Ayotzinapa

Ahora el tiempo juega contra las evidencias de los 43 normalistas

En entrevista, el fiscal especial del caso Ayotzinapa habla sobre sus líneas de investigación, como el hecho de que los criminales emplearon diversos métodos para deshacerse de los normalistas, la búsqueda de restos en hornos de cremación y una que conecta con el Cártel Jalisco Nueva Generación.
lunes, 27 de septiembre de 2021

Además de enfrentarse a los enredos de la “verdad histórica” construida en el sexenio de Enrique Peña Nieto, la fiscalía especial para el caso Ayotzinapa opera contra el tiempo para esclarecer los hechos. En entrevista con Proceso, el fiscal especial Omar Gómez Trejo habla sobre el trabajo realizado hasta ahora y sus líneas de investigación, como el hecho de que los criminales emplearon diversos métodos para deshacerse de los normalistas (no sólo los quemaron), la búsqueda de restos en hornos de cremación, una línea que conecta con el Cártel Jalisco Nueva Generación y el posible envío de restos hallados en una nueva barranca para ser analizados en Austria.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Aunque la “verdad histórica” sobre el caso Ayotzinapa que construyó Jesús Murillo Karam, entonces procurador general de la República, se ha venido desmoronando, el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador y la Fiscalía General de la República (FGR) aún se encuentran en la elaboración de “nuevas líneas de investigación” bajo el apremio de los padres y familiares de los 43 normalistas detenidos y desaparecidos hace siete años en Iguala, Guerrero.

Las nuevas indagatorias de la 4T se enfrentan a los efectos del paso del tiempo sobre las evidencias y a la obstinación de las autoridades de la entonces Procuraduría General de la República (PGR) para concentrar en un lugar el infierno que padecieron los estudiantes de la normal rural entre el 26 y el 27 de septiembre de 2014.

El martes 21, acompañado por el subsecretario de Gobernación Alejandro Encinas, el fiscal especial para esclarecer la desaparición de los estudiantes, Omar Gómez Trejo, realizó ante la prensa un recorrido por la barranca de La Carnicería, ubicada a 800 metros lineales del basurero de Cocula donde el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) y la entonces PGR reunieron 63 mil restos óseos humanos.

En el recorrido, Gómez Trejo informó que esta barranca era un lugar diferente y distante 200 metros lineales de la “antigua” barranca de La Carnicería, donde la entonces PGR (ahora FGR) había realizado diligencias. En la nueva barranca La Carnicería localizaron 200 restos óseos humanos de los cuales, “no quiero decir la gran mayoría, pero sí muchos de ellos no presentaban exposición al fuego, sino que presentaban atemperismo, es decir, que estuvieron expuestos a la intemperie”. 

El fiscal especial explicó que “obviamente el hecho de encontrar un lugar diferente de lo que supuestamente se había encontrado en el basurero de Cocula, y posteriormente hallado en el río San Juan, nos abre una gran línea de investigación completamente diferente”.

También habló acerca de uno o varios espacios donde, de acuerdo con informantes relacionados con la desaparición de los normalistas, pudieron haberse realizado las quemas “controladas”: 

“Esto se llama incineradoras. No son espacios abiertos, sino lugares controlados de incineración. Entonces, lo que estamos haciendo es profundizar la investigación hacia ese lado para ver cuáles son los resultados que tenemos. Obviamente entenderán que han pasado casi siete años de que fueron posiblemente utilizados esos espacios, es una línea que mantenemos abierta. Aquí (en la nueva barranca de La Carnicería) se encontraron 187 restos derivado de un costal.” (Con información de Patricia Dávila)

Este texto es un adelanto del reportaje publicado en el número 2343 de la edición impresa de Proceso, en circulación desde el 26 de septiembre de 2021.

Comentarios