fracasó, según el informe, por la incapacidad para controlar la corrupción reinante en esa nación de Oriente Medio.

WASHINGTON (Proceso).– La reconstrucción de instituciones civiles y de seguridad en Afganistán, luego de la invasión de Estados Unidos a ese país a finales de 2001, es una de las “fallas más significativas” de Washington, concluye un informe recientemente entregado al Capitolio.

Titulado Lo que necesitamos aprender: lecciones de 20 años de reconstrucción en Afganistán, el reporte especial desmenuza las estrategias diseñadas por tres presidentes de Estados Unidos sobre la presencia militar en Afganistán, hasta la decisión del actual mandatario, Joe Biden, de replegar al Pentágono de ese país a más tardar este martes 31.

“Ha habido aspectos brillantes, la baja en la mortalidad infantil, el incremento en el ingreso per cápita y la alfabetización entre los afganos”, resalta el reporte entregado al Congreso federal estadunidense.

El análisis elaborado por la Oficina del Inspector General para la Reconstrucción de Afganistán, creada en 2008 por orden del Capitolio, define como un desperdicio al gasto de 145 mil millones de dólares que hizo Estados Unidos durante las dos décadas de intervención.

La suma multimillonaria que invirtieron en Afganistán los gobiernos de George W. Bush, Barack Obama y Donald Trump se destinó a reconstruir a las fuerzas de seguridad afganas, instituciones civiles, a la economía y sociedad civil, pero los objetivos no se alcanzaron.

Inmediatamente después de que Biden diera por terminada la presencia militar de su país en Afganistán, en unos 10 días los talibanes, replegados y relegados del poder en 2001 por la invasión orquestada y ordenada por Bush, recuperaron el poder y el control de su país.

Por venganza

A lo que determina el reporte del inspector general se suma otro fracaso de Estados Unidos: el de los servicios de inteligencia, que nunca imaginaron la celeridad con la cual los talibanes se reagruparían para volverse poder y fuerza dominante.

A los 145 mil millones de dólares que invirtió Estados Unidos en el fallido proceso de reconstrucción, hay que sumar 837 millones de dólares en gastos del Pentágono en 20 años de lucha contra los talibanes, Al-Qaeda y otros grupos radicales islámicos.

“Durante los 20 años, 2 mil 443 soldados estadunidenses perdieron la vida, 1144 de países aliados y 20 mil 666 elementos del Pentágono resultaron heridos, mientras que las bajas afganas fueron más altas; por lo menos 66 mil soldados muertos y 48 mil civiles, además de por los menos 75 mil heridos”, destaca el informe.

Fragmento del reportaje publicado en la edición 2339 de la revista Proceso, cuya edición digital puede adquirir en este enlace.

Comentarios