Secretaría de Gobernación

Adán Augusto, del edén al Palacio de Cobián

Excompañeros de partido y coterráneos de Adán Augusto López Hernández lo definen como un político de mano dura, pero gris y completamente “servicial” al presidente Andrés Manuel López Obrador, con quien, además, su familia tiene una relación de décadas que ahora se fortalece.
martes, 31 de agosto de 2021

Con una añeja relación política con el presidente Andrés Manuel López Obrador, el gobernador con licencia de Tabasco, Adán Augusto López Hernández, fue designado secretario de Gobernación. Quienes lo conocen aseguran que el nuevo residente del Palacio de Cobián es un político duro, pero que será terso a los deseos de Palacio Nacional. Su historial no ha sido ajeno a demandas por fraude, asociación delictuosa, tráfico de influencias, despojo y falsificación de documentos oficiales y escrituras notariadas.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Excompañeros de partido y coterráneos de Adán Augusto López Hernández lo definen como un político de mano dura, pero gris y completamente “servicial” al presidente Andrés Manuel López Obrador, con quien, además, su familia tiene una relación de décadas que ahora se fortalece.

El nuevo secretario de Gobernación, igual que López Obrador, se formó en el PRI de Tabasco, posteriormente se cambió al PRD y terminó en Morena como gobernador del estado, donde ha ofrecido y dispuesto todas las condiciones para la realización de tres de los megaproyectos del mandatario federal: la refinería de Dos Bocas, el Tren Maya y el corredor transístmico,­ que unirá por carretera al Atlán­tico con el Pacífico, para competir con el Canal de Panamá.

La salida de López Hernández de Tabasco para llegar a la Secretaría de Gobernación (Segob), en sustitución de la ministra en retiro Olga Sánchez Cordero, se realizó sin respetar la Constitución tabasqueña, que en su artículo 47 señala que el sucesor del gobernador debe ser el secretario de Gobierno. Sin embargo, en su lugar se designó como mandatario provisional por 60 días a Carlos Manuel Merino Campos, quien se desempeñaba como delegado federal de los programas sociales.

José Antonio de la Vega, secretario de Gobierno en Tabasco, tuvo que renunciar a su cargo la noche del jueves 26. Al mismo tiempo, en una sesión salpicada de irregularidades, la mayoría de los diputados tabasqueños –leales al gobernador saliente– nombró a Merino Campos gobernador provisional, quien en la 63 Legislatura fue senador suplente de López Hernández.

Cuestionado por la prensa local sobre su sorpresiva designación, Merino Campos, sin dar detalles, dijo que el gobernador lo había invitado para ocupar la Secretaría de Gobierno y, de esa manera, ser el gobernador provisional durante dos meses, hasta que el Congreso local designe a un gobernador sustituto.

Luego, levantando los hombros, no supo decir cuándo renunció José Antonio de la Vega. “En días pasados, no tengo el dato”, comentó.

Este texto es un adelanto del reportaje publicado en el número 2339 de la edición impresa de Proceso, en circulación desde el 29 de agosto de 2021.

Comentarios