Política Exterior

Indignación por el nombramiento de Salmerón: "Un acosador no debe ser embajador"

El historiador y militante de Morena fue nombrado por el presidente López Obrador embajador de México en Panamá y revivió la indignación de las mujeres que de manera anónima o con nombre y apellido lo han acusado de acoso y hostigamiento sexual.
lunes, 24 de enero de 2022 · 18:43

Uno de los nuevos embajadores nombrados por el presidente y en espera de la ratificación del Senado es el historiador Pedro Salmerón, destinado a Panamá. Su promoción desató la indignación de organizaciones civiles, feministas y sobre todo de sus exalumnas, que lo han denunciado por acoso sexual en instancias administrativas. Pese a esto, López Obrador y Morena siguen exigiendo que se denuncie al historiador ante el Ministerio Público, como si esa fuera la única forma de hacer válidas las acusaciones.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).-  “Era mi maestro y me acosó”, “lo admiraba como escritor y me intentó besar”, “me escribió borracho”, “me invitó a su hotel”… 

La historia se repite, dicen los historiadores. En el caso de los relatos sobre presuntos casos de acoso sexual del historiador y militante de Morena, Pedro Salmerón Sanginés, también. El funcionario público ha sido señalado en varias ocasiones de abusar de sus posiciones de poder para acosar sexualmente a alumnas del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), seguidoras de su obra y compañeras de partido.

En 2019 las autoridades del ITAM concluyeron que había cometido actos de acoso sexual de forma sistemática. No fue sancionado porque ya había renunciado, ante la tormenta que se avecinaba, pero se determinó que nunca volverían a contratarlo. En Morena, la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia ni siquiera comenzó una investigación sobre las acusaciones en su contra, pese a la propuesta de una de las comisionadas, de acuerdo con el reportero Zedryk Raziel, de Animal Político, quien citó fuentes del partido.

Ahora Salmerón, director del Museo Regional de Guadalajara, fue nombrado por el presidente López Obrador embajador de México en Panamá y revivió la indignación de las mujeres que de manera anónima o con nombre y apellido lo han acusado de acoso y hostigamiento sexual, al menos desde que explotó el MeToo en México, en marzo 2019. Ellas y varias colectivas y organizaciones sociales piden que no sea ratificado por el Senado y han impulsado el hashtag #UnAcosadorNoDebeSerEmbajador.

La exigencia llegó hasta Panamá, con una carta dirigida al presidente del país centroamericano, Laurentino Cortizo, a quien le piden en protección de las mujeres panameñas que no le otorgue el beneplácito como embajador, pues aseguran que con inmunidad diplomática podrá “seguir replicando estas conductas de forma impune”.

Acoso en Morena

En 2017, cuando López Obrador estaba en su tercera campaña presidencial, Salmerón pidió licencia en el ITAM para acompañarlo en sus giras. 

Al finalizar un acto de campaña invitaron a Alejandra (seudónimo de una militante de Morena que habla bajo condición de anonimato) y a sus compañeros de grupo político a una cena con el candidato presidencial. Al final López Obrador no asistió a la cena, pero sí otros integrantes del partido, entre ellos Salmerón.

Alejandra tenía entonces 20 años. Estaba muy emocionada de participar en la campaña del hoy presidente y estuvo platicando en la sobremesa de política y de la necesidad de transformar el país. Después de un rato se tuvo que despedir.

Cuando llegó a su casa, pasada la media noche, se conectó a sus redes sociales y Salmerón le escribió un mensaje en ­Facebook para preguntarle si había llegado bien. “Pero luego me empieza a insistir en que vaya a su hotel y a decir que soy su crush”, dice la militante de Morena.

Este texto es un adelanto del reportaje publicado en el número 2360 de la edición impresa de Proceso, en circulación desde el 23 de enero de 2022.

Comentarios

Otras Noticias