Coronavirus

Vacunas para menores de edad: Batalla legal por la vida y contra la discriminación

En medio de la tercera ola de contagios por covid-19, padres de familia han interpuesto recursos legales para que sus hijos menores de edad sean vacunados contra el virus.
sábado, 4 de septiembre de 2021

En vísperas del regreso a clases presenciales y en medio de la tercera ola de contagios por covid-19, padres de familia han interpuesto recursos legales para que sus hijos menores de edad sean vacunados contra el virus. En al menos 15 casos han logrado resoluciones a su favor. Alma Vargas Franco, por ejemplo, consiguió que un juzgado de Oaxaca le concediera un amparo para que su hijo Maxi, de 12 años, no fuera “discriminado” durante la campaña de vacunación. Aunque la Secretaría de Salud recurrió la resolución y el caso está pendiente en un tribunal colegiado, Vargas no se arredra y asesora a padres de unos 200 niños que también buscan ser inoculados.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).– Ante el incremento de contagios de covid-19 por la variante delta, la abogada Alma Franco Vargas decidió acudir al Poder Judicial de la Federación para que su hijo Maxi, de 12 años, fuera vacunado antes de retomar clases presenciales a partir de este lunes 30.

El 3 de agosto el Juzgado IV de Distrito con sede en Oaxaca le dio la razón y concedió la suspensión de plano y de oficio –figura utilizada por los juzgadores en casos de extrema urgencia, en los que está de por medio la vida de una persona–, ordenando “a las autoridades responsables, dentro del ámbito de sus facultades legales y atribuciones”, que vacunen a Maxi, “quedando bajo su más estricta responsabilidad lo concerniente a su valoración, en el sentido de determinar si físicamente y de acuerdo a su estado de salud, son candidatos (sic) a la aplicación de la misma y en modalidades (tipo o marca de la vacuna), así como las dosis que correspondan; y de no ser así, deberán manifestarlo ante este Juzgado Cuarto de Distrito”.

A casi un mes de la emisión de la resolución, Maxi sigue sin ser inoculado, mientras que autoridades de la Secretaría de Salud impugnaron la resolución que beneficiaría al menor.

“Hay momentos que me digo: ‘¡Ya basta! Llevo a Maxi a Estados Unidos a vacunarlo’. Pero luego me pongo a pensar qué va a decir la gente, que no soy congruente, y pienso que no puedo desistir, no sólo como abogada sino como mamá; esto es un aprendizaje también para mis dos hijos, Maxi es el mayor, que vean que su mamá es perseverante, que no desiste”, confía Alma Franco en entrevista.

“Grupo etario vulnerable”

Miembro de una familia de abogados de Oaxaca, Franco –con más de 20 años de experiencia en materia de litigios– compartió en su cuenta de Twitter la solicitud de amparo presentada el 2 de agosto ante el Juzgado de Distrito, en el que argumenta que “bajo ninguna especie, ni siquiera por edad”, se puede vulnerar “el derecho humano del niño a la no discriminación”, porque “este grupo etario es vulnerable”.

Señala que eso “lo dice la Constitución, incluso los tratados internacionales”, así como un comunicado de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios del 24 de junio de este año. Ante ello sostiene que procede modificar “las condiciones de autorización para uso de emergencia de la vacua Pfizer-BioNTech, ampliando la indicación terapéutica para su posible aplicación a partir de los 12 años”.

En su argumentación, Alma Franco también alude al documento Política Nacional de Vacunación contra el virus SARS-Cov2, para la prevención de la covid-19, el cual incluye entre “los grupos de atención prioritaria” a niñas, niños y adolescentes. Además remite a publicaciones científicas que alertan sobre los riesgos de la variante delta en personas no vacunadas, entre ellas menores de 17 años.

Tras el resolutivo favorable para Maxi, la Secretaría de Salud federal presentó una queja, argumentando que los efectos de la suspensión de plano y de oficio a favor del menor “limitan y restringen un interés social mayor que es el orden público (…) Se insiste que debe prevalecer el derecho público al tener el carácter superior y predominante frente al de una persona en particular”, y que aplicar la vacuna al quejoso “tendría como efecto impedir o modificar la ejecución de la política nacional de vacunación contra el virus que ocasiona la enfermedad infecciosa SARS-CoV2 en los términos en que fue expedida por la Secretaría de Salud”, según se lee en el recurso firmado por el subdirector de Recursos Administrativos de la dependencia, Héctor Mestre López, ingresado al Juzgado de Distrito el 24 de agosto, documento al que tuvo acceso este semanario.

En espera de que un Tribunal Colegiado resuelva la controversia y fije un estándar de actuación en ese tipo de solicitudes de amparo para el resto de los juzgados de distrito en Oaxaca, Franco, con el apoyo de su familia, ha colaborado de manera gratuita con padres de al menos 200 menores que buscan ser vacunados contra el covid-19, para regresar a clases presenciales, convocadas para el 30 de agosto.

“Ha sido muy satisfactorio saber que niños y niñas que ya se han vacunado, en Mexicali y en la Ciudad de México, y que lo lograron tomando como base el amparo que yo regalé en mi cuenta de Twitter o en los chats de las diferentes asociaciones a las que pertenezco; es una gran ironía que mi Maxi, por quien empecé todo esto, no haya sido vacunado, pero ha sido una gran lección para él y su hermano pequeño, ver a su mamá trabajando de manera solidaria, para muchos niños y niñas más”, apunta Alma Franco.

Hasta el 24 de agosto los medios habían reportado al menos 15 resoluciones de jueces a favor de la vacunación de infantes en la Ciudad de México, Baja California, San Luis Potosí, Estado de México y Querétaro, y la negación para acceder a la inoculación en Puebla y Nuevo León.

“Menos casos, más letales”

La alarma de padres de familia por los riesgos de contagio de los menores por la variante delta no es gratuita.

De acuerdo con el reporte del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna), del 12 de abril de 2020 al 22 de agosto de 2021 se habían contagiado de coronavirus 65 mil 426 personas de entre cero y 17 años.

Con base en datos de la Secretaría de Salud, Sipinna desglosó la cifra: 12 mil 192 contagios corresponden a menores de cero a cinco años; 15 mil 640, a infantes de 6 a 11 años y 37 mil 594, a adolescentes de 12 a 17 años.

Las entidades con mayor propagación del virus son Tabasco, Ciudad de México, Baja California Sur, Guanajuato y Querétaro.

Sipinna reportó 640 defunciones por covid-19 en este grupo de población, de las cuales 290 corresponden a niñas y 350 a niños.

Con datos del 15 de agosto –unos 2 mil casos de infección y 17 defunciones menos que lo que marcan los datos anteriores–, el investigador del Pacto por la Primera Infancia, Alberto Sotomayor, revisó con detalle la información sobre defunciones por el virus, observando que de un total de 623 fallecidos, “55% corresponde a niñas y niños de cero a cinco años con 343 fallecidos, el 14% a infantes de entre 6 y 11 años con 89 defunciones y el restante 31% a menores de entre 12 y 17 años con 191 muertos”.

Publicado en el portal Animal Político, el análisis revela que “la primea infancia tiene una menor proporción en los casos de contagio, pero con la mayor tasa de letalidad: casi seis de cada 10 fallecimientos por covid en niñas, niños y adolescentes tiene como víctimas a menores de cinco años”, siendo más agresivo el virus en niños con un año o menos, pues del total de fallecidos hasta el 15 de agosto, 273 –43%– estaban en ese rango de edad.

Desde el año pasado, investigaciones científicas en México habían demostrado que la infancia no es inmune al covid-19, y que al menos durante los primeros seis meses de la pandemia, la mortalidad en esa población es de las más altas en el mundo.

De acuerdo con la investigación “Factores asociados a muerte de niños con covid-19 en México”, publicada en la Gaceta Médica de México, durante los primeros seis meses de la pandemia “se registraron 27 niños fallecidos, con una tasa de mortalidad de 1.9%”, que en comparación con las de otros países, “es la cifra más alta reportada en el mundo, por arriba de Estados Unidos con 26 niños y el Reino Unido con 15 casos, y contrasta con la mortalidad de Corea del Sur, donde no se registraron casos”.

El estudio, aplicado sobre 11 mil 405 niños con diagnóstico sugerente de covid-19, explica que el contagio se confirmó en mil 443, “de los cuales mil 416 presentaron sintomatología leve y fueron tratados ambulatoriamente, 3.3% ingresó a terapia intensiva y 1.8% requirió asistencia mecánica para la ventilación”, datos que advertían que “los niños mexicanos presentaron una evolución más tórpida que en las series informadas en otros países”.

La investigación confirmó que “en la pandemia de covid-19 los niños no desempeñan un papel importante en la transmisión”, por presentar en general una sintomatología leve, “su carga viral es habitualmente baja”, dato que recomendaban los investigadores tomar en cuenta “para la planeación de la reincorporación a las actividades escolares”.

El estudio alertaba en sus conclusiones que si bien la mortalidad por covid-19 en niños es menor que los adultos, “se debe tener especial atención a evitar la neumonía”, de manera particular en niños menores de cuatro años “con riesgo cardiovascular o inmunodeprimidos”.

El reporte concluye: “la infección por el SARS-CoV-2 no es benigna y puede tener consecuencias fatales”.

Reportaje publicado el 29 de agosto en la edición 2339 de la revista Proceso, cuya edición digital puede adquirir en este enlace.

Comentarios