Festival Internacional Cervantino

Un archivo para otros 50 años

Labor “titánica” –como la calificó Mariana ­Aymerich, directora de la fiesta guanajuatense que acaba de comenzar– es la conformación de la memoria que personal del Cervantino y la Universidad de Guanajuato trabajan para trasladarla en breve de su Biblioteca Central a una sede aún por determinar.
domingo, 23 de octubre de 2022 · 16:01

Labor “titánica” –como la calificó Mariana ­Aymerich, directora de la fiesta guanajuatense que acaba de comenzar– es la conformación de la memoria que personal del Cervantino y la Universidad de Guanajuato trabajan para trasladarla en breve de su Biblioteca Central a una sede aún por determinar. Videos, archivos hemerográficos, documentación administrativa, 160 mil fotografías digitales, 50 mil análogas… un acervo de medio siglo del festival cultural considerado el de mayor impacto en América Latina. 

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).– Desde que se anunció el 50 Festival Internacional Cervantino (FIC) se avizoró una gran fiesta con Corea y Ciudad de México como invitados de honor, y se trabaja ya, para preservar su historia, en un archivo que tendrá sede en su origen, la ciudad de Guanajuato.

Mariana Aymerich, titular del evento conmemorativo del medio siglo, detalló que esta edición se trabajó desde la nostalgia buscando propuestas para el público asiduo, las familias y los jóvenes, de regreso 100% a lo presencial tras la pandemia, a la espera de unas 500 mil personas durante 19 días (12 al 30 de octubre), con 2 mil 800 artistas en escena y presupuesto directo de 148 millones de pesos.

Más allá de la programación artística, la conformación de un archivo dejará huella de los 50 años cervantinos, labor “titánica” a decir de Aymerich, que inició el año pasado:

“Llevamos desde abril de 2021 trabajando en ello, iniciamos trabajos de revisión, valoración y catalogación del acervo comenzando por el mismo FIC y lo que tenemos de su memoria. El tema es que hay instituciones que tienen acervo, desde la presidencia municipal de Guanajuato, la universidad, el instituto de cultura, las televisoras estatales, Fonoteca Nacional, muchas y muy diversas. Pero sobre todo de donaciones de la gente que ha estado en contacto con el festival, y de ciudadanos que se enteran, y así nos ha llegado una serie de textos de distintos años, y del mismo Quijote a montones.

“Esta labor de selección se está haciendo entre personal del Cervantino y la Universidad de Guanajuato, de hecho es ésta la que tiene lo catalogado en su Biblioteca General para que en breve se traslade a una sede oficial del festival, aún por determinar.”

Entre los objetos que se tienen hay 160 mil fotografías digitales, 50 mil análogas, videos, archivos hemerográficos y documentación administrativa, tanto de los gobiernos estatal como federal.

“En el marco de este mismo Cervantino se anunciará un convenio marco de colaboración para establecer las condiciones con las que se albergará el acervo. Trabajar en el archivo será una labor más allá de esta edición, por la cantidad de material”, afirmó.

Una de las primeras actividades desprendidas del mismo fue la inauguración de la exposición de carteles por cada año del FIC, acompañado de imágenes fotográficas de distintos momentos, inaugurada el mes pasado en la galería de las rejas de Chapultepec en la Ciudad de México. El encargado de realizarlo para la conmemoración de este año fue Rafael López Castro (ver Recuadro).

Y en relación a la Ciudad de México y Corea, como ciudad y país invitados de honor, ambos por vez primera en el FIC, comentó:

“Es curioso cómo pasan las cosas: en 2004 hubo un acercamiento con Corea para que fuera invitado, pero no se logró concretar, hasta ahora y en el marco de conmemoración de los 60 años de relaciones bilaterales México-Corea, creo que todo se conjuntó, porque al igual que Corea la CDMX jamás había venido como tal, y creo que ambas han tenido una evolución muy importante en los últimos años en materia de cultura y proyección.

“La Ciudad de México es una ciudad de derechos, de vanguardia, al día con la agenda cultural y artística del país, y lo mismo sucede con Corea, que ha afianzado su cultura milenaria repuntando muy fuerte en materia artística y escénica (Proceso 2398) sin dejar de lado su tradición.”

Si bien desde la inauguración del festival el pasado miércoles 12 se notó gran afluencia de gente en las calles, en especial de jóvenes, una de las preocupaciones ha sido el retorno de cantinas y antros, y con ello el señalamiento de un Guanajuato que atrae a jóvenes por la venta de alcohol más que por las mismas actividades cervantinas. Sobre eso Aymerich expresó:

“Más que preocuparnos es un tema que nos ocupa, el Cervantino está pensado para las familias, pero ojo, la fiesta del cervantino para los jóvenes no se puede evitar. Por generaciones los jóvenes van, sobre todo de preparatoria y universidades, porque es una ciudad muy estudiantil. Sin embargo hemos trabajado y puesto más énfasis desde la edición de 2019 en buscar una oferta artística que les puede interesar, desde intervenciones a performances en plazas, experiencias inmersivas.

“La programación está diseñada para que las familias vayan al festival: por ejemplo, que comiencen en San Gabriel de Barreda, luego vayan al teatro Juárez, la Alhóndiga y terminen en Los Pastitos, así está pensado. También está el Trasnoche y la música, pero es parte de toda esa oferta.”

La inauguración oficial del Cervantino se hizo en el teatro Juárez, en donde se entregó reconocimientos por trayectoria a los periodistas guanajuatenses Héctor Rodríguez y Rosa María Muñoz, y el anuncio de una Presea Cervantina como parte de los 50 años del festival, otorgándose sólo tres: la primera de ellas –y en el acto– a Isidro Guerrero, El Chilo, por su labor en la parte técnica del festival, la segunda al director de orquesta Enrique Diemecke, y otra más a la pintora Carmen Parra, estas dos últimas en el transcurso del festival.

Paralelo a la inauguración y su programación (www.festivalcervantino.gob.mx), el primer día del festival se abrió la exposición Estación Tenochca, crónica urbana de Marco Antonio Cruz, fotorreportero quien coordinara la sección de Fotografía de este semanario –además de una serie de actividades en su mayoría marcada por la programación de la Ciudad de México (la Casa Chilanga) y Corea (la Casa de Corea), espacios para adentrarse en el arte y la cultura de los invitados de honor.

–Finalmente, ¿para dónde va el Cervantino?, ¿cómo le llegarán 50 años más?

–Creo que este año se afirma y reafirma su importancia y prestigio a nivel nacional e internacional. El FIC llegó a una madurez que no fue nada fácil. No dudo que ediciones anteriores tuvieran su complejidad, pero creo que es un momento de reflexión, gozo y disfrute. Queremos que continúe y se siga reinventando como plataforma para la comunidad artística, el público y las instituciones, es un momento de interiorizar y de continuar esa semilla para que el festival tenga otros 50 años de vida… quizá ya no nos tocarán, pero nuestra labor es seguir trabajando para que eso suceda.  

Reportaje publicado el 16 de octubre en la edición 2398 de la revista Proceso cuya edición digital puede adquirir en este enlace.

Comentarios